Palabra de mamá del revés

5 / 11 / 2015 |

Hoy te cuento mi promesa al peque del revés para proteger nuestro planeta y te hablo de la iniciativa teloprometo.org. Porque estoy convencida de que las pequeñas acciones de muchas personas en todo el planeta son las que pueden cambiar el mundo.

Te lo prometo

En estas últimas semanas, al peque del revés le ha dado por los libros sobre la naturaleza: la selva, los delfines, etc. Así que tenía la excusa perfecta para abordar un tema que nadie puede obviar: nuestro planeta y nuestra responsabilidad en cuidarlo y mejorarlo porque si ya pretendo a estas alturas explicarle lo del cambio climático… lo mío sería para nota directamente!!

Él no entiende en absoluto lo que es una promesa y, de hecho, ni siquiera las usa mucho como chantaje emocional, ya sabes, del tipo de “te prometo que no voy a volver a dejar la comida en el plato, dame una galleta, porfi”. Ese tipo de promesas, que suelen ser las que antes asimilan. Pues ni esas. Así que lo tenía difícil para sumarme al reto teloprometo.org, pero había que intentarlo.

Aunque estemos en el mundo al revés, voy a ir al principio de esta historia para explicarte con un poco más de detalle qué es teloprometo.org, un maravilloso movimiento que se está generalizando entre familias de toda España y al que te invito a sumarte. Se trata de hacer pequeñas-grandes promesas a nuestros hijos, sobrinos, nietos/as. Esos detalles que marcan la diferencia y que ayudan, sobre todo, a convertir a nuestros peques en seres humanos responsables y comprometidos con el medio ambiente y el planeta. Después las compartes para ayudar a concienciar a más familias.

Te lo prometo

Que por qué justo ahora este movimiento que tenía que haberse iniciado hace décadas y que, de hecho, ya se lleva a cabo de una forma u otra en miles de hogares del planeta? Pues siempre hay una excusa, en este caso, porque el próximo diciembre se celebrará en Paris la COP21 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático).

Quizás te parezca poco este movimiento, pero, ya sabes, no hay océano sin gotas, ni montaña sin granitos de arena. Así es como se consiguen los cambios en este mundo, sumando pequeñas grandes acciones.

Así que ahí estaba yo, con mi peque del revés, después de leer por enésima vez el libro sobre los delfines, obteniendo de él la promesa de que siempre siempre tendría mucho cuidado de no dejar basura en la playa o en los bosques y mucho menos juguetes de plástico tirados o enterrados en la arena. Y aquí, la madrejefa delrevés también tenía que comprometerse con algo que resulte complicado. Como ya evito el uso del vehículo particular todo lo que puedo, cierro los grifos y apago las luces (no es por chulear, pero en estas materias llevo tiempo concienciada), decidí lanzarme a por una más difícil, “buscaré productos con materiales reciclados o que, al menos, se puedan reciclar”.

Mi promesa en teloprometo.org

No es de las fáciles, si tenemos en cuenta la cantidad de envases absolutamente contaminantes y poco reciclables con los que nos encontramos en el super, tiendas, etc. Pero de verdad que me lo tomo muy en serio y lo conseguiré.

Y tú, ¿qué prometes? Si te apetece compartirlo, ya sabes que siempre hay un hashtag a mano #TeloprometoORG

Compartir:

También te puede interesar...

Manos de bebé, maternidad, paternidad

Aprende sobre ti y tus hijos con inteligencia emocional

Llega el momento de completar la agenda familiar (no sólo la de los peques): extraescolares, deportes… la oferta es variada y amplia, por eso hoy os vamos a destripar una propuesta novedosa que no debe pasar desapercibida en medio de las cuarenta patrocinadas de facebook que ya habréis visto a estas alturas.

Mamá y peque del revés, maternidad

Madres de corazón y alma

En el mundo del revés no celebramos los Días de Nada así que hoy, un día cualquiera de una vida cualquiera, de una madre cualquiera… Va por ustedes, madres del mundo, madres de corazón y alma, va por tí, porque la clave está en equivocarse, en caerse para volver a levantarse, en mirarles a los ojos con amor y respeto, abrazarles y seguir adelante. O eso me parece a mí, pero no me hagas mucho caso.

Día Mundial del Niño. No son el futuro, son el presente

“Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca”. La letra de Esos locos bajitos sigue tan vigente como cuando la escribió Serrat hace 25 años. En la víspera del Día del Niño reclamamos una ciudad y una sociedad en la que no les esquinemos, les olvidemos, les apartemos e incluso les lleguemos a marginar. Un mundo en el que los coches importan más que los niños tiene un problema muy serio. Francesco Tonucci nos lo contaba en una conferencia hace poquito y aprovecho la ocasión para recordarlo.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.