Tu hija no va a estar bien atendida aquí

16 / 2 / 2016 |

Lo prometido es deuda así que te traigo el segundo post sobre escolarización del revés. ¿Qué hago si mi hijo empieza el cole y necesita de apoyos educativos? ¿Qué debo primar? ¿Cuál es el proceso a seguir? No tengo soluciones magistrales, sólo mi experiencia e investigación. Espero poder ayudarte.

Escolarización, escoger cole para un niño con NEAE

Vuelta a un lado, vuelta al otro, la media vuelta y vuelta y media. Nos preocupamos por nuestros/as hijos/as, por cómo serán atendidos, por qué profe les tocará, si utilizarán metodologías novedosas o no en el centro, cómo serán sus instalaciones, si contarán con un parque para jugar… Son tantas y tantas las cuestiones que se han de tener en cuenta que es bastante humano agobiarse. Toca escoger cole y hoy vengo a añadir una cuestión más que afecta a un porcentaje nada desdeñable de la población: la de familias con peques con Necesidades Educativas de Atención Específica (NEAE). Hace quince días, en un artículo que tuve ocasión de publicar en el Club de MalasMadres también te daba algunas pistas sobre el asunto.

Este post era una promesa y las promesas se cumplen, al menos en omundoaoreves. Hoy he venido a hablarte de mi libro, de mi experiencia como madre diversa, de esas que llegarán a un cole a informarse y lo primero que oirá en el 99% de los casos será “Es que aquí tu hija no va a estar bien atendida”, una y otra y otra vez, siempre la misma frase en uno y otro centro…

¿Qué sucede cuando tu hijo/a tiene prioridad para elegir cole (los niños/as con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo tienen habitualmente tres plazas reservadas por unidad escolar) y sin embargo ese privilegio se te antoja una maldición? Empecemos por el principio. ¿Qué implica exactamente ser NEAE y cómo se evalúa?

A priori, cualquier niño/a podría ver reconocidas NEAE sin necesidad alguna de tener reconocida una minusvalía de ningún tipo, pero lo cierto es que los papeles, los informes, etc ayudan y mucho. Explico esto porque con 3 años, a veces no hay ningún diagnóstico, no está claro si a tu peque le pasa algo o simplemente tiene “ciertas peculiaridades” o un ritmo de desarrollo más tranquilo que otros/as, no te olvides nunca de que cada peque es diferente.

Esa es la primera cuestión porque, en realidad, a esas alturas, a muchos padres y madres nos cuesta un horror y medio admitir tan siquiera que nuestras pequeñas maravillas andantes puedan tener algún tipo de problema. ¡Ellos no!! Son perfectos, son nuestros, no pueden empezar su vida escolar con una etiqueta o, al menos, no seré yo quien se la ponga!! Efectivamente, las etiquetas son uno de los grandes lastres de nuestra sociedad en general y de la educación en particular pero, desgraciadamente, si tu peque necesita algún tipo de apoyo en el sistema educativo actual necesitará que “alguien” le pegue esa etiqueta, aunque sólo sea con blue-tack, de ese que se pega y despega con facilidad sin dejar apenas ninguna marca visible, por mucho que nos horrorice.

Escolarización, escoger cole para un niño con NEAE

¿Por qué es importante que tu peque sea valorado ? Hay varios cuestiones que os pueden afectar muy directamente:

Preferencia a la hora de escoger centro (como te decía antes, cada unidad de 25 alumnos/as de infantil reserva 3 plazas para peques con NEAE).

Asignación de recursos de apoyo:

Los centros ordinarios cuentan (o deberían contar) con dos tipos de profesorado de apoyo: Profesores de Pedagogía Terapéutica y Profesores de Audición y Lenguaje. Los primeros se encargan de labores pedagógicas de apoyo en áreas muy diversas tanto en Educación Infantil como en Primaria. Los PT, como se les conoce popularmente, trabajan en coordinación con el tutor/a y resto de profesores para facilitar las diferentes adaptaciones de contenidos o currículums que haya que realizar a cada alumno/a. Como aquí no buscáis, seguramente, muchos datos técnicos no os los voy a dar, os explicaré, en cambio, que los PT pueden trabajar en aula o fuera de ella, de forma individual o en grupos reducidos y tratan de buscar soluciones alternativas para introducir distintos contenidos como la lectoescritura, el dibujo, los números, etc

En cuanto a los profes de Audición y Lenguaje (conocidos popularmente como AL) creo que sus tareas van casi implícitas en su denominación, se centran en las áreas directamente relacionadas con la comunicación y el lenguaje y también pueden estar en ocasiones con el peque en el aula o fuera de ella.

-El último de los apoyos humanos con los que cuentan los centros ordinarios son las cuidadoras/es. Estos profesionales que no tienen, en teoría, ningún tipo de función pedagógica, aunque, en la práctica, realizan labores de todo tipo. Las cuidadoras/es ayudan a niños/as con alguna minusvalía física o psíquica que necesiten apoyos físicos diversos. Pueden empujar sillas de ruedas, apoyar a peques con algún tipo de dificultad para desplazarse o moverse, a niños/as que aún no han adquirido el control de esfínteres por su minusvalía, etc. En la práctica, tal y como decía, son una especie de ángeles de la guarda (esto puesto en boca de una atea confesa es mucho decir) que ayudan a los peques en cualquiera de las tareas que tienen que enfrentar en el día a día mientras los llenan de mimos y cariño.

Cómo llegamos hasta aquí.

¿Cuál es el camino para que se reconozcan las NEAE de tu peque? Pues, por supuesto, lo primero es que sea valorado por el equipo del centro en el que ya está escolarizado o donde quieres que sea admitido. La orientadora u orientador del centro será quien te dé una cita para cononcer al peque/la peque y estudiar su caso. Sobra decir que para iniciar todos estos trámites puedes y debes aportar cualquier informe médico o administrativo con el que cuentes (el más vinculante es el certificado de minusvalía). Es así, cuantos más papeles vean los señores inspectores o las señoras inspectoras encargados/as de estudiar el caso más fácil será que consideren que tu peque necesita esos apoyos que, seguramente, solicite el centro.

Hasta hace un par de años era obligatorio realizar un dictamen de escolarización que los padres revisaban y firmaban, hoy en día se sigue realizando ese informe, pero no tiene carácter vinculante, sino meramente informativo, vamos no es un “dictamen”.

La inclusión en los coles, apostemos por la inclusión en los colegios

Como me estoy extendiendo y mucho, lo sé, vamos al meollo de la cuestión. ¿Qué debo hacer? ¿Qué es lo más importante? ¿Cómo escojo centro si mi peque necesita de apoyos especiales?

 

Ante todo, mucha calma, piensa en qué puede ser lo mejor para tu hijo y nunca nunca te des por vencida. No encontrarás a nadie que defienda con más ahínco que yo la educación INCLUSIVA y la importancia de que los peques con diversidad funcional o algún tipo de necesidad específica se escolaricen en un centro ordinario, pero yo no puedo ni debo decirte lo que tienes que hacer. Para mí y para miles de especialistas en la materia, el único camino para enriquecer esta sociedad y las generaciones futuras es la convivencia en IGUALDAD de condiciones y he luchado y seguiré haciéndolo para conseguirla, pero tú tienes que decidir si esta es o no tu batalla, nadie puede hacerlo por ti porque es un camino duro, con recompensas enormes como ver a tu peque jugando con otros peques, aprendiendo, avanzando, enriqueciéndose y enriqueciendo a los demás, pero también con escollos que a veces pueden ser insalvables, no te lo voy a ocultar. Así que sólo tú puedes decidir si emprendes este camino o el de la escolarización en un centro especial o la escolarización combinada (que no suele ser muy recomendable en educación Infantil puesto que obligaría al peque a habituarse de golpe a dos centros distintos con dos grupos de compañeros distintos).

En segundo lugar, debes saber que existe también la opción de la FLEXIBILIZACIÓN, es decir, tu hijo/a puede empezar el cole un año más tarde con los más pequeños. Es decir, si Educación da su visto bueno, tu peque podría empezar el cole con 4 años en la clase de los de 3, eso sí, agotaría la «repetición» en Infantil porque, según la Ley actual, debe empezar Primaria con 7 años (pero esa es otra batalla). En casos de peques con minusvalía psíquica es bastante empleada la flexibilización en esta etapa.

Si escoges la escolarización ordinaria (cualquier cole público, concertado u privado) ármate de valor y evalúa factores como:

Apoyos humanos con los que cuenta el centro (PT, AL, cuidadores). Ten en cuenta que los últimos recortes educativos han eliminado de un plumazo varias plazas de este tipo de profesorado y que no todos los centros cuentan con cuidadores pero si tu hijo tiene derecho a un cuidador/a quizás tendrás que reclamarlo una y otra vez (más dosis de valor y paciencia). Existen colegios ordinarios denominados de «escolarización preferente» en los que se suelen agrupar más recursos humanos y físicos (algunos son los únicos centros de referencia en una zona sin barreras arquitectónicas, por ejemplo) de este tipo pero, OJO, también acaban derivando a ellos a muchísimos niños con NEAE con lo cual, como diría mi madre, «lo comido por lo servido» porque los recursos acaban siendo insuficientes a todos ojos.

Tamaño del centro. Nosotros en su día primamos los centros pequeños porque el trato suele ser más cercano y además los peques se habitúan mucho antes al entorno. Digamos que “se hacen con todo” mucho más rápido.

Habla con el tutor/tutora y con el equipo humano del centro porque lo más importante siempre se encuentra en el FACTOR HUMANO. Prefiero a profesionales cercanos y comprometidos sin formación específica en un área que a los mejores profesionales de un área sin humanidad ni cercanía, no lo dudo ni un segundo.

El centro va a necesitar tu apoyo para luchar por recursos. La segunda frase que escucharás después de “tu hijo no va a estar bien atendido aquí” será, con toda probabilidad: “necesitamos que tú reclames los apoyos que necesitamos, que tú presiones a la Administración porque los padres tenéis mucho más poder que nosotros”. En épocas de sequía, de recortes y despidos los centros, ahogados en muchas ocasiones, piden el apoyo de los padres y madres porque si todos presionamos y reclamamos ese aumento de profesorado o de medios técnicos será mucho más fácil que se consiga al menos la mitad de lo que se pide. Es triste, es descorazonador, es injusto, pero es así.

Dicho lo cual casi que te voy invitando a una de esas cañas o vinos a los que te invito a veces para armarte de valor y contarnos nuestras penas y alegrías (si prefieres un chocolatito caliente también vale). Pero a lo que me niego es a caer en el desánimo, ¡no me dejaría mi hija con sus besos!

Compartir:

También te puede interesar...

Quiero catálogos y anuncios de juguetes con niños reales

Los catálogos de juguetes o la normalidad anormal

Necesitamos catálogos de juguetes y anuncios en la tele en los que niños y niñas con y sin discapacidad jueguen con coches, muñecas o juegos de habilidad. No estoy loca, soy del revés y VIVO EN EL MUNDO REAL, así que no entiendo por qué la publicidad perpetúa una «normalidad anormal» quel no es lo que quiero para ninguno de mis hijos.

Antonio Rubio en el encuentro en la librería Moito Conto

Cantamos y contamos con Antonio Rubio y Kalandraka

Vamos a cantar y a contar con los libros de Antonio Rubio en Kalandraka. Después del encuentro con el autor al que fui la semana pasada me he animado a alimentar un poco mi recién nacido canal de youtube con algunas canciones-cuentos que les encantan a los más peques de la casa.

Cuando estudiar se convierte en un desafío

Métodos innovadores, una mente abierta y proactiva, nuevas propuestas… Una ayudita orientativa para las mamás y papás que estén un poco preocupados por los resultados académicos de sus hijos/as a estas alturas de curso. En cualquier caso, no os olvidéis nunca de que la inteligencia no se mide tan sólo con las notas, ni muchísimo menos…

  • Mónica

    «con 3 años, a veces no hay ningún diagnóstico, no está claro si a tu peque le pasa algo o simplemente tiene “ciertas peculiaridades” o un ritmo de desarrollo más tranquilo que otros/as, no te olvides nunca de que cada peque es diferente»

    Vaya. No sabes cuanto te agradezco este post con el que me acabo de encontrar y que me parece escrito para mi, jajaja. Cuántas dudas, cuántos miedos,… en ese proceso estamos y, caray, qué difícil es!

    • Difícil, dificilísimo. Porque he pasado por ello lo sé y por eso escribí este post que, además, pienso actualizar ya mismo 🙂
      Además, hasta corregiría lo de «le pasa algo». A todos/as nos pasa algo. A veces nos pasa que estamos nerviosos, o cansados, o que hemos asumido demasiada carga de trabajo y no podemos con ella… Otras veces, nos pasa que el equipo que traemos de serie funciona de manera diferente. El problema es que la sociedad no está realmente preparada para las «diferencias».
      Un abrazo y mucho ánimo. En lo que pueda ayudar, aquí estoy.

      • Mónica

        Es cierto. A todos nos «pasa algo» y a la vez a nadie le «pasa nada». Qué bien nos iría si nos lo aplicáramos todos. Estaré pendiente de esa actualización, porque me interesa muchísimo.
        Por cierto, me encantan tus contenidos. Me parece una página genial, genial. Felicidades!

        • Muchísimas gracias, de corazón, Mónica.
          En la web, buscando por términos como educación y diversidad vas a encontrar otros contenidos que creo que te pueden gustar.
          Mucha suerte y fuerza por los caminos de la diversidad, que pueden ser realmente maravillosos 🙂

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.