Si lo que quieres es vivir 100 años…

8 / 6 / 2015 |

Primera colaboración del revés de Carla López, nuestra musicoterapeuta favorita. Reflexión sobre el aprendizaje, sus ritmos, el placer de aprender disfrutando, la música... Musicoterapia en estado puro.

Musicoterapia

…toma pastillas para no soñar
– Joaquín Sabina

Escuchando esta canción se me viene a la cabeza una pregunta que ha llegado a mí muchas veces. De diferentes formas pero cuya esencia siempre es la misma. Esta pregunta encierra la eterna preocupación por el futuro y el temor ante el fracaso de los niños. Si alcanzarán los objetivos, si llegarán de primeros o de últimos. Deberá hacer un deporte, deberá aprender inglés, deberá aprender música, porque además es muy positivo para aumentar las capacidades cerebrales. En mi caso la cuestión gira en torno al plano musical, claro.

Por supuesto que hay estudios que avalan que la práctica musical contribuye a un desarrollo a nivel integral. Se sabe que los elementos implícitos en la música favorecen la actividad de ambos hemisferios cerebrales creando una interacción entre las partes encargadas tanto de aspectos más analíticos y racionales como del plano creativo e imaginativo. Pero, ¿significa esto que solo por empapar musicalmente a nuestros hijos serán personas más inteligentes? ¿Es el objetivo que lleguen a ser virtuosos musicales? o por el contrario, ¿que lleguen a sentir pasión por aquello que hacen, póngase por caso entrar en contacto con la música (cosa que llevamos de serie desde mucho antes de nacer)?.

https://igcdn-photos-a-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xfp1/t51.2885-15/1170967_271980849643936_16179100_n.jpg

Dentro de un proceso de aprendizaje, éste se produce de forma más significativa cuando hay una implicación emocional positiva y cuando cada individuo puede experimentar y empaparse en primera persona de aquellos elementos del entorno que le resultan interesantes, o lo que es lo mismo: los aprendizajes que permanecen de forma más sólida son aquellos en los cuales nuestra implicación y motivación ha sido mayor.

Cuando un bebé explora con su cuerpo y con su propia voz, va descubriendo un sinfín de herramientas que le permiten poco a poco ir comunicándose con el entorno. Lo natural si se siente a gusto con esta experiencia, es que con el tiempo comience a repetir los sonidos de la voz de su madre y de su ambiente cercano. Esta escena, que se manifiesta como un divertido juego, es equiparable a la jornada de cualquier científico que hace pruebas una y otra vez para llegar a alguna conclusión o descubrimiento.

El bebé está inmerso en un laboratorio cotidiano en el cual el juego de explorar el mundo es primordial para su completo desarrollo.
Cuando nos encontramos inmersos en una actividad que nos apasiona, el cerebro se activa, de tal forma que esa experiencia se convierte en un proceso maravilloso y placentero que querremos repetir durante toda nuestra vida.

Los aprendizajes llegan a nosotros mediante esta acción que se traduce en “jugar a vivir”. Aprendemos a caminar jugando, y también a comunicarnos y a hablar. Pasamos la mayor parte los primeros años de nuestra vida probando y viendo qué cosas nos dan un resultado positivo. Qué cosas nos hacen sentir bien. Y una vez las incorporamos, repetimos una y otra vez aquello que nos ha funcionado.

Los niños son seres musicales y creativos. La música les permite desarrollar fácil y libremente su capacidad creativa, comunicativa, su expresión corporal, intuición y ritmo naturales, memoria, concentración, coordinación, de una forma divertida siempre y cuando este proceso se adapte a sus necesidades, inquietudes e intereses.

https://igcdn-photos-f-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xap1/t51.2885-15/10296592_310727442409997_1033978885_n.jpg
Los mecanismos que intervienen en el desarrollo musical son los mismos que funcionan para el desarrollo del lenguaje. Y del mismo modo que para llegar al dominio de la lengua materna es importante experimentar tanto con nuestro cuerpo como con el entorno, tal y como veíamos en el ejemplo del bebé, lo mismo ocurre con la música. Es necesario sentirla y experimentarla directamente. Absorberla, probarla y ensayarla mediante la escucha, la experimentación con nuestro propio cuerpo y nuestra voz, la búsqueda de sonoridades en el entorno, la improvisación y la observación para que de ese modo se pueda incorporar como otro lenguaje más.

A nadie se le pasaría por la cabeza pedirle a un bebé de 10 meses que leyese el Quijote, por lo tanto, claro que la música puede ser muy beneficiosa para los niños, pero realizar una aproximación desde la interpretación de una partitura sería empezar la casa por el tejado, y mucho menos si todavía no ha llegado la fase de lecto-escritura. Todo esto se ha de tener muy en cuenta si no queremos que algo que a priori se supone muy placentero se convierta en el mayor de los calvarios.

Si respetamos los ritmos del niño, la música puede llegar a convertirse en una herramienta muy valiosa y que permanecerá a lo largo de toda su vida, que le ayudará a conocerse mejor en todos los aspectos, a ahondar en sus propias emociones sin temor a encontrarse con ellas para así aprender a gestionarlas, ayudarle a pasar por todos sus procesos vitales de un modo más consciente, pleno y maduro para de este modo llegar a convertirse en un adulto completo y feliz. Que en resumidas cuentas, es lo que importa.
Y, por supuesto, si puede ser con música, muchísimo mejor.

Compartir:

También te puede interesar...

Cuando estudiar se convierte en un desafío

Métodos innovadores, una mente abierta y proactiva, nuevas propuestas… Una ayudita orientativa para las mamás y papás que estén un poco preocupados por los resultados académicos de sus hijos/as a estas alturas de curso. En cualquier caso, no os olvidéis nunca de que la inteligencia no se mide tan sólo con las notas, ni muchísimo menos…

Collage de juguetes de estimulación vestibular y equilibrio

Juguetes sensoriales. Trabajamos el equilibrio y la estimulación vestibular

Sed bienvenid@s al primer post de una serie a la que le tenía ganas. Juguetes sensoriales clasificados en función de qué sentido estimulan, con diferentes modelos y recomendaciones. Apropiados para estimulación precoz, desde pocos meses de edad, para relajarse, para avanzar en áreas que necesiten ser desarrolladas o reguladas, para disfrutar al fin y al cabo siempre.

Las segundas primeras veces de la maternidad

Llenamos nuestros álbumes físicos y emocionales de retazos de primeras veces y relegamos a un segundo plano las segundas veces y las segundas primeras veces de la maternidad. Esas «hermanas menores» se merecen un lugar destacado en nuestra vida porque pueden ser, a veces, incluso más complicadas de alcanzar que las primeras, nunca lo olvides 🙂

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.