Manifiesto para niñas libres

11 / 10 / 2018 |

Léeselo si la tienes en la tripa, léeselo si ya va en tus brazos, léeselo si camina a tu lado. Que lo lea ella cuando sea capaz de hacerlo. Que circule y crezca y se alimente de todas y todos. Un manifiesto para niñas libres en el Día Internacional de la Niña.

Manifiesto para niñas libres

Hace un tiempo, buceando en internet, llegué a un manifiesto inspirador (al final menciono la fuente del texto que he modificado y aumentado) que quiero compartir con tod@s para celebrar, por llamarle de alguna manera, el Día Internacional de la Niña.

Porque todavía, en 2018, son muchas, miles, millones, las que no pueden decidir su futuro, las que acaban siendo vendidas, compradas, explotadas o forzadas. Todavía son muchas las que no pueden tomar las riendas de su destino.

Te dejo por aquí un par de posts del revés más sobre la princesa que quería ser Spiderman y la educación en igualdad.

Prólogo. Lo que elijas ser, de verdad, de corazón, desde la emoción y el raciocinio. Con todas las cartas sobre la mesa. Lo que decidas ser, sin cortapisas, sin acosadores, explotadores 

1. No eres una princesa y no lo serás nunca, salvo que tu mamá o tu papá sean reyes o conozcas un príncipe y te cases con él. Eres una niña única y maravillosa. Si vas a identificarte con algo, tanto da que sea con princesas como con amazonas, guerreras, artistas o jugadoras de fútbol, lo que tú decidas.

2. Los príncipes azules no existen. Pertenecen a los cuentos de hadas que te cuentan para que asumas que tu rol en el mundo es el de esperar al hombre ideal que te cuide y te libere de las cargas de ser una mujer responsable y autónoma, que te salve de las fatigas de la sociedad y te convierta en madre de niños que deberían completarte como ser humano. Sin necesitar absolutamente nada más en la vida.

3. Cualquier tipo de juguete puede ser para ti. No es verdad que haya cosas de varones y cosas de nenas. Te van a regalar cocinitas, bebés de juguete y sets de belleza para que te habitúes a esas actividades cuando crezcas, incluso si estudias una carrera y te apasionas por una profesión. Si quieres tener más coches que muñecas está todo bien. No dejes que nadie te diga lo contrario.

4. No hay límites para tus ganas de ser libre. Lo mejor que te puede pasar en la vida es elegir más allá de tu género, sin condiciones, y que tus elecciones varíen tanto como lo desees.

5. No aceptes que te digan “una niña no hace eso”. Los que te hablen así (incluso si son tus padres, lo siento, pero los padres también se equivocan, incluso sin quererlo), quieren cortarte las alas y marcarte un camino que creen que deberías seguir. Defiende tus decisiones, crece sabiendo que los que sostienen divisiones según el sexo tienen cerebros diminutos y mentes perversas o, en su defecto, sus cerebros han sido lavados durante décadas hasta conseguir este resultado.

6. Trepa a todos los árboles que puedas. Eso no es varonil ni femenino, es estar viva y saber jugar. Eso sí, recuerda que para eso vas a necesitar ropa cómoda. También podrás hacerlo con los tutús o los volantes, pero seguramente acabarán destrozados en la segunda zancada.

7. Vas a encontrar discriminación en los que te rodean. Recuerda que lo hacen porque tienen miedo y son ignorantes. Si puedes, explícales que están equivocados. Sino, sigue en la tuyo: que tu vida sea la mejor prueba de que no saben lo que dicen porque no lo han pensado bien.

8. El mundo está lleno de colores bellísimos, el rosa es uno más. Que tu existencia sea un arcoiris, no un merengue o una novela romántica. Y sí, en todo caso, te acabas quedando con el rosa, que sea después de probarlos todos hasta agotarlos y jamás consientas que nadie te diga que es “un color de niñas”.

Maletín de explorador, la lupa

La peque del revés investigando cómo funciona una lupa

9. Prueba juegos que vayan más allá de cambiar pañales, dar biberones y usar ollas de plástico. Hay mucho, infinitos. El mundo entero es un campo de juegos, así que seguro que no te resultará difícil.

10. Los chicos tienen pene y tú vagina y vulva. No te falta nada, lo de la envidia del pene es un invento para que pienses que ellos son mejores.

11. Evita las modas. Evita todo lo que te quieran imponer desde la televisión o Internet, hasta que puedas discernir qué te sirve de todo eso. Tengo que advertirte que esto puede ser un proceso que dure años, incluso toda la vida.

12. Que una persona tenga más cosas que tú, no significa que sea más feliz.

13. Nunca jamás dejes de preguntar por qué las cosas son como son. Nunca te conformes con la primera respuesta. Nunca te quedes con dudas si puedes sacártelas. El conocimiento es luminoso y te abre puertas. La educación salva vidas. Las cosas no son así porque sí.

14. Huye de la violencia. No porque sea patrimonio de los hombres, sino porque es la herramienta de los imbéciles sean del género que sean y vivan en el universo en el que habiten.

15. Nadie va a quererte más porque seas muy flaca ni porque tengas tetas grandes. Al menos nadie que valga la pena conocer.

16. Ver dibujos está bien, pero también lee. Lee mucho. Lee hasta que te duelan los ojos. Lee cuentos, novelas, historias de piratas, extraterrestres y ballenas blancas. Incluso si al principio no entiendes lo que estás leyendo, algo de eso queda en tu cabeza y la abre.

17. No descartes leer Cenicienta, pero acuérdate que ella y todas las demás se cansaron de comer perdices, en la parte que viene después del “y vivieron felices para siempre”. Nadie cuenta la historia de después y sospecho que muchas de esas princesas terminaron peor de lo que se esperaban.

18. Lo mismo vale para la música. Escucha mucha música, no sólo la que emiten en las emisoras de moda o la que escuchen tus padres o tus amig@s cuando crezcas. Todos los estilos musicales son para ti y pueden acabar alegrándote y completándote la vida. Si puedes, aprende a tocar algún instrumento, el que sea.

Música para criar y crecer

La peque del revés con su guitarra junto al equipo de música

19. Casarte y ser mamá es uno de tus destinos posibles, por supuesto pero NO ES OBLIGATORIO. Tu futuro no está escrito en piedra, es como la arcilla y puedes moldearlo. Y si te casas o te emparejas, recuerda que puedes hacerlo con una mujer o un hombre. Tu corazón manda.

20. Nunca eres muy chiquita para entender, lo que pasa es que a veces los mayores no sabemos cómo explicarte.

21. No siempre hubo mujeres presidentas. Son el producto de siglos de lucha y esfuerzo. No olvides a las que te precedieron, les debes mucho de tu libertad.

22. Las chicas que aparecen desnudas en las portadas de las revistas y en la tele lo hacen porque creen que no tienen otra cosa que mostrar. Y no está mal, no hay por qué juzgar la forma de ganar de dinero de las personas. Pero yo te recomendaría mostrar tu cerebro, que al contrario que el trasero, se te va a poner más firme con los años.

23. No hay guerras ni malosentendidos entre hombres y mujeres. Seguro que escucharás aquello de “es que a las mujeres no hay quien os entienda”. Es posible que tengamos sensibilidades o prioridades diferentes en determinados momentos, pero eso no imposibilita el entendimiento ni habilita a nadie para decirte que eres fruto de tus hormonas.

FUENTE: https://noentiendonada.wordpress.com/2011/02/06/manifiesto-para-ninas/

 Gracias por la inspiración que he modificado en algunos puntos y he completado con algunas aportaciones porque el futuro lo construimos entre TODAS y todos también, por supuesto.

 

Compartir:

También te puede interesar...

Conversaciones de parque

Conversaciones de parque

Te invito a mi pseudo experimento del revés. He aprovechado la última semana ( y quizás algún día más) para convertirme en notaria. Tan sólo conversaciones de parque. Algunas de las que he escuchado en los últimos días. Tan sólo un intercambio de frases entre seres humanos en un contexto de juego… ¿O quizás algo más? Creo que si somos capaces de registrar (sin juzgar) lo que se percibe a nuestro alrededor seremos mucho más conscientes de la realidad que nos rodea y podremos obrar en consecuencia.

propuestas para carnaval con niños en A Coruña

Llega nuestro primer Carnaval del revés

Pues ya iba tocando, nuestro primer Carnaval del revés! Esperamos sobrevivir honrosamente y disfrutarlo a tope, para eso os iremos contando las opciones de mini campamento que se vayan abriendo (la conciliación, ya sabes, esa utopía), fiestas y alguna sorpresilla.

Día Mundial del Niño. No son el futuro, son el presente

“Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca”. La letra de Esos locos bajitos sigue tan vigente como cuando la escribió Serrat hace 25 años. En la víspera del Día del Niño reclamamos una ciudad y una sociedad en la que no les esquinemos, les olvidemos, les apartemos e incluso les lleguemos a marginar. Un mundo en el que los coches importan más que los niños tiene un problema muy serio. Francesco Tonucci nos lo contaba en una conferencia hace poquito y aprovecho la ocasión para recordarlo.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.