Por qué debes utilizar libros con pictogramas

2 / 11 / 2017 |

Hoy os traigo un post un poco más largo de lo habitual, pero creo que merece la pena. Los libros con pictogramas son una herramienta maravillosa y especialmente útil para niños y niñas con diversidad funcional y cualquier pequeño que se esté iniciando en la lectura. Os cuento por qué y cómo elegir los más adecuados.

Libros con pictogramas, colección Makakiños

En la casa del revés tenemos una pequeña colección de libros con pictogramas cuidadosamente seleccionada y hemos comprobado sobradamente sus beneficios. Hoy te cuento por qué son recomendables para niños con y sin diversidad funcional y cómo seleccionar los más apropiados.

Empecemos por el principio: ¿Qué son los pictogramas?

Se trata de dibujos o iconos a los que se ha eliminado cualquier rasgo superfluo. Es decir, imágenes que servirían para identificar de forma abstracta un objeto, una acción, un adjetivo o una circunstancia. Usaré como ejemplos algunos pictogramas de Arasaac, que están entre los más extendidos en la actualidad por su utilidad y fantástico diseño elaborado en un intenso trabajo en coordinación con cientos de familias en España.

cumpleaños, picto arasaac

cumpleaños arasaac

Picto de lluvia de Arasaac

Picto de lluvia de Arasaac

Todos/as vivimos en realidad rodeados de pictogramas, aunque no nos percatemos. Al fin y al cabo, son pictogramas las imágenes que se utilizan en las señales de tráfico, en los indicadores de baños o salida en un centro comercial o en un hospital o los que se utilizan en las instrucciones y etiquetas de la mayoría de productos que utilizamos. Incluso los iconos del whatsapp son una especie de pictogramas un tanto “adornados” ya a estas alturas.

¿Todos los pictogramas son igual de útiles?

En realidad no. Voy a ser bastante tajante en esto, sobre todo si hablamos de pictogramas que se utilizan con niños/as con diversidad funcional. Es bastante frecuente encontrarte con libros con pictogramas, pero lo cierto es que algunos de esos famosos “pictogramas” no resultan igual de útiles porque NO LO SON, en realidad son dibujos llenos de detalles, dibujos absolutamente llenos de “ruído” que, en muchos casos, en lugar de facilitar y fomentar la lectura y comprensión, lo que hacen es dificultarla.

Como indicaba antes, la premisa de los pictos es que sean imágenes claras e incluso pueden llegar a ser esquemáticas. Iconos a los que se elimina todo rasgo superfluo que pueda inducir a confusiones de cualquier tipo.

Como no me gusta nada criticar el trabajo y valoro de verdad el esfuerzo de cualquier editorial que al menos intente incorporar este tipo de elementos, tan sólo pondré un ejemplo de cuento con pictogramas que no resulta apropiado, fundamentalmente, porque lo que utiliza no son pictogramas, sino dibujos que pueden resultar claros y orientar a algunos/as niños/as y confundir a otros/as. Ni más ni menos.

Libro con no pictogramas

Ejemplo de libro con supuestos pictogramas que no lo son

En resumidas cuentas, hay libros que afirman usar pictogramas pero, en realidad, utilizan dibujos lo que, evidentemente, NO ES LO MISMO.

¿Cómo y con quién podemos utilizar los pictogramas en la lectura y el aprendizaje?

Los pictogramas son una herramienta muy útil en el aprendizaje que se puede utilizar de maneras diversas:

  • Facilitan la comprensión en niños muy pequeños que no saben leer o en niños con dificultades de comprensión o atención.
  • Mejoran la atención y la motivación, ya que al ver los dibujos, los peques se quedan “enganchados” a la página porque les resultan mucho más atractivos que las palabras. Cuando se dan los primeros pasos en la lectoescritura es especialmente útil que los pictos vayan acompañados del texto para que el proceso sea armonioso y se “retroalimente”.

El niño o niña en cuestión empezará a identificar la imagen con la palabra. En casos de peques sin dificultades la leerán al mismo tiempo que ven el icono y en el caso de peques con dificultades de comprensión, estamos alimentando un proceso en el que, en algún momento, el niño/a reconocerá la palabra sin la imagen que la acompaña.

A qué sabe la luna adaptado con pictos

Una página de “¿A qué sabe la luna?” adaptado con pictos

  • Ayudan a construir conceptos y relaciones entre conceptos. Al ser iconos abstractos, resultan un apoyo muy potente para la creación de conceptos o ideas
  • Resultan un apoyo visual muy útil en el aprendizaje de idiomas. De hecho se utilizan en muchos casos en los libros de texto como refuerzo.
  • En los niños/as con diversidad funcional con dificultades de comprensión del lenguaje oral resultan fundamentales a la hora de seguir un relato y de comprender lo que sucede. En estos casos, los pequeños suelen perderse con facilidad en la narración oral, lo que puede desmotivarles a la hora de iniciarse en la lectura, puesto que no sienten ningún interés por esas historias que se les escapan por completo. Los pictos les ayudan a seguir el relato y les motivan también en el inicio de la lectura.

Como indicaba antes, en estos casos, se recomienda el uso de la palabra bajo el icono para facilitar el proceso de lectoescritura.

Chivos chivones adaptado con pictogramas

Chivos chivones adaptado con pictogramas

Ya os imaginaréis a estas alturas que los libros con pictogramas pueden y deben utilizarse con:

  • Niños que están iniciándose en la lectoescritura.
  • Niños que aún no se han iniciado en la lectoescritura.
  • Niños/as con dificultades de comunicación y comprensión oral/verbal.
  • Amigos/as y familiares de niños/as que leen libros con pictos porque siempre descubren que son maravillosos y quieren compartirlos con ellos.
  • Personas que están aprendiendo idiomas.
  • Seres humanos con curiosidad por otros sistemas de comunicación.
El conejo blanco, cuento adaptado con pictogramas

Una página de “El conejo blanco” adaptado con pictogramas

Libros con pictogramas que nos han gustado

Afortunadamente, cada vez son más las editoriales que apuestan por este tipo de material con seriedad y mucha calidad. Como comentaba antes, para aprovechar las posibilidades infinitas de los pictos tiene especial relevancia saber escoger los libros y materiales. En la casa del revés, la colección que ha triunfado desde que los peques se acercaron a los libros ha sido la de Makakiños, de la editorial Kalandraka. A lo largo del post he ido incluyendo algunas imágenes de los títulos que tenemos hasta el momento.

Dentro de esta colección se diferencian dos grandes grupos. Uno de ellos es la colección de “Nicolás va a…” (Nicolás va a la biblioteca, Nicolás va de compras, Nicolás cocina sin fuego) y la otra línea está compuesta por cuentos tradicionales como “El patito feo“, “Chivos chivones“, “La ratita presumida” y otros tan maravillosos como “¿A qué sabe la luna?“, el favorito de la peque del revés o “El conejo blanco“.

El patito feo adaptado con pictogramas

Portada de “El patito feo” adaptado con pictogramas

Es una colección que ha sido elaborada en colaboración con BATA, asociación que viene realizando un intenso trabajo con las familias con niños/as con autismo desde hace años en las Rías Baixas y cuyo esfuerzo se ha ido extendiendo a iniciativas que ya han traspasado fronteras, como estos libros.

La colección de Nicolás está especialmente pensada para ayudar a los peques a comprender el mundo que les rodea y a ampliar su vocabulario. Su protagonista, Nicolás, recorre lugares de nuestro entorno habitual en una ciudad y va enumerando las cosas que se encuentra en todos ellos y las situaciones por las que va pasando. Este tipo de relatos están especialmente pensados para los más chiquitines y para los niños/as con dificultades de comprensión. Al fin y al cabo, así ha sido como hemos ido comprendiendo el mundo que nos rodea desde el principio de los tiempos, a través de los relatos. Y poco importa que sean escritos, dibujados o creados con lenguaje braille.

Nicolás va a la biblioteca, libro con pictogramas

Nicolás va a la biblioteca

¿Y quién soy yo para escribir todo esto que os cuento?

Seguramente, a estas alturas del texto, más de una madre, padre y profesionales de la enseñanza estarán diciendo “sí, sí, muy bien. Pero si tú sólo eres una blogger de familia. No tienes ninguna autoridad ni formación específica para hablar de todo esto”. Bien, es cierto, y no lo es. Como bien sabréis, mi hija tiene diversidad funcional y serias dificultades de comprensión. En estos siete años de vida que hemos compartido y en los que hemos conseguido que se interese por los libros y la lectura me he formado en todo lo relativo a métodos de comunicación alternativa (cuando los tradicionales no funcionan) y aumentativa (los que acompañan a los métodos tradicionales para complementarlos y hacer el conocimiento y la compresión más accesible).

He asistido a cursos de enseñanza no reglada, me he zampado libros y artículos de especialistas como Marc Monfort y Adoración Juárez, he charlado largamente con logopedas, madres y padres y especialistas en trastornos como el autismo en el que se utilizan de manera habitual los pictogramas como apoyo o sistema alternativo de comunicación.

El patito feo adaptado con pictos

Página de “El patito feo” adaptado con pictos

En un momento dado, algunos profesionales que trabajaban con mi hija pusieron en duda el uso de sistemas de comunicación aumentativos porque, en su opinión (y sé que hay más profesionales que piensan igual) sólo ayudaban a la niña a “acomodarse” y conseguían que se esforzase menos para entender y hacerse entender. Nosotros nunca hemos pensado así (y las profesionales que trabajan con ella desde chiquitina tampoco) y puedo aseguraros que existe numerosa bibliografía especializada que respalda nuestra forma de ver la comunicación. La comunicación debe sumar, nunca restar. Facilitar la comprensión y expresión de una niña pequeña consigue animarla a seguir expresándose y comunicando. Obligarla a utilizar un sistema que no domina sin apoyos es el mejor camino a la frustración, no el camino del éxito.

Sólo sé que no sé nada, pero trataré de seguir aprendiendo y compartiendo.

Compartir:

También te puede interesar...

Mis imprescindibles para un verano seguro y feliz con niños

Mis imprescindibles para un verano seguro y feliz con niños

El verano es para relajarse y despreocuparse, por supuesto, pero siempre con seguridad y tomando las medidas necesarias para que ese relax no desaparezca en tres segundos. Os traigo algunos consejos y productos imprescindibles para un verano seguro y feliz con niños, del revés y hasta del derecho, si es que existen…

Foto de Fran Ares, Sonia autónoma del revés

El pecado de ser mujer, madre y autónoma

Como en una película de Pajares y Esteso. Así me he sentido algunas veces en estos 635 días como emprendedora. Miradas condescendientes, empresas que ni te piden un dossier o presupuesto cuando hay otra empresa candidata liderada por un hombre, mujeres que confunden la “solidaridad” femenina con aprovecharse de tu buena fe… Ser madre diversa, emprendedora y mujer es un pecado que una atea como yo ha cometido sin dudarlo. No tengo la menor intención de hacer penitencia.

Abuelas, foto de Paula Verde

El idioma secreto de los abuelos

Un post lleno de magia sobre la que no tenemos mucha responsabilidad ni la autora, Paula Verde, ni yo misma, al editar el texto. Los únicos “culpables” son ellos/as, los/as abuelos/as. Esos seres mágicos capaces de tejer un idioma de besos, abrazos, miradas… Un idioma que se habla en do sostenido combinado con una pizca de sonrisas y un mucho de complicidad con una dosis de chocolate y confidencias como ingrediente secreto.

  • Mamá pingüino

    Los pictogramas son geniales. Yo como maestra los uso mucho, me parecen un recurso genial. Gracias por recomendar estos libros que no conocía.

    • ¡Ohhhh, qué bien que los utilices habitualmente, porque hay educadores que todavía tienen prejuicios! 🙂

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres

Suscripción Slider

Madre Esfera
Blog Gal
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.