Nuestro fin de año en Lisboa con niños

31 / 1 / 2020 |

Si visitáis Lisboa en cualquier época del año, estos consejos e ideas os serán útiles (o eso espero), pero si lo hacéis en fin de año y con niños, creo que ya tenéis casi todos los datos para empezar a prepararlo todo. La capital lusa es un lugar para perderse, callejear y disfrutar de sus olores, sus sabores y colores en cualquier época del año pero, honestamente, la prefiero en invierno o primavera, con menos aglomeraciones y calor.

viajar a Lisboa con niños

Hace dos meses me comprometía en redes sociales con una lectora a compartir nuestra experiencia viajera de 2018 para arrancar 2019. Aquellas navidades nos lanzamos por vez primera a pasar fin de año en Lisboa con los niños. Puede parecer unha estupidez pero, para mí, el simple hecho de disfrutar del cambio de año es un lugar diferente, descubriendo nuevos horizontes y experiencias tiene una carga simbólica brutal. Digamos que, en medio de la locura de las vacaciones navideñas, decirles a mis hijos que se puede cambiar el guión de golpe y porrazo, tiene un cierto efecto tan mágico como balsámico.

Pero empecemos por el principio, claro, por los preparativos. En este caso, al ser un viaje accesible por carretera, en menos de un día, simplemente tocaba buscar un alojamiento adecuado y lo más céntrico posible.

Viajar a Lisboa con niños

Paseando junto al río Tejo, a punto de salvar la ciudad de un ataque pirata

Nosotros primamos la ubicación y comodidad del espacio cuando vamos a una ciudad porque a la peque del revés no le gusta demasiado que tengamos que hacer grandes desplazamientos a diario en nuestras visitas. Para ella, pasear por un sitio que no conoce ya es lo suficientemente “extraño” y desmotivador como para que vayamos nosotros y decidamos añadir a eso media hora en metro o bus o 40 minutos de paseo.

En este caso, buscamos un apartamento muy coqueto que estaba a 10 minutos del centro en metro y unos 30 ó 35 caminando. El problema fue que la estación de metro estaba en obras así que, al final hicimos el recorrido andando en varias ocasiones porque en transporte público apenas ahorrábamos así unos 10 minutillos.

Viajar a Lisboa con niños

El apartamento era coqueto y bien equipado

El nombre del apartamento en airbnb era “A place called home” y la verdad es que sí nos sentimos como en nuestra propia casa. Cuenta con dos dormitorios, una sala, un baño y cocina. Es un piso antiguo, pero está bien acondicionado con el único problema de que no contaba con calefacción, así que en algunos momentos sí echamos un poco de menos algunos radiadores para repartir por toda la casa aunque, la verdad es que Lisboa no es una ciudad muy fría, ni siquiera en pleno invierno.

Os dejo alguna imagen para que os hagáis una idea de cómo es y de lo cuidadosas que son las anfitrionas con los detalles de decoración, algo que yo, personalmente, agradezco mucho, porque hacen de cualquier piso o apartamento un espacio especial.

Planes en Lisboa con niños

Si algo hemos aprendido a la hora de viajar es a no ser demasiado ambiciosos y adaptarnos a las posibilidades existentes. Si hay ánimos para caminar y callejear, adelante, si no es así, no pasa nada por pasar una hora tomando un café con pasteis de nata, una caña o descansar un rato en un parque.

Viajar con niños a Lisboa

Papá del revés y pequeña del revés en un rinconcito de Alfama

De hecho, en nuestra anterior visita a Lisboa, en pleno verano, nos encontramos con la problemática acuciante del transporte con la peque del revés. Y es que conseguir subirse al tranvía turístico en pleno agosto en la capital lusa es una misión absolutamente demencial. En aquella ocasión (agosto de 2017) después de haber conseguido hacer un pequeño viaje en tranvía tras esperar más de media hora en la parada, acabamos pagando más de 30 euros por un desplazamiento en tuk tuk para volver al centro y nos arrepentimos de no haberlo planeado con antelación. Por si no los conocéis, los tuk tuk son unas pequeñas furgonetas que suelen utilizarse para el transporte turístico en países asiáticos y que se han popularizado en sitios como Lisboa.

Así que esta vez teníamos claro que íbamos a reservar un buen paseo en tuk tuk y que nos íbamos a escapar de los tranvías. Fue doloroso porque los tranvías son uno de los máximos atractivos turísticos de la ciudad, pero nuestra logística no permitía otro tipo de maniobra.

Lisboa con niños

Los peques del revés jugando a conducir el Tuk Tuk

Truco para los madrugadores, si te alojas fuera del centro cerca del final de una línea de tranvía de entre las que ofrecen mayores atractivos turísticos (E28 o E15, aunque tampoco se queda muy atrás en su recorrido hermoso el circular E12) lo más recomendable es que cojas allí el tranvía y que lo hagas, además, a primera hora de la mañana. Estando lejos del centro y siendo todavía una hora de poco tránsito turístico, tendrás muchos menos problemas, menos colas y muchísima más paz interior y exterior. Nosotros no pudimos hacerlo porque imponer un madrugón a los peques era garantizarse un mal arranque mañanero y, además, el camino hasta el tranvía era de unos 10 ó 15 minutos.

Tranvía atravesando Lisboa

Trucos para dar un paseo en tranvía

No subimos a un solo tranvía en esta ocasión, así que a Belem nos movimos en taxi (la cola para coger el tranvía en Belem un 30 de diciembre era digna de estudio) y uno de los días que disfrutamos de la ciudad reservamos un paseo guiado en tuk tuk. No es barato, desde luego, pero, para nosotros al menos, mereció la pena. Te acompañan a los miradores ubicados en puntos estratégicos de la ciudad, te cuentan detalles del día a día en Lisboa e incluso te descubren el mejor sitio para comprar los pasteis de nata. Encontraréis precios variados, aunque pocos son baratos. Suelen rondar los 30 euros por persona. María y Joao, que fueron quienes nos acompañaron a nosotros (contratamos la experiencia también a través de Airbnb), eran un encanto, además de discretos y profundos conocedores de la ciudad.

Por supuesto, existen una serie de visitas y paseos imprescindibles que encontraréis en cualquier guía (se me había olvidado contaros que, por supuesto, nos repasamos unos días antes alguna guía y libro sobre Lisboa en casa, aunque, en el caso de la peque delrevés, debido a sus dificultades de comprensión, lo que solemos hacer es enseñarle fotografías de lugares que vamos a visitar incidiendo en los medios de transporte que vamos a utilizar) de Lisboa. No voy a descubriros ahora nada si os cuento que hay que pasear por la mítica Alfama, callejear por Baixa-Chiado o que no podéis dejar de perderos por las orillas del Tajo y todas las calles que conducen a ellas en los alrededores de la conocidísima Praza do Comercio.

Viajar a Lisboa con niños

Con papi en uno de los miradores lisboetas

Nosotros, por ejemplo, no subimos en el elevador de Santa Justa porque el tema de las colas no es exactamente del gusto de la peque del revés, pero en hora menos punta, seguramente, no hubiera sido tan difícil. De todos modos, en el paseo en tuk tuk subimos al maravilloso Convento do Carmo, desde donde las vistas son muy similares, puesto que es a donde puedes llegar desde el elevador.

Cerca de esa zona, junto al mirador de Portas do Sol, encontraréis un pequeño pasadizo cubierto con un cómic que recoge la historia de Lisboa. Perfecto para los más pequeños y los grandes amantes del cómic.

viajar a Lisboa con niños

Cómic sobre la historia de Lisboa

viajar a Lisboa con niños

Lo que sí merece la pena y además, avanzó muy rápido, es hacer la cola para visitar el castelo de San Jorge. Un sitio único que es perfecto para visitantes de todas las edades y que, además, cuenta con mucho espacio al aire libre (lo cual es perfecto para la peque del revés) que, combinado con el área histórica de restos del castillo compone un cóctel ideal para los que prefieren aprender un poco de historia y vivir mil aventuras y los que, simplemente prefieren esperar tomándose algo en una preciosa terraza o disfrutar de las vistas en un espacio verde único en el mundo.

La entrada general tiene un precio de 10 euros, los niños tienen la entrada gratuita y existen descuentos para jóvenes, jubilados, personas en situación de desempleo o personas con diversidad funcional.

Truco útil en la visita de iglesias concurridas como la de Santa María de Belem.

Ya os comentaba antes que estuvimos, por supuesto, en Belem, pero como las esperas no son nuestro fuerte, limitamos el paseo a la iglesia y el maravilloso monasterio de los Jerónimos. Por si os pasa lo mismo que a nosotros, comentaros que si vais con niños no tenéis que hacer la cola para entrar en la IGLESIA, puesto que hay una cola preferente para familias. De hecho, a nosotros, esa cola nos salvó porque, después de casi 10 minutos esperando, una de las trabajadoras del espacio nos dijo que podíamos pasar por allí y fuimos los últimos en entrar antes de que empezase la misa mientras las otras 30 ó 40 personas que esperaban tenían que quedarse fuera una hora más (imagino que muchos decidirían irse y volver más tarde, al menos yo lo haría).

monasterio de los Jerónimos

viajar a Lisboa con niños

Maravilloso, el monasterio de los Jerónimos

viajar a Lisboa con niños

La iglesia es de entrada gratuita, mientras que el precio de la visita al monasterio varía en función de las edades y características. Los niños y niñas entran gratis hasta los 12 años, mientras que con el carné de estudiante o carné joven se obtiene un 50% de descuento sobre el precio genérico de 12 euros. También hay un precio especial “familiar” para un adulto acompañado de un mínimo de 2 menores de 18 años (también con el 50% de descuento) y la entrada es gratuita para las personas con diversidad funcional en un grado superior al 60% y su acompañante.

Hay billete conjunto (o al menos lo había) con la torre de Belem, pero soportar dos colas ya era demasiado para nuestra familia diversa.

Existen, por supuesto, algunas modalidades de tarjetas turísticas que incluyen varios monumentos lisboetas, además de algunas opciones de transporte. Te dejo el link donde puedes investigarlas por si te interesa alguna de ellas. A nosotros, la verdad es que ninguna nos encajaba.

¿Qué hacer en Lisboa en fin de año?

El ambiente esa noche se centra en la ciudad en la explanada conocida como Terreiro do Paço, en la Praza do Comercio. A primeras horas de la noche se suceden las actuaciones hasta pasada la medianoche. Miles de personas se concentran en esa zona para dar la bienvenida al nuevo año y, por supuesto, hay un broche luminoso en forma de fuegos artificiales.

fin de año en Lisboa con niños

Desde el castelo de San Jorge se veía el gran árbol de Navidad en la zona de celebración de fin de año en Terreiro do Paço

Nosotros preferimos darnos un paseo por la zona justo al anochecer, antes de que estuviese demasiado llena, ya que no nos entusiasman las algomeraciones y la peque del revés las lleva entre mal y peor. Valoramos entonces la siguiente opción que nos habían recomendado nuestros guías del tuk tuk, acercarnos a uno de los maravillosos miradores de la ciudad a contemplar el espectáculo de los fuegos artificiales. Pero teniendo en cuenta que habría que caminar bastante y además, obviamente, cuesta arriba, después de comprobar las vistas desde el que estaba más cerca de nuestro apartamento, decidimos irnos a descansar.

Lo que sí podemos deciros es que nuestros guías nos contaron que era una forma más tranquila de celebrar la llegada del año pero, igualmente, es importante ir pronto para hacerse con un buen sitio, porque suelen estar llenos.

Tiendas y cafeterías

De camino al centro nos encontramos con una tienda que yo quería visitar desde hace tiempo, justo desde que conocí su espacio en O Porto, A vida portuguesa. Os recomiendo que no la dejéis pasar porque tan sólo el local es una auténtica joya llena de sorpresas vintage.

Por supuesto, donde más tiempo pasamos fue en la zona infantil, llena de libros y juguetes vintage, pero el resto de la tienda está repleto de artilugios de papelería, cocina, decoración y baño on muchísimo encanto. Y, por supuesto, las ya famosas golondrinas.

Lisboa con niños

entrada de la tienda de A vida Portuguesa

a vida portuguesa, Lisboa con niños

A vida portuguesa. Lisboa con niños

La tienda está llena de encanto en todos sus rincones

Lisboa con niños

Y esas estanterías de libros…

Imposible no deleitarse aunque sólo fuese con un paseo.

Descubrimos paseando una coqueta cafetería A Fábrica de Lisboa, en la que servían también algunos platos para comer. Nos encantó, aunque lo cierto es que el centro de la ciudad está empezando a llenarse de sitios con encanto como éste, en los que la decoración está protagonizada por objetos antiguos en un ambiente acogedor y renovado.

La zona de callejuelas que suben y bajan hacia el castelo de Sao Jorge está repleta de pequeños locales donde se escucha fado en directo o grabado y se disfruta de una comida excelente.

Lisboa con niños

Un pequeño bar con encanto cerca de Alfama

Y, sin dudarlo, as mellores natas (pasteis de nata) las encontraréis en Manteigaría. Comprad una caja de 12 y llevadla para saborearlas. Son muy rápidos, porque están acostumbrados a atender a cientos de lisboetas y visitantes a diario.

Os dejo un montón de fotos para que acabéis de decidiros 🙂

Y si queréis visitar más pueblos en la zona, os dejo el link a nuestro viaje por las regiones vecinas y la visita al Dino Parque de Lourinha.

Compartir:

También te puede interesar...

Reloj de aprendizaje

Reloj de aprendizaje. Cómo aprender las horas y gestión del tiempo

El momento de retomar rutinas es uno de esos Súper Momentos en los que se evidencian muchas veces las dificultades de los peques para gestionar el tiempo, aprender a descifrar «ese lío» de las horas e introducir o asentar conceptos como las estaciones, los meses del año… Hoy te traigo los recursos que me han sido más útiles hasta ahora en este camino. ¡Mi último súper descubrimiento ha sido un reloj de aprendizaje que me ha enamorado!

Mi mirada te hace grande

¿Qué es para ti el autismo?

Vamos a por una de concienciación, de conocimiento, de aprendizajes, de puertas abiertas, de vidas reales. Hace un mes se celebraba el Día Mundial de Concienciación del Autismo pero ya sabes que soy del revés así que yo lo celebro cuando me da la gana o, mejor aún, todos los días del año. Te traigo hoy la visión y la experiencia de tres familias azules.

Penas de Rodas, excursión familiar en Galicia

Un paseo en familia por A Terra Chá con Manuel María

El Día das Letras Galegas, semana das Letras Galegas, por qué no primavera das Letras Galegas? Sea como fuere, es una excusa perfecta para hacerse algunas rutas en familia por la comarca de A Terra Chá, en la que nació el poeta Manuel María al que se dedica en 2016 este día. Y si no eres gallega/o, no puedes perderte esta hermosísima comarca verde como ninguna llena de restos celtas y romanos!

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.