Música para criar niños felices

21 / 6 / 2017 |

Para celebrar el Día de la Música recupero este post que escribí para el blog de GoodMood en el que reflexiono sobre la música, las habilidades que nos ayuda a desarrollar, distintas metodologías de introducción musical y cómo acercar la música desde la cuna. Me ha encantado reescribirlo para compartirlo por aquí con todas/os. ¡Que suene la música!

Música para crecer, criando con música

Desde antes de ver la luz por primera vez sentimos los ritmos que nos marcan los cuerpos de nuestras madres. Percibimos el tumtum de su corazón, bailamos en el líquido amniótico con sus vaivenes, escuchamos la música que nos cantan o nos “ponen” para que la sintamos en el útero. La música está presente en nuestras vidas desde el mismo momento en que la vida aparece. La música ES VIDA.

Cuando piensas en la relación entre los bebés y la música, ¿qué se te pasa por la cabeza? Cuando buscas actividades para que tu peque tome contacto con la música (sea en casa o en un centro externo), ¿qué es lo que más valoras? ¿en qué te fijas? Los criterios con los que las familias suelen elegir giran en torno a la posibilidad de que sus hijos/as disfruten con la música pero también incluyen siempre el factor del aprendizaje musical e, incluso, del acercamiento a los instrumentos.

De una u otra manera, en la mayoría de los casos, nos hacemos en nuestra mente de madres y padres un precioso dibujo mental en el que nuestro retoños acabarán tocando el piano, la guitarra o el violín. En algunos casos el dibujo incluye una sala de conciertos y, en muchos otros, se limita a un ámbito más doméstico en el que todos/as disfrutamos con esas interpretaciones.
Nos dicen que la música ayuda a que nuestros hijos sean más listos, e incluso existen estudios que, de alguna manera, lo corroboran. Me alegro de saberlo, la verdad, pero, en todo caso, prefiero que la música les ayude a ser mejores personas y, honestamente, creo que es posible.

Es posible que la música con disciplina haga a tus hijos más listos, pero yo prefiero que sean mejores personas y que experimenten y se comuniquen con la música

Este tipo de aspiraciones no tienen nada de malo, ni mucho menos, pero me temo que tienen mucho que ver con una forma de ver la educación y formación de nuestros hijos absolutamente “utilitaria” que no es muy del revés. Me explico.

“Quiero que mi hijo aprenda inglés porque le va a ser muy útil a la hora de buscarse un trabajo” o “He leído que la música ayuda a desarrollar el pensamiento matemático, así que voy a apuntar a la niña a clases” o “este año nos apuntamos a chino porque es el idioma del futuro”… Vaya por delante que no critico a las familias que tengan esta forma de plantear las actividades de sus hijos/as. Todo mi respeto pero, a partir de ahí. Vamos a reflexionar un poco.

¿Cómo puedes saber si tu hija va a necesitar inglés, alemán, costura creativa o carpintería? Nadie lo sabe en realidad. ¿Disfruta tu hijo en clase de música? ¿Es su pasión? Vamos a fijarnos más en lo que de verdad apasiona a nuestros hijos y a potenciarlo al máximo sin hacernos “dibujos mentales” de su futuro.

La música y la crianza, la música está en todas partes

Y, centrándonos en el tema del post de hoy, me gustaría acercaros otra manera de ver la relación entre los peques y la música. Otros modelos para vuestros “dibujos mentales”. ¿Qué os parece que la música ayude a vuestros hijos a comunicarse y expresarse desde pequeñitos?, que les ayude incluso a conformar su carácter, su manera de estar en el mundo y de relacionarse con los demás? La música es un instrumento perfecto para acompañar e impulsar el desarrollo cognitivo y socio-afectivo de cualquier niño. Con rimas y canciones aprendemos los dedos de la mano, los días de la semana, los nombres de las cosas… Aprendemos algunas de las cosas más importantes de la vida.

Como sucede en tantos otros aspectos de la vida, para percibir y disfrutar la música sólo necesitas prestar atención, escuchar unos segundos, sentir unos segundos.

Sé que a veces puede resultar complicado porque yo no lo veía así de claro hasta que llegó mi hija con su “esencia” musical. A través de ella descubrí otra manera de experimentar la música que muchas familias ya “viven” en su día a día como una vía más de comunicación, quizás la más maravillosa. Ella, como cualquier niño pequeño y cualquier ser humano con “inquietudes musicales” consigue arrancar sonidos rítmicos de las farolas, las tapas de las alcantarillas, las alfombras, las cajas, los palos… Tan sólo se trata de acompañarla y potenciar esa experimentación y descubrimiento.

Música para criar y crecer

La peque del revés con su guitarra junto al equipo de música

La música como medio de comunicación

Más allá de eso, la peque del revés se comunica con la música y ha conseguido introducir nuevas palabras en su limitada emisión oral a través de las canciones. Al fin y al cabo no hay mejor acicate para cualquier aprendizaje que la motivación y el placer.

Existen distintos tipos de escuelas, formaciones y teorías sobre la relación entre la música y los más pequeños. Una de mis preferidas es la de Música in Culla (música desde la cuna), justamente porque se acerca a mi manera de ver el lenguaje musical. Ya os he hablado con detalle de este proyecto, pero os voy a resumir algunas de sus claves por si queréis iniciaros:
1. Las propuestas musicales que se lanzan a los más pequeños tienen que ser sencillas en su “Puesta en escena”, pero complejas en su esencia. ¿Sabías que los bebés están más que preparados para escuchar música barroca y que, de hecho, se aburren con propuestas musicales muy simples? Es el mejor momento para ofrecer a tus hijos estilos musicales muy variados y sí, la música clásica es siempre la mejor opción por una razón muy sencilla, es la más compleja, rica y completa así que es algo que “necesitan” escuchar cuando su oído musical aún está por formar.
2. El bebé, desde muy pequeño, es un ser musical, así que todas sus propuestas rítmicas pueden y deben ser tenidas en cuenta e incorporadas a la propuesta musical. Si tú planteas una actividad marcando un ritmo y él/ella contesta con otro tenlo en cuenta siempre, incorpóralo y crea algo nuevo y más complejo con ese ritmo.
3. Somos acompañantes. No lo olvidemos nunca porque, si perdemos esta perspectiva nos perdemos muchísimos aprendizajes y propuestas de los pequeños. Ellos/as tienen una creatividad infinita que, en muchos casos, nosotros ya hemos perdido, no lo olvides.
4. Los instrumentos musicales básicos son la voz y el cuerpo. Todos tenemos un cuerpo con el que expresarnos y producir sonidos, si no somos capaces de explorarlo al máximo será difícil pedirnos que emitamos sonidos de manera natural con otros instrumentos.
5. Las propuestas musicales deben ser variadas, ricas, complejas y deben ser siempre canalizadas siempre teniendo en cuenta al niño/a, a través del juego, con propuestas que puedan entender y que le resulten atractivas.

¿Te animas a intentarlo? Sea cual sea tu respuesta, nunca, jamás te olvides de disfrutar porque esa es la única manera de vivir la música.

Compartir:

También te puede interesar...

Regalos con alma, regalos con corazón

Para Ti por ser Tú (Regalos con alma)

Más contenidos en clave navideña de la mano de nuestra colaboradora Paula Verde. Fotos e ideas para preparar regalos que no se compran y que, de hecho, no se podrían comprar con todo el dinero del mundo. Regalos hechos desde el corazón. No te lo puedes perder.

Libros y recursos sobre el espacio para niños

Libros y recursos para pequeños astronautas

Cinco libros, un montón de actividades y un cofre de astronomía… ¡Ah y un paraguas ultramolón! Son los recursos que os había prometido para seguir alimentando la sed de vuestros/as pequeños/as astronautas, gentes del revés. El espacio, los cohetes, las estrellas, los asteroides… ¿Te vienes a conocerlos?

influencers, bloggers de maternidad

Los robots, los influencers y la educación de la trampa

Retomo mi sección de comunicación del revés para analizar el debate del momento: bots, bloggers, instagramers y la educación de la trampa. La “picaresca” ha estado ahí durante siglos. En nuestro día a día vemos ejemplos de mentiras, actividades que sin ser ilegales se escapan de las reglas del juego. ¿Está bien pagar para tener más interacción y seguidores en redes sociales? Y qué consecuencias acarrea esto?…

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.