¿Por qué mi hijo no quiere hacer las actividades que preparo?

23 / 8 / 2016 |

Horas de investigación en Internet, comprar materiales, prepararlos, llenar bolsitas, colocarlo todo para que resulte atractivo. Todo está listo para pasar una tarde genial de actividades en familia y cuando llega tu peque resulta que no tiene ni el más mínimo interés en hacerlo. Sí, a mí también me ha pasado muuuchas veces. Te doy mis ideas para terminar la tarde felices.

Actividades con niños

Te has repasado Pinterest en busca de inspiración. Has imprimido láminas preciosas y hasta las has plastificado. Has ido a Tiger a comprar materiales monísimos con los que podrías casi casi montarte un centro de manualidades casero. Has hecho una búsqueda en google por todos los blogs de educación que sigues en busca de nuevas posibilidades. Lo has colocado todo en vuestra zona de juego y cuando llega tu peque…

*Se interesa por la actividad durante un minuto y medio para pasar a intentar comerse cualquier cosa que le llame la atención.

*Directamente «pasa» de tu propuesta y se marcha para jugar a otra cosa.

*Lo destroza absolutamente todo.

*Empieza la actividad pero acaba haciendo algo totalmente diferente de lo que proponías.

*Participa en tu propuesta pero mancha hasta el último rincón de la habitación y rompe buena parte de los materiales.

actividades con niños

¿Te suena de algo esto que te cuento? Te aseguro que soy una especialista en la materia. Durante años buscaba (y sigo buscando a veces) propuestas de actividades que preparaba de madrugada con una ilusión hercúlea para que estuviesen listas al día siguiente. Y en épocas como ésta, en plenas vacaciones, con más ahínco si cabe, porque hay muchas tardes libres y en Galicia no todos los veranos son como éste que estamos disfrutando 🙂

Te aseguro que eso que te ha pasado a ti lo he vivido miles de millones de veces. No es por «presumir» pero es muy probable que te supere, para mi desgracia. Es muy difícil implicar a la peque del revés en las actividades y aún más complicado motivarla de alguna manera dadas sus dificultades de comprensión. No tiene adquirido el juego simbólico, así que eso nos limita aún más en algunas de estas situaciones. Todo esto me ha llevado a reflexionar y observar lo que sucede cuando preparamos actividades con nuestros hijos. Te doy unas ideas para que termines esa tarde de actividades frustrada con una sonrisa.

*Observa a tus hijos

Esa es la clave para todo, siempre. De hecho creo que no tendría motivos para seguir escribiendo en el blog si todos/as fuésemos realmente capaces de asumir este mantra. Tienes que tener claro cuáles son sus gustos, qué tipo de actividades prefiere, si está en un momento en el que va a ser imposible que se siente a cortar y pegar o si le gustan tantísimo los coches que se sentará encantado a construír uno con cartulina en cualquier momento.

Prefiere escalar y saltar o leer un libro?

Qué series de dibujos le gustan?

Es de los que les gusta construír o prefiere las grúas de demolición?

Tú tienes la clave porque tú eres quien mejor puede conocerles y observarles de cerca y así preparar actividades que se adapten a sus intereses y a su personalidad.

De hecho, no dejes de observar tampoco cuando tu hijo/a se «escapa» de tus actividades. ¿Qué es lo que hace? ¿Lo tira todo? ¿Simplemente se va a leer un libro o a jugar con muñecas, puzzles, coches? Aprovecha esa información para la próxima vez que prepares algo. Si le gusta tirar, ¿por qué no construír un tirachinas o una grúa de demolición casera para tirar bloques de construcciones? Si prefiere los libros, céntrate en alguno que le atraiga especialmente o construid vuestra propia historia, por ejemplo.

Actividades con niños

Te diré algo más, esta misma observación te servirá para mil cosas más: escoger juguetes, proponerle actividades extraescolares, etc. Así que yo en tu lugar dedicaría unos minutos a la semana a reflexionar y anotar lo que has observado porque, por desgracia, esos pequeños detalles, a veces se nos pierden en la marea de la vida diaria.

*Encuentra el momento perfecto (bueno, más o menos…) Parece lógico, ¿no? Pero no siempre nos guiamos por la lógica, por desgracia. Si es viernes por la tarde después de una semana de cole o escuela infantil quizás esté demasiado cansado/a y no lo apetezca hacer nada que implique un poco de concentración, por ejemplo. Busca momentos idóneos para cada propuesta. Por ejemplo, si quieres hacer algo y está cansado, proponle actividades relajantes (cajas o mesas sensoriales por ejemplo), si tiene mucha energía y está nervioso/a actividades físicas, etc

*Prepara siempre actividades cortitas. Es mucho mejor no forzar ni crearse falsas expectativas. ¿De verdad crees que tu hijo de 3 años va a estar sentado 45 minutos en pleno verano para hacer aviones? Es posible que así sea pero, en la mayoría de los casos, es más que probable que no lo consigas así que, ¿para qué frustrarte intentando imposibles?

*Sé flexible siempre. Si el objetivo de la atividad es construír algo y decorarlo y el peque acaba interesado por la pintura y las pegatinas decorativas, ¿qué más da? ¿Es realmente trascendental para el desarrollo de tu hijo/a o para su felicidad que acabe de construír esa casita? ¿Acaso no será muchísimo más productivo que os lo paséis bomba y desarrolle su psicomotricidad fina y su creatividad pintando todas las cartulinas que tenéis?

En este punto hago especial hincapié porque me veo muy reconocida. En muchas ocasiones me empeñaba en que los peques siguiesen con el «plan» mientras ellos se empeñaban en proponerme otros planes alternativos que yo me empeñaba en ignorar cuando en realidad son siempre oportunidades increíbles de juego y aprendizaje.

Nunca descartes las propuestas de tu hijo/a sin pensarlo dos veces. Puedes estar perdiéndote momentos increíbles que ya no volverán

Pero, sobre todo, antes de enfadarte, de enfurruñarte (con motivos, que conste, porque te ha costado un esfuerzo de horas, pero sin razón, porque, al fin y al cabo, poco puedes hacer) piensa en si es tan importante acabar esa actividad. Sé que en ese momento será difícil porque te sentirás frustrada/o y cansada/o (me ha pasado) pero, regálate a ti y a tus hijos ese minuto de reflexión.

Prepara actividades para divertiros en familia, no para frustraros en familia 😉

Compartir:

También te puede interesar...

Noelia López Cheda en una conferencia

«Debemos educar en el pensamiento crítico. Internet es muy poderoso y hace que las personas sean muy manejables»

Empezamos el curso con energía y con los mejores consejos y vibraciones de la mano de Noelia López Cheda. Una auténtica crack con la que vamos a aprender a descubrir los talentos de nuestros hijos, a acompañarles en el camino de la vida y mucho, muchísimo más. Fue una delicia charlas con ella de tantas cosas importantes para la educación de nuestros hijos. Las nuevas tecnologías, el espíritu crítico… ¡Ah y vuelve con ella el podcast del revés!

Numicon

Descubrimos los superpoderes del aprendizaje en The Brain Factory

Con la llegada de las lluvias, casi tod@s vamos cerrando las agendas de extraescolares para este curso. Por eso, hemos probado un nuevo centro que ha abierto sus puertas en A Coruña este mismo mes. En The Brain Factory hemos descubierto propuestas de aprendizaje lúdico, superhéroes y superheroínas con superpoderes como el de la concentración, observación, el cálculo o el superingenio. ¿Te vienes a descubrirlo con nosotr@s?

los secretos de la creatividad

LOS SECRETOS DE LA CREATIVIDAD

Ser creativos o no serlo, he ahí la cuestión. Admiramos a pintores, cantantes, dibujantes, escritoras o compositoras pensando que nosotras/os no tenemos esa capacidad y tratando de fomentarla en nuestros/as hijos/as. Pero, ¿realmente es cierto? Todas/os somos seres creativos. Nacemos con esa capacidad y tenemos que desarrollarla. Podemos desarrollarla. No dejes que nadie te haga ceer lo contrario a ti ni a tus hijos/as.

  • Paseando con Eloy

    Madre mía. Me has descrito de principio a fin. Increíble. ¿Te metiste ese día en mi yo futuro? Me fijaré más en lo que hace y dejaré de lado que haga lo que yo quiero que haga. Me ha encantado de verdad…

    • Es que es algo que nos pasa a muchísimas madres!!! A mí de vez en cuando todavía me sucede pero ya no me permito a mí misma desesperarme. Les dejo más a su aire. También es verdad que ya son mayorcitos y es más fácil «seguir» sus propuestas. Bicos

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.