¿TODA LA MÚSICA AMANSA A LAS FIERAS?

20 / 2 / 2017 |

Más que recomendable este post de nuestra musicoterapeuta Carla López. ¿Has pensado alguna vez si los gustos musicales están realmente muy condicionados culturalmente? ¿Existe un patrón musical que reconocemos de alguna manera y al que nos acogemos? Una investigación publicada en la revista Nature y realizada en la tribu Tsimane (aislada por completo de otras civilizaciones) demuestra que... Te lo tienes que leer...

música, gustos musicales

¿Los seres humanos (niños o adultos) recibimos y percibimos igual todo tipo de música? ¿Toda la música amanda a las fieras? ¿Qué determina nuestras preferencias a la hora de elegir uno u otro estilo musical? Hace tiempo que me apetecía hablaros un poco sobre lo que opina la neurociencia acerca del procesamiento musical.

En los últimos años hemos pasado por el “boom” de la estimulación infantil. Conceptos como “estimulación musical” o “inteligencia musical” han pasado a formar parte del vocabulario familiar frecuente. Supongo que “Efecto Mozart”, “Baby Einstein” y otros conceptos similares no os habrán pasado inadvertidos.

Cierto es que nadie pone en duda los beneficios de la música en nuestras vidas, y sin duda muchos estudios van confirmando los efectos positivos que ésta tiene para nuestro cerebro pero también existe una realidad que mencionaba en el post anterior. Existen tantos criterios, reacciones, gustos musicales como personas. Los efectos de música siguen siendo un misterio porque son muchos los factores subjetivos que se ponen en juego cuando hablamos de efectos de la música en el cerebro.

Aunque hoy en día todavía no se ha llegado a saber con exactitud qué elemento produce cada efecto, reacción o emoción, sí que la neurociencia va demostrando aspectos muy importantes en relación a los efectos de la música en nuestro cerebro.

Hoy quiero traer una pregunta muy interesante que os proponía en el post anterior.

¿Pensáis que nuestros gustos y preferencias musicales son innatos o están condicionados culturalmente?

Pues bien, un grupo de científicos se propusieron descubrir cuánto hay de aprendido y cuanto de instintivo en nuestras preferencias musicales.

Para ello se realizó un estudio en la tribu amazónica de los Tsimane (publicado en la revista Nature) para descubrir si los criterios establecidos en nuestra cultura sobre música agradable y desagradable se mantenían en comunidades desarrolladas en otro tipo de contexto.

Tribu de los Tsimane, invetsigación musical

Foto de Josh McDermott

En este caso uno de los factores principales para el estudio era el contacto nulo de la tribu de los Tsimane con occidente. Durante el estudio se observó que esta tribu no distinguía los sonidos consonantes (sonidos reconocidos como agradables para nuestra cultura) y disonantes (sonidos reconocidos como desagradables para nuestra cultura).

De ahí se concluye que los gustos musicales son algo inducido culturalmente. El estudio demostró que nuestros gustos musicales no se fundamentan en algo biológico, sino cultural. Por ponerte un ejemplo, en la cultura occidental se considera que la combinación de dos notas como Do y Sol suena mucho mejor que la chirriante combinación de Do y Fa sostenido que, históricamente, se ha considerado como la música del Diablo. 

Y sí, el hecho de que la música que escuchamos sea de nuestro agrado influye directamente sobre su efecto en nuestro cerebro.

Por si os apetece profundizar en este estudio os dejo esa interesante entrevista con el neurocientífico canadiense Robert Zatorre en el podcast “El Método”. Zatorre está especializado en emociones y percepción musical. Os invito a indagar un poco sobre su trabajo.

Recordad que sí, la música amansa a las fieras, en las manos adecuadas 😉

Podéis escuchar el podcast pinchando aquí.

Compartir:

También te puede interesar...

Ciencia para niños

Hacemos una fuente con globo: experimento de física y química

Más novedades en esta temporada del revés… Hoy arranco con nuevos vídeos que subiré también a mi canal de Youtube para proponeros un poco de ciencia para los más peques. Propuestas de experimentos sencillos y molones y actividades para trabajar diferentes habilidades. Empezamos con un poco de física con una fuente de colores.

O Mundo ao Revés, inicio

Balance del primer año del revés o 2015 GRACIAS

Amor, ilusión, trabajo, horas robadas al sueño, carreras de un lado a otro… ¿Cómo resumir mi primer año del revés cuando aún no hemos cumplido ni un año? Pues con un enorme GRACIAS y una promesa, en 2016 seremos mejores, cambiaremos siempre para mejorar y pondremos aún más ilusión y esfuerzo en todo para ti por ser ti 🙂

Niño tocando el piano, foto de Paula Verde

Coltrane in the afternoon

Aquí tenemos de nuevo a Carla López con una aportación muy veraniega y divertida que nos invita a reflexionar. ¿Quién ha dicho que en el coche sólo se pueden cantar las canciones del Cantajuegos? ¡Fuera clichés! «Tenemos cuerpo para movernos, voz para cantar y orejas para escuchar».

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.