Los anticonsejos para la vuelta al cole

4 / 9 / 2015 |

Recogemos propuestas, recomendaciones, ideas de expertos y de nuestra experiencia pero ya estamos un poco cansadas de los consejos, de que todo el mundo tenga algo que decir sobre cómo afrontar la vuelta al cole y la vida en general. Somos un poco rebeldes así que... aquí están nuestros anticonsejos, más allá de los corticoles y los lloros del primer día de clase.

Vacaciones, vuelta al cole, anticonsejos para la vuelta al cole

Confiésalo, a estas alturas ya te has leído como cinco posts de blogs o comentarios en redes sociales sobre cómo afrontar la vuelta al cole, cómo ayudar a tus peques a que no les resulte traumático, cómo ahorrar algún dinerillo en material escolar, ropa, etc, etc. Sí, sí, yo también soy madre y también me he leído unos cuantos textos de ese tipo. Algunos muy muy interesantes y enriquecedores y otros totalmente prescindibles, como todo. Pero por aquí no te vamos a dar más consejos, sino más bien “anticonsejos” (no existe un antónimo exacto así que nos hemos inventado este palabro).

Y ya os avanzamos que estamos preparando una lista de cosas #DelRevés, bonitas y prácticas para el día a día en el cole 🙂

1. Si consigues que los abuelos del revés, las tenderas y tenderos y la gente se calle la boquita, te mereces un monumento.

Te pasas días diciéndole a tu peque que el final de las vacaciones es una gran noticia, que va a estrenar libros, pinturas y, de repente, llega el abuelo del revés o la vecina de abajo y suelta algo del tipo de “Que, se acabó la buena vida eh! Ahora viene lo duro!!” Bufff, si pudieras los matarías con la mirada en ese instante, clavaditos se quedarían en el suelo si las miradas matasen. Te deseamos suerte en la lucha contra estos elementos adversos que suelen entorpecer la adaptación al cole con sus bienintencionados comentarios. Por aquí ya hemos lanzado rayos de kriptonita con la mirada y hemos callado más de una boquita para evitar desastres.

2. Convencer a tu peque de que el mandilón es una prenda super molona.

Todo positivo, el cole o la escuela infantil son geniales, las pinturas, los cuentos, los libros, libretas pero… ¿y el mandilón? Esa prenda que sólo sirve para que no se engorrinen hasta las orejas. Si tienes presupuesto, eres mañosa/o y te dejan en el centro que lo lleve personalizado siempre puedes hacer maravillas pero, en otro caso, ya te veo convenciéndole de que es una capa de superhéroe que le da superpoderes para que no lo odie desde el primer día.

3. ¿Serás capaz de llegar puntual el primer día de clase?

Psicólog@s, pedagog@s, logopedas recomiendan tomarse con calma las primeras jornadas de cole. No ir corriendo ni presionar a tus peques con aquella famosa frase de “Venga, que no llegamos, que nos cierran la puerta!!” Tienen toda la razón del mundo, estamos de acuerdo pero, la pregunta es, ¿seremos capaces de conseguirlo? Sobre todo en el caso de los niños y niñas con jornadas de adaptación que cortan la mañana con unas pocas horas de clase y que nos suponen a las madres y padres horarios de locos… ¿Podremos ir caminando tranquilamente o en coche sin cara de agobio porque no llegas a la reunión de las 11.00? Yo os animo a intentarlo, si lo conseguís, ya me vais contando cómo.

4. Quizás, sólo quizás, lo mejor sea escucharte y seguir tus instintos.

Podemos reproducir aquí muchas de las cosas que nos han dicho los expertos o que hemos vivido en nuestras carnes como la importancia de no introducir cambios drásticos en la rutina de los niños/as en el momento de la vuelta al cole (cambiar de casa, de habitación, de cuna a cama, sacar el pañal, etc). También podemos insistir en la importancia de ser siempre positivos cuando hablamos del cole y resaltar lo genial que será conocer a gente nueva o reencontrarse con amig@s o lo mucho que les gustarán algunas de las actividades que se encontrarán allí pero… esto son anticonsejos, recordad. Así que, en realidad, lo mejor es que os escuchéis, analicéis la situación con calma y sigáis vuestro instinto después de esa reflexión y de haber escuchado todos los consejos.

5. Si todo falla, recuerda nuestros consejos para estirar el verano y relájate un poco.

Piensa, sobre todo, en esos minutos de silencio sin niños/as. No tenemos nada más que decir 🙂

Vacaciones, vuelta al cole, anticonsejos para la vuelta al cole

Compartir:

También te puede interesar...

Caballeros o princesas...

Tan solo un vestido de princesa

Hoy nuestra genial mami diversa, fotógrafa y colaboradora del revés, Paula Verde Francisco, nos trae una historia de caballeros y princesas. La historia de un niño que quería un traje de princesa. La historia de cómo nuestra sociedad trata de “conducirnos” por un camino rosa o azul, de tutús o de espadas, cuando el mundo está repleto de posibilidades. No te la pierdas.

Día Mundial del Niño. No son el futuro, son el presente

“Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca”. La letra de Esos locos bajitos sigue tan vigente como cuando la escribió Serrat hace 25 años. En la víspera del Día del Niño reclamamos una ciudad y una sociedad en la que no les esquinemos, les olvidemos, les apartemos e incluso les lleguemos a marginar. Un mundo en el que los coches importan más que los niños tiene un problema muy serio. Francesco Tonucci nos lo contaba en una conferencia hace poquito y aprovecho la ocasión para recordarlo.

Queremos que nuestros hijos sean felices

¿De verdad queremos que nuestros hijos sean felices?

Hoy te invito a reflexionar un poco sobre el significado real de algunos términos y sobre lo que realmente queremos decir cuando afirmamos que queremos que nuestros hijos sean felices. ¿Qué es la felicidad? La felicidad no es, no puede ser un estado de ánimo permanente. No quiero que mis hijos caguen confetti y se rían eternamente. Eso sería desearles el mal. La felicidad es una búsqueda constante, es un equilibrio entre las diferentes emociones que necesitamos sentir, cómo y cuánto lo hacemos.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.