Libros perfectos para futuras científicas

9 / 2 / 2018 |

Las chicas son de ciencia, Ada, magnífica científica y Mujeres de Ciencia, tres libros perfectos para celebrar el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Pero, sobre todo, libros perfectos para aprender y descubrir la curiosidad científica y la lista de mujeres que han investigado y conseguido destacar en ámbitos como la astronomía, la química, la biología, la aeronáutica... Referentes para niñas, normalización para todos. Libros necesarios.

Libros para científicas magníficas

Titular trampa, lo admito, pero tenía que utilizarlo, puesto que el día 11 se celebra el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Ya te hablé del tema el año pasado y lo hemos tocado en varias ocasiones, entre ellas, cuando reseñé el libro “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”. Ahora toca repasar los tres títulos que he escogido para potenciar la pasión científica en tus hijas/alumnas y, por supuesto, en tus hijos/alumnos también. Porque es vital normalizar la presencia de la mujer en todos los ámbitos profesionales y descubrirles a niños y niñas que no existen más límites que los que queramos autoimponernos (a priori…)

Esta semana me descubrí charlando con el peque del revés del tema y escuchándole decir con toda su inocencia y buena intención: “Mami, pero eso de que se pensasen que las mujeres no podían ser científicas fue hace muchos años. Ya no pasa“. Me gustaría haberle podido responder con un rotundo “Por supuesto, cariño, ya no es así”. Pero no me gustaría mentirle a mi hijo en un tema que considero tan importante.

Así que vamos a intentar derribar barreras desde chiquitines, antes de que sea demasiado tarde. La selección de hoy he decidido estructurarla por edades para que os resulte más cómoda, puesto que es la primera de las preguntas que me hacéis siempre, ¿para qué edad lo recomendarías? Ya sabéis que siempre son edades orientativas y que cada peque es un mundo.

Ada, magnífica científica

Ada magnífica científica

  • Ada, magnífica científica, de Andrea Beaty, con ilustraciones de David Roberts.

La verdad es que no conocía este título ni esta pequeña colección de Beascoa con la que pretenden fomentar la creatividad, la perseverancia y la curiosidad científica en los niños. Está dirigido a los más peques. Podrían encajarles bien a partir de cuatro años (quizás con tres años pueda gustarles ya en realidad).

Textos rimados y sencillos para acercarnos la historia de la pequeña Ada Marie, un nombre compuesto que no es casual, por supuesto, la autora lo eligió tomándolo prestado de Ada Lovelace y Marie Curie, dos mujeres con una curiosidad infinita, como la de la protagonista de nuestra historia. Sus ansias de saber les condujeron a ser la primera programadora de la historia y a descubrir dos nuevos elementos en la tabla periódica: el polonoio y el radio.

Ada, magnífica científica

Ada no paraba de preguntar e investigar

Nuestra Ada Marie todavía no ha llegado tan lejos, pero nadie sabe todavía cuál es su límite. Su historia es la de una pequeña curiosa que no quería hablar porque lo observaba todo. Hasta que lanzó su primera frase: “¿Por qué?” y ya no dejó de moverlo todo, de preguntar a sus padres y de hacerse preguntas. Tantas que acaba en el rincón de pensar (la parte de la historia que no me convence, pero a la que Ada le da la vuelta en cinco segundos). Allí les demuestra a sus padres que “porque sí” no es una respuesta satisfactoria para un alma inquieta, al fin y al cabo, como dice el libro “Es una joven científica y está en su naturaleza”.

Ada, magnífica científica

La familia de Ada descubre que tiene que vivir con una científica

El texto rimado ayuda a acercar la historia a los más pequeños. Las ilustraciones, cuidadas y sencillas están pensadas para contar detalles de la historia que ayudan a engancharte.

  • Las chicas son de ciencia, de Irene Cívico y Sergio Parra, con ilustraciones de Nuria Aparicio.
Las chicas son de ciencia

Veinticinco mujeres de ciencia

Después de “Las chicas son guerreras” llega la historia de 25 científicas que cambiaron el mundo en 25 pequeñas fichas ilustradas que ayudarán a las niñas a tener referentes en el mundo de la investigación de ámbitos muy diversos. El libro estaría orientado a niñas/as a partir de 5/6 años, aunque me parece perfecto también para niños/as de 8, 9, 10, 11, 12…

Las chicas son de ciencias

Historias de mujeres ejemplares

Las chicas son de ciencias

Mujeres que cambian el mundo

Las chicas son de ciencias

Científicas en todas las ramas y de todas las épocas

El lenguaje que utilizan para contarnos las historias de estas mujeres es sencillo y cercano y el formato de ficha ayuda a realizar un seguimiento y crear una rutina de lectura. Perfecto para leer una o dos fichas por noche a los más pequeños. Me gusta especialmente para estas edades porque las historias están planteadas en forma de pequeños cuentos con curiosidades y/o datos para engancharles como cuántas estrellas hay en el cielo (¿cuántos niños habrán hecho esta pregunta?) o datos curiosos de la vida de nuestras 25 protagonistas.

Las fichas, además, recogen datos curiosos que llamarán especialmente la atención de los peques para memorizarlos. El texto, eso sí, es un poco más largo que el de otros libros de líneas similares como el de “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes” o “Mujeres”.

  • Mujeres de Ciencia, 50 intrépidas pioneras que cambiaron el mundo, de Rachel Ignotofsky.

Editado por Nórdica libros, este volumen es una joya destinada a adultos/as, pero que es perfectamente adaptable a niñas/os a partir de 7, 8, 9 años, dependiendo del grado de interés de los pequeños por el tema y sus ganas de mirarlo en familia y plantear preguntas.

Mujeres de ciencia

Mujeres de ciencia

Mujeres de ciencia

Mujeres de ciencia

Mujeres de ciencia

Las cincuenta historias son una auténtica joya por las ilustraciones que llenan este libro maravilloso que nos descubre a figuras como Mamie Philips Clarke, psicóloga y activista pro derechos civiles, Chien-Shiung Wu, química experimental, o Sau Lan Wu, física de partículas.

Mujeres de ciencia

Porque si tuviese que destacar dos o tres características de este volumen serían el hecho de haber realizado una investigación más profunda que otros libros para rescatar a perfiles muy distintos de científicas y activistas; la extraordinaria calidad de cada página del libro maquetado con un exquisito gusto barroco y sus maravillosos glosario y presentación, de los que no deberías perderte ni una palabra.

Así que es un libro perfecto para autorregalarte, sí, por si lo estabas pensando.

Como crítica añadiría tan sólo que la cantidad de ilustraciones por páginas y la selección de texto hecha obligan a condensarlo todo tanto que el tamaño de la letra dificulta para una miope como yo la lectura a medianoche 🙁

Compartir:

También te puede interesar...

Mochila Deglingos Omundoaoreves

Consejos para organizar la mochila de los peques (con sorpresa)

Te doy cuatro consejos que te ayudarán a tener siempre bien organizada la mochila de tus peques y te traigo un sorteo para que consigas una mochila ultra molona de Déglingos. La que tú y tu peque elijáis. Cualquiera de ellas te conquista a primera vista, se lava en la lavadora y son tan alegres y coloridas que combinan con todo.

La familia del revés en acción

La vida del revés no es tan diferente

Como hay puente, creo que es un momentazo para tomarnos una caña o un vino junt@s. Ya sabes que invito yo. Hoy te traigo un poco de vida, de mi vida y una reflexión verbenera, de una impaciente reconvertida en paciente forzosa, de una madre que tuvo que reinventarse y que descubrió que las mejores lecciones salen de los peores momentos.

Foto de Fran Ares, Sonia autónoma del revés

El pecado de ser mujer, madre y autónoma

Como en una película de Pajares y Esteso. Así me he sentido algunas veces en estos 635 días como emprendedora. Miradas condescendientes, empresas que ni te piden un dossier o presupuesto cuando hay otra empresa candidata liderada por un hombre, mujeres que confunden la “solidaridad” femenina con aprovecharse de tu buena fe… Ser madre diversa, emprendedora y mujer es un pecado que una atea como yo ha cometido sin dudarlo. No tengo la menor intención de hacer penitencia.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres

Suscripción Slider

Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.