Lee esto si crees que tus hijos necesitan vacaciones

7 / 6 / 2016 |

Tu hijo/a se está ahogando y casi ni te das cuenta. Quizás te parezca que exagero pero el descanso, las vacaciones son una necesidad física, psicológica y emocional real que todas/os experimentamos y que a estas alturas de curso pesa como una losa.

niños necesitan vacaciones

Si mi hija supiese hablar, esto sería lo que me diría: ¡Mamá, necesito vacaciones! Y si mi hijo fuese capaz de procesar todos los mensajes que su cerebro y su cuerpo le está enviando, probablemente también. Seguramente a estas alturas del curso hay muchas madres y padres que os sentís más que reconocidos en estas frases y sensaciones. ¿Tú necesitas vacaciones? ¡¡¡Imagínate tu hijo/a!!!

Os voy a contar algo que me sucedió hace apenas unos días porque estoy segura de que escenas similares a esta se están sucediendo en las últimas semanas por toda España. Al peque del revés le gusta ir al cole. Tiene sus días buenos y malos, como cualquier niño/a, días en los que está un poco más cansado o, simplemente, preferiría quedarse en casita con mami jugando, ¿con tres años, a alguien puede sorprenderle tal cosa? Pero lo cierto es que nunca habíamos vivido una situación como la que sufrimos hace poco. Acabó llorando desconsoladamente porque no quería bajo ningún concepto ir al cole. Después de charlar un rato fuimos bastante convencidos todos por el camino (la peque también necesita un cambio, pero ir al cole, en general, le cuesta bien poco porque es feliz allí) pero una vez allí la escena terminó mal, lloros, protestas, gritos desesperados…

Cuando muchas horas después traté de analizar lo que estaba sucediendo con el peque (una vez consideré que los ánimos ya se habían calmado y la situación estaba más o menos normalizada) la frase final que conseguí arrancarle al peque del revés lo resume todo: «Mami, es que yo lo que quiero es irme a la playa contigo». Señoras, señores, ¿a alguien puede sorprenderle que un niño de 3 años necesite desconectar después de un curso escolar del que ya han pasado nueve meses? ¿a alguien le puede extrañar que un peque necesite reconectar con la naturaleza y jugar con las olas y la arena?

Mucho se ha escrito ya sobre la duración del curso escolar en España y la distribución de las vacaciones para nuestros hijos. No te descubro la penicilina si te cuento que en Francia existen cuatro períodos vacacionales, o que en Alemania las distribuyen también entre las seis semanas de vacaciones en verano, vacaciones de Navidad, Semana Santa, primavera y otoño. Probablemente, a estas alturas muchas/os de vosotras/os estaréis pensando: ¡bufff, y cómo haríamos con los peques con cuatro períodos de vacaciones al año si nosotras/os tenemos que trabajar! Pero te aseguro que si nos llegamos a «encontrar» con ese «problema» en nuestro futuro seríamos tan capaces de resolverlo con cierta dignidad como lo hacemos ahora.

El hecho incontestable es que LOS NIÑOS NECESITAN VACACIONES, un descanso al menos, cada dos o tres meses

Es una necesidad física, de salir al aire libre, de recibir energía de los rayos del sol, de correr y expandir sus cuerpos en pleno crecimiento en entornos abiertos, de dormir y descansar más horas, de alimentar sus cerebros con estímulos primarios procedentes directamente de sus cinco sentidos: de tocar, oler, escuchar… ¡De aburrirse un rato! Sí, recuerda que el aburrimiento es fundamental para el desarrollo correcto de cualquier niño/a.

Los niños necesitan vacaciones

La peque del revés pasándoselo bomba con la arena

Y una necesidad emocional y psicológica, por supuesto. Porque, como te contaba antes, ante el cansancio y la monotonía, nuestras emociones se desbordan aún siendo adultas/os. ¿No te sucede que lloras con mucha más facilidad por cualquier nimiedad cuando estás cansada/o? Es lógico, nuestro cuerpo pide A GRITOS un poco de ayuda, de aire fresco, de alimento para nuestras neuronas y nuestros sentidos que nos ayude a crecer y a cambiar el chip.

Así que, mañana, cuando tu hija/o lloriquee, se tire al suelo, proteste como si estuviese a punto de quedarse sin aliento… Piensa que realmente esa es la sensación que tiene. Se está ahogando y necesita un poco de aire así que vamos a tratar de dárselo, aunque sea con la respiración boca a boca. Algunas ideas:

*Cuando sea posible (alguna tarde o el fin de semana) planea cosas nuevas en sitios diferentes. No tienes por qué irte fuera de tu ciudad o pueblo, tan sólo con redescubrirlo ya es suficiente. Busca un parque, una tienda, un espacio que pueda resultarle atractivo al que nunca hayas ido y planea una tarde o mañana en familia o sólo con mamá o papá.

*Trata de mantener los horarios de descanso. Sé que es difícil porque el sol nos carga demasiado las pilas aún a las ocho y media o nueve de la tarde-noche, pero necesitan descansar así que, en la medida de lo posible, no empieces a saltarte ya los horarios de sueño porque por la mañana no podrán recuperarlo y lo notarán.

*En su día, te recomendé que vivieses cada día como si fuera de vacaciones. Sé que es difícil, pero si merece la pena intentarlo dejándose la piel en ello en algún momento es justo ahora, cuando las fuerzas te empiezan a fallar, pero el sol te da un poco de energía.

*Baja el ritmo. Sé que si tienes hijas/os mayores será difícil porque estarán aún en plena época de exámenes y puede que más de una/o necesite que le recuerden que tiene que estudiar, lo sé. Pero, incluso en ese caso, trata de ponerte en su lugar y piensa cómo se sentirá, lo cansada/o que debe de estar y lo horriblemente mal que le puede sentar que justo AHORA sus padres le presionen continuamente.

Compartir:

También te puede interesar...

Días malos en la maternidad

Tan sólo un mal día

Días grises, rosas, azules, de todos los colores y todos hay que vivirlos con todas sus horas, aquellas en las que te sientes fatal y esas otras en las que consigues recuperar y asomar la cabeza fuera del agujero que has cavado con tus gritos. Menos mal que ellos siempre están ahí para echarnos una cuerda y ayudarnos a salir.

Por qué hace falta Gianni Rodari

Qué hace falta o… por qué nos hace tanta falta Gianni Rodari

La historia literatura infantil está repleta de autoras y autores que todavía necesitan ser reivindicados para que dejemos de considerar «los libros para niños» como «arte menor». Uno de ellos, de esos genios que han llegado a nuestros días tan frescos como al escribir su primer verso es el italiano Gianni Rodari. Te invito a celebrar el centenario de su nacimiento de la mejor forma posible, de la mano de sus historias.

Juguetes sensoriales III. Estimulamos la vista

Visto y no visto, hemos llegado al tercer capítulo de la serie de juguetes y materiales sensoriales. En esta ocasión vamos a por el sentido de la vista con un montón de propuestas. Aviso del revés, las madres, padres y educador@s vais a querer pedir también en vuestra carta a los Reyes algunos de estos materiales porque enamoran a primera vista.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.