Juguetes sensoriales II. Estimulamos el tacto y trabajamos la propiocepción

14 / 11 / 2019 |

Sigo empeñada en ayudaros a escribir vuestras cartas a los Reyes y Papá Noel este año con una selección especialmente cuidada de materiales para estimulación sensorial temprana y para trabajar de forma global o específica con algún sentido. Si empezábamos con el equilibrio y el sentido vestibular (uno de los menos conocidos) ahora le toca el turno a juguetes para la estimulación sensorial con los que también podrás trabajar la propiocepción. Te lo cuento dentro.

juguetes sensoriales

Cuando pensamos en juguetes y estimulación (siempre hablando de la justa y necesaria, nada de sobreestimular y llenar sus cuartos de juego de botones, luces y sonidos estridentes) los primeros sentidos que nos vienen a la cabeza son, probablemente, los auditivos y visuales. Pero existen otros sentidos que se desarrollan, en realidad, con la misma o mayor rapidez durante los primeros meses de vida.

Uno de los sentidos que se activa en el nacimiento es el del tacto y, de hecho, a los bebés les encanta, en general, que les toquen. Sentir las caricias y abrazos o incluso la presión de los brazos de sus seres queridos les ayuda a liberar endorfinas y experimentar con diferentes texturas es uno de sus juegos favoritos durante los primeros años de vida.

Pero el tema no se queda ahí, por supuesto. Cuando hablamos de niños/as con dificultades de procesamiento sensorial o problemas de integración sensorial, el tacto puede jugar un papel muy importante. Sin entrar en grandes profundidades, puede ser que el niño o la niña sea hiposensible o hipersensible al tacto o que, simplemente, no procese adecuadamente los estímulos que recibe a través de este sentido.

Sea como fuere, lo cierto es que a través del sentido del tacto nos colamos por un rápido atajo hasta los receptores sensoriales que nos ayudan a autorregularnos. ¿Qué quiero decir con este palabrejo? Pues que si estimulamos adecuadamente el sentido del tacto podemos ayudar a nuestr@s hij@s o a nosotr@s mism@s a recuperar la calma en determinados momentos.

¿Por qué sucede eso? No voy ahora a tratar de trasladar este blog a un espacio que no le corresponde. No soy terapeuta ocupacional, ni tengo un máster en integración sensorial, y la mayoría de quienes estáis al otro lado (aunque a algun@s me consta que sí) tampoco buscáis una información tan detallada, así que seré breve.

Se trata, en realidad, de algo más que el tacto, vamos a hablar de otro sentido que es mucho más desconocido para la inmensa mayoría de la población: la propiocepción. Se trata del sentido que nos devuelve información sobre cuál es nuestra posición en el espacio. A través de la información que nos aportan nuestros músculos y articulaciones, sabemos cuál es la posición de nuestro cuerpo, si estamos tumbados, erguidos, ladeados, cómo estamos nosotros con respecto a lo que nos rodea.

Cuando la propiocepción falla se puede notar en que, por ejemplo, los peques tienen un tono muscular bajo, o no tienen control postural, mal control de su manejo con las manos, no son conscientes de su esquema corporal, etc…

Por eso he estado hablando hasta ahora de juguetes que suponen un estímulo tactil, porque con ese tipo de elementos estamos enviando continuamente información a nuestro cerebro sobre dónde está nuestro cuerpo. Pero, para ir al grano realmente, continuo con lo que te explicaba antes, los estímulos propioceptivos nos ayudan a relajarnos, a recuperar el control de nuestras emociones. Digamos que consiguen que bajen nuestras alertas de forma que nuestro sistema nervioso se calma.

Así ha sucedido con la peque del revés en los últimos años. Hemos ido detectando toda una serie de situaciones en las que ofreciéndole juguetes y materiales que lancen una información tactil profunda que permita estimular la propiocepción, la ansiedad se reduce, llega el momento de la ansiada autorregulación que ya nos permite realizar otra actividad o, simplemente, respirar tranquilamente durante un buen rato 🙂

Hace unos días te presentaba un listado de propuestas de juguetes para trabajar la estimulación vestibular y el equilibrio y seguimos adelante con otro sentido (bueno, en este caso dos por el precio de uno 😉 ). Recuerda que el último paso será darte algunas pautas para que creéis vuestro propio espacio o rincón sensorial en casa.

Así que lo que toca ahora es presentaros un listado de juguetes y elementos de estimulación tactil y propioceptiva. La verdad es que, como en los últimos años hemos realizado un perfil sensorial de nuestra peque que nos ha clarificado sus carencias en esa área, la mayoría de los juguetes o materiales de los que disponemos son, sobre todo, apropiados para estimulación tactil “potente” y la propiocepción.

Vamos al lío, que me lío, ya os voy dando más detalles jugosos en cada propuesta.

Pelotas sensoriales.

Bueno, puedes llamarlas como prefieras, pero se trata de tener un surtido de más de 2 ó 3 pelotas con diferentes texturas y durezas, que ofrezcan una experiencia tactil muy diferente a cada peque. Te cuento nuestra selección para que te hagas una idea.

Este pack es perfecto para los más pequeños (a partir de 12 meses aproximadamente) porque incluye modelos con diferentes modos de agarre, texturas más suaves, otras más apriopiadas para caricias, etc.

pelotas sensoriales

Este tipo de pelotas se aproxima bastante más al fenómeno tan de moda de los squishy o como prefieras llamarles. Se trata de un conjunto de bolas rellenas de gel con distintas texturas (mi favorita es la granulosa, sí, yo también las uso) y con diferentes materiales como bolas de colores en su interior.

pelotas sensoriales

La peque puede pasarse horas apretándolas y disfrutando.

Y también os dejo link a los famosos squishies que, al fin y al cabo, a l@s mayor@s les encantan.

squishy

Arena kinética.
Seguro que no os la descubro, pero eso no impide que la recupere porque es uno de nuestros materiales favoritos desde hace años. La nuestra es la que os dejo en el link. Lo aclaro porque hay arenas en el mercado con una calidad más que discutible y que, al fin y al cabo, no hacen sino ofrecer una experiencia pobre a nuestr@s hij@s y, por otro lado, son más difíciles de limpiar porque se pegan prácticamente a cualquier superficie mientras que la arena kinética de calidad se limpia con gran facilidad.

arena kinética

Arena kinética

El peque del revés con las manos en la masa, en uno de los múltiples usos de la arena kinética

Además de la propia estimulación, obviamente, materiales como la arena kinética, el Mad Matrr del que os hablo a continuación o las arenas de colores ofrecen mil posibilidades creativas y de trabajo de la motricidad fina.

Mad Matrr
Lo cierto es que en la última década, la cantidad y variedad de materiales “aptos” para el trabajo manual ha crecido deforma desmesurada. Si me lo permitís, a veces pienso que incluso existen demasiados 🙂 A veces pienso que si, simplemente siguiésemos con la tierra, la arena, la harina y el agua tampoco nos iría tan mal… Al fin y al cabo, son materias primas realmente naturales.

Mad Matrr, manualidades

Taller de Mad Matrr en acción

Pero, lo cierto es que, siendo absolutamente artificial, confieso que el Mad Matrr me fascina. Es un material tan agradable al tacto como curioso y versátil. Lo tenemos desde hace 3 años y no me canso de jugar con él. Además, a la peque del revés, en general, le repelen otros materiales más “duros” y consistentes como la plastilina, así que suelo recurrir mucho más a este tipo de materia prima cuando quiero ofrecer propuestas de trabajos “manuales”.

Arena de colores
Otra propuesta apta para estimular el tacto de forma especial (para trabajar la propiocepción con ella hay que hacer un trabajo más específico) y para dejar volar tu imaginación. La nuestra nos la enviaron desde el equipo Jugaia y nos encanta.

Arena de colores

Arena de colores

Su tacto, en este caso, sí que es absolutamente real, una maravilla, arena, arenita, sin añadidos… Bueno, sí, los colores, que le dan vida y mucha mucha luz. Y la dotan de mil posibilidades de estimulación, juego y creación.

arena de colores

Hemos hecho con ella un micro taller de grafomotricidad escribiendo y dibujando con los dedos. La hemos clasificado en botes por colores y hemos acabado mezclándola a lo loco hasta obtener un auténtico arco iris que nos ha encantado.

arena de colores mezclados

Aquí, ya en el momento en el que habíamos decidido mezclar todos los colores

Por supuesto, hemos reservado también un poco de arena de cada color por separado para crear una botella de colores. Es una actividad muy muy sencilla y resultona que al peque le ha encantado.

Alfombras
Colocar en el área de juegos una alfombra de texturas pueden ser también una buena opción. La verdad es que las que he encontrado en el mercado que me gusten me han parecido muy caras, así que he optado por buscar simplemente una alfombra de pelo corto que sea especialmente suave. Puedes encontrar modelos similares en Ikea o aquí.

alfombra pelo corto y suave

Nosotros elegimos este modelo por su pelo suave

Las otras de las que te hablo ofrecen diferencias experiencias de contraste tactil que puedes, por otro lado, compensar con materiales como las pelotas y masajeadores.

El slime
Otro material muy de moda. No, no te voy a dar un tutorial sobre cómo hacerlo por una razón muy sencilla: TODAVÍA NO LO HEMOS INTENTADO.

Bueno, el peque del revés sí lo ha hecho en varias actividades fuera de casa, pero la verdad es que no es algo que nos haya apetecido probar en ningún momento concreto. Aunque sí es cierto que les gusta manosearlo, manipularlo, estirarlo… pero después de un ratito, como que ya no se nos ocurre mucho más que hacer con él… No sé, no nos inspira, ¿qué le vamos a hacer?

Slime

Así que simplemente te dejo por aquí varias opciones para comprar slime online, aunque ya sabes que en tiendas como Tiger siempre hay también varios tipos.

Vibración

He dudado mucho de si incluir en este post los vibradores, ya que, en realidad, no se los podría denominar como un juguete. Pero finalmente me he decidido a hacerlo porque sí son un elemento de estimulación y relajación que son los otros objetivos que se buscan con todas las propuestas de juego que incluyo. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que se trata de una propuesta delicada, no válida para cualquier peque, puesto que para muchos resultan demasiado «invasivos».

Pero bien utilizados, los masajeadores con vibración son estímulos fantásticos. Dos consejos: probar antes de decidirse a comprar porque puede que te acabes encontrando con un vibrador que el niño/a rechace y siempre dosificar, porque puede acabar creando «adicción». Hay días que, si no se lo retiramos, la peque estaría todo el día muerta de la risa con sus masajeadores.

cojín vibrador

cojín vibrador de pelo sintético

mariquita vibradora

Sobra decir que lo que realmente estimulamos a tope con este tipo de trabajo es la propiocepción al recibir continuamente información sobre el propio cuerpo, al tiempo que relajamos los músculos.

Incluyo una pequeña selección extraída principalmente de la web hoptoys, que suele tenerlos de buena calidad, hay un modelo similar en Tiger y algún otro que os dejo enlazado de amazon, por si queréis probarlo. Lo bueno de esta plataforma online es que las devoluciones son muy sencillas.

Un poco de todo, cestas de descubrimiento y mucho más

Desde los primeros meses de vida (en cuanto son capaces de sentarse) hasta adult@s con diferentes características de integración sensorial. Las cestas de descubrimiento son una propuesta sencilla y barata. Se trata de reunir varios objetos que puedes tener habitualmente en tu casa y ofrecerlos juntos en una cesta, caja o bolsa de materiales naturales.

Ejemplos: una cuchara de madera, un raspador, un rallador, un cepillo para los pies, un raspador de durezas en los pies, una tela muy suave (seda, gasa), un estropajo, un pequeño tubo o pajita metálica, un cojín blandito…

cesta de descubrimientos

Nuestra versión casera de cesta de descubrimientos

jugando con pelotas sensoriales

Se trata de ofrecer fuertes contrastes tactiles que ayuden a los más pequeños a ayuden a l@s más pequeñ@s a completar adecuadamente el desarrollo del sentido y, de paso, propicien una estimulación adecuada. En el caso de niñ@s mayores o adolescentes o adult@s con problemas de integración sensorial, trabajando de esta manera se estimula además la propiocepción.

Los ejemplos son casi interinables, así que voy terminando y animándote a que juegues a tocar.

 

Compartir:

También te puede interesar...

Niños en verano, verano con niños, cosas para hacer en verano, foto de Paula Verde

Cosas que deberían hacer (o no) todos los niños en verano

El verano es el momento ideal para SER NIÑOS, experimentar, sentir, vivir… Os dejamos nuestra anti-lista, unas cuantas propuestas e ideas para pasarlo bien estos meses. Sabemos que no hemos descubierto la penicilina, pero tampoco lo pretendíamos, tan sólo que paséis un buen rato 🙂

Libros con pictogramas, colección Makakiños

Por qué debes utilizar libros con pictogramas

Hoy os traigo un post un poco más largo de lo habitual, pero creo que merece la pena. Los libros con pictogramas son una herramienta maravillosa y especialmente útil para niños y niñas con diversidad funcional y cualquier pequeño que se esté iniciando en la lectura. Os cuento por qué y cómo elegir los más adecuados.

Consejos para sobrevivir a la cabalgata de los Reyes

Consejos del revés para sobrevivir a la Cabalgata de Reyes

Abuelos que darían la vida, los codos y los hombros de tus hijos por que sus nietos no se pierdan detalle de la Cabalgata, caramelos imposibles de capturar y lluvia y viento que amenazan. Parece misión imposible, pero sobrevivirás a la Cabalgata con nuestros consejos del revés!

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.