Un centro de inglés con mucha vida en A Coruña

13 / 10 / 2016 |

Una escuela viva, en la que los libros no son los protagonistas, sino las sonrisas. Un centro en el que aprender inglés se convierte en una actividad divertida a través de la motivación, de actividades, del autoconocimiento y del desarrollo de las habilidades comunicativas y emprendedoras de los/as niños/as. Bienvenidos a Do Something School, un centro de inglés con mucha vida en A Coruña.

Do Something School A Coruña

Aprender haciendo, «learning by doing», hablar, jugar, trabajar y volver a jugar. Una escuela viva de inglés, un centro en el que los/as niños/as no se aburrirán jamás y aprenderán a adorar el aprendizaje de ese idioma que todos nos dicen que es «imprescindible» al mismo tiempo que se conocen mejor a sí mismos y desarrollan sus habilidades. Es un centro de inglés con mucha vida en A Coruña, es «Do something school».

No sé tus hijos, pero los míos, lo último que necesitan después de pasarse toda la mañana en el cole es ir a «otro cole», estar sentados de nuevo, escribiendo y practicando. Ese enfoque «mata» la curiosidad, las ganas de aprender, el entusiasmo y la motivación. Lo saben bien Xandra y Anahí, las creadoras de este centro que lleva poco más de un año abierto en la ciudad y que consiguen motivar a sus alumnos todos los días con nuevas sorpresas.

Do Something School, escuela de inglés A Coruña

«Queremos que los/as niños/as mejoren sus habilidades comunicativas a través del inglés y de las diferentes actividades que les proponemos», nos cuenta Anahí. Por eso, los peques nunca se aburren en Do Something. «Aquí siempre se están moviendo», nos comentan, «les traemos diferentes propuestas para que investiguen y descubran en qué son buenos». De hecho, las profesoras mantienen un contacto continuo con los padres para transmitirles esa información, «de este modo ellos también pueden actuar y ayudarles a potenciar esas habilidades innatas que aquí descubrimos que tienen».

«Todo el mundo puede aprender inglés», aseguran Anahí y Xandra, «se trata de encontrar aquello que nos motiva, que nos mueve para activar nuestro cerebro y que todo fluya». Pintar, cocinar, hacer manualidades, cantar, una representación teatral o una actividad emprendedora, todo vale para reactivar a los peques por la tarde y ayudarles a que el inglés se convierta en su asignatura preferida.

«Seguimos el temario del Trinity», detallan las socias de Do Something, «pero lo cierto es que en nuestra clase los libros no aparecen, no los usamos. Vamos elaborando nuestro propio libro con diferentes materiales que recopilamos con las necesidades que van surgiendo en clase».

Juguetes, cualquier tipo de elemento que pueda fomentar la creatividad y el autoconocimiento, un mural de bienvenida que te lleva a la luna y una sonrisa permanente. Éste es el recibimiento que te encontrarás en Do Something. «No trabajamos con profesores que no adoren su profesión y muchísimo menos con gente a la que no les gusten los niños», destaca Anahí, «aquí la sonrisa es obligatoria, pero la de verdad, eh, nada de sonrisas forzadas», puntualiza.

Do Something School, escuela de inglés

Para enriquecer su trabajo han desarrollado una completa red de networking con pequeños y medianos negocios locales con los que colaboran de distintas maneras. «Ayudamos así también a las familias y a los niños a conocer cuál es la realidad que les rodea, los negocios que tenemos en nuestro entorno y diferentes formas de trabajar», nos cuentan. Se desplazan a algunos de estos negocios a impartir algunas Master Classes o actividades variadas.

En esta escuela viva donde la tristeza no tiene lugar los/as alumnos/as no tienen cartilla de notas, sino un pasaporte que les ayudará a viajar por este maravilloso viaje que es la vida. Un documento en el que las profes van reseñando las habilidades que han ido trabajando los peques y en cuáles destacan, para que su familia les pueda apoyar y ayudar a desarrollarlas.

Una propuesta diferente y enriquecedora en el mundo académico de la ciudad que seguro que os ayudará a que vuestros peques se desarrollen como personas y aprendan idiomas.

Do Something School está en Emilia Pardo Bazán, 21, 1º D 881 927954

Compartir:

También te puede interesar...

Primeros juegos matemáticos

Juegos de matemáticas y lógica a partir de 2 años

Arrancamos la cuenta atrás (lenta y sin agobios) para la llegada de Papá Noel y los Reyes. Sin presionar. Simplemente, poco a poco os iremos dando ideas de juguetes del revés. Juguetes y juegos en los que vuestros peques desarrollarán distintas habilidades relacionadas con el mundo de las ciencias y el STEM. Empezamos con una suave iniciación a juegos matemáticos entre 2/3 y 7/8 años.

Paternidad, padre del revés. Olladas Paos

No necesitan tu admiración

No admiro a los padres que cuidan de sus hijos: a los que renuncian a una «pachanga» de fútbol porque su peque tiene un virus y su mujer tiene la agenda completa, ni siquiera a los que reducen su horario para quedarse en casa. No necesitan mi admiración ni un meme en redes sociales. Necesitan dejar de ser un ejemplo para formar parte de la normalidad.

Maternidad, todo lo que juraste que no ibas a hacer con tus hijos

Todo lo que juraste no hacer cuando fueras madre… y alguna propina

Yo nunca… Que no, que si tengo hijos no van a… Chisst!!!! Mejor quedarse calladitas y paralizar el cerebro en esos momentos en los que sueltas esas perlas al ver otras familias. Que no tienes ni idea de lo que vas a acabar haciendo cuando te pases las noches en vela, cuando los peques lloren como locos o cuando estés desesperada porque no hay forma de que prueben ni un poquito de comida sólida… Todos esos «YO NUNCA» que hemos roto desde que somos madres (y más de un padre).

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.