¿A qué sonamos?

10 / 11 / 2015 |

¿A qué suenas? Si tuvieras que pensar en una o varias canciones para contar tu vida o quién eres, ¿cuáles elegirías? ¿Qué músicas nos han marcado por mil razones desde nuestra infancia? Carla López, nuestra musicoterapeuta favorita nos trae su colaboración mensual con esta reflexión sobre las músicas que nos marcan, aquellas que se nos vienen a la cabeza cuando celebramos o recordamos nuestra vida. Pasen y lean.

A que sonamos, músicas de nuestra vida

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de vivir al lado de un conocido restaurante de la ciudad. Casualmente, la ventana de mi espacio de trabajo se encontraba prácticamente delante de las que daban al comedor y eso me permitía divisar fácilmente desde mi escritorio el discurrir de múltiples comidas/cenas familiares, laborales y de otras índoles.

Como es habitual en toda comilona multitudinaria que se precie, llegado un punto de la velada, solían aflorar cánticos de todas clases, y muchas veces se repetían los mismos, incluso en grupos diferentes, y, en función de la media de edad en la mesa, se escuchaban en mayor medida unos u otros.

A raíz de este ritual semanal, un buen día decidí observar cuáles eran las tonadillas que más abundaban y durante un tiempo le puse mucha atención.

Entre los más cantados, destacaban las piezas tradicionales gallegas, sintonías de dibujos animados, clásicos como los Payasos de la tele y, por supuesto, algún hit de los 80, 90 (fue para mi sorprendente ver a un grupo de personas de pie agarrados de las manos cantando a grito pelado “Hijo de la luna” de Mecano. Toda una catarsis sonora, sí señor).

¿Qué extraña magia es esa que hace que nos vengamos arriba cuando disfrutamos de una distendida reunión entre seres queridos haciendo aflorar sin tapujo toda nuestra expresividad sonora?

La música, y principalmente el canto, produce una sensación muy placentera y suele surgir de forma espontánea cuando nos encontramos en estado de bienestar. Hacer música en grupo nos devuelve rápidamente la sensación de unidad, consonancia y pertenencia a la comunidad. Nos reconforta y reafirma como seres sociales. Nos conecta con nuestra verdadera esencia como seres humanos, por lo tanto, es bastante habitual que aflore la expresión musical cuando estamos en buena compañía. De hecho, la música no suele faltar para estos eventos.

Nota mental: No digo nada de las “bebidas espiritosas” que pueden aumentar los niveles de desinhibición y favorecer estos estados de creatividad. Para quien las necesite. Yo no. De mi se comenta que caí en la pócima. Y los niños tampoco. También vienen recién salidos de la marmita 😉

El psiquiatra y musicoterapeuta Rolando Benenzon establece en su modelo musicoterapéutico el llamado Principio de Iso. Este concepto se refiere a la identidad sonora que tenemos todas las personas desde que somos concebidas en el vientre materno.

El Iso está condicionado por el entorno social y cultural en el que vivimos, por eso, es importante prestarle atención. Es una manera interesante de conocernos a nosotros mismos y a nuestro entorno. El plano sonoro/musical tiene más presencia en nuestra vida cotidiana de la que nos pensamos. Si sabemos sacarle partido puede ser de gran utilidad a todos los niveles.

Nuestro Iso nos diferencia de las demás personas, ya que cada uno tenemos nuestra identidad sonora propia, pero también nos revela puntos de encuentro con los demás en cuanto al plano cultural, grupal e inherente a la especia humana, tal y como se podía observar en la experiencia del restaurante.

Es relativamente sencillo manipular las emociones mediante la música, por eso es importante cuidar nuestro entorno sonoro. Nuestra identidad sonora refleja gran parte de lo que somos. Por si os apetece curiosear en el tema, aquí os dejo un enlace a otro post donde hablo de la influencia que la música ha tenido sobre las personas desde tiempos remotos. En él os recomiendo un interesante documental acerca de ello.

Quiero proponeros un experimento. Buscad un momento tranquilo para escuchar la música de los seis vídeos que os dejo a continuación. Son algunas de las que he visto repetirse en encuentos, comidas familiares y reuniones varias. Evidentemente de ser por mí, la lista sería más amplia, pero había que seleccionar.

A continuación observad si se han conectado en algún punto de vuestra identidad sonora o si al escucharlas habéis recordado otras diferentes.

1)

2)

3)

4)

5)

6)

¿Creéis que podríais contar vuestra vida a través de música y sonidos?

Os animo a intentarlo 😉

 

Compartir:

También te puede interesar...

Surf en familia en Razo

Surfear en familia… del revés

No disimules, lo sé, se escucha en las cafeterías, se lee en redes sociales… Todo el mundo está buscando planes para este verano, incluso si no tienes vacaciones. ¿Qué te parecen unos días en una escuela de surf en Carballo? Te cuento la experiencia de la familia del revés en un día gris en la playa de Razo en el ArtSurfCamp y sin mechas californianas.

El placer de aburrirse, vivir con menos estímulos

Los niños del “ahora” y “aquí”

Niños con estrés, los hijos de los “megusta”, las nuevas generaciones han sido “bendecidas” con toda una serie de comodidades que ponen el mundo en sus manos. La generación del “ahora” y el “aquí”, una de las mejor “conectadas” de la historia, corre el riesgo de acabar totalemente desconectada de lo que realmente importa si no paramos el mundo un momento y nos/les permitimos disfrutar del poder de las esperas, del aburrimiento y la naturaleza.

Educar en igualdad en familia

Educar en igualdad desde la familia

Desde el momento en que te quedas embarazada y sabes el género de tu hijo/a todo empieza. Si vas a tener un niño en tu cabeza comienza a gestarse una peli de piratas y si es niña será un cuento de princesas. Planteamos mil diferencias en la educación de niños y niñas. Diferencias que a veces nos resultan imperceptibles, pero que importan. Construímos sus roles de género de acuerdo con lo que la educación y la sociedad nos ha ido dictando. ¿Educamos en igualdad? Hoy, en la web y en el podcast, charlamos con Ana Torres Jack sobre cómo afrontar una educación en igualdad de manera exitosa desde la familia.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.