Respeto a túa forma de vivir a maternidade

8 / 2 / 2017 |

Son xornalista, como Samanta, teño aproximadamente a mesma idade ca ela, unha filla e un fillo, coma ela, o pelo castaño, coma ela... E ata aí as nosas similitudes. Non son ninguén para xulgala nin a ela nin a centos de milleiros de mulleres no mundo que viven e sinten a súa maternidade á súa maneira. E non acabo de entender por que cada vez que unha nai conta a súa experiencia nos escandalizamos e lle saltamos enriba. Por que non sucede iso cos pais? Nais do mundo, por favor, non nos equivoquemos de inimigo!! Por certo, tamén me lin o libro :)

Samanta Villar é xornalista, coma min.

Ten, aproximadamente, a mesma idade ca min.

É nai de un neno e unha nena, coma min.

Ten o pelo castaño (non sei se natural, pero en iso non nos imos meter agora) coma min.

E ata aquí a lista de similitudes entre a vida da autora de “Madre hay más que una” e unha servidora.

Eu nunca podería poñerme na túa pel, nin o vou intentar.

Eu non podo sentir o que ela sinte, percibir como ela percibe cada situación, non podo, nin quero, nin debo.

Porque somos mulleres diferentes, con procedencias diferentes, fillas diferentes, amigas diferentes, amantes diferentes, nais diferentes.

Por iso, nin a xulgo a ela, nin á nai que deixa de dar o peito, nin á que decide deixar o seu traballo para dedicarse ao coidado dos seus fillos, nin á que chora día e noite porque é incapaz de sobrepoñerse á súa tristeza continua, nin á que é capaz de sair a tomar unha copa coas súas amigas aos dous meses de parir. En todo caso, daríalles unha aperta. Se mo pedisen. Só en ese caso.

Arranco mi reflexión sobre sus polémicas declaraciones en diversas entrevistas concedidas a raíz de su libro y de su propio libro (sí, me lo he leído, me parecía lo mínimo que se podía hacer porque ya estoy harta de leer y seguir polémicas sobre un par de frases que no profundizan nunca en el origen de esas declaraciones) recordando algo que ya escribí en su día: el amor nos iguala. Al menos, así lo veo yo. Llamadme ilusa, pero sigo pensando que así es.

Del resto, Samanta, María, Núria, Uxía, Anna, Loreto, Silvia, Mercedes, Pilar, Carmen, Raquel, Sandra, Olga, Lorena, Loli, Xiana, te llames como te llames. ¿Quién soy yo para juzgarte? ¿Quién es nadie para hacerlo? ¿Por qué nos empeñamos en lanzar piedras contra cualquier mujer que manifieste públicamente una manera de vivir la maternidad que no encaja con la nuestra? ¿Por qué no sucede lo mismo con los padres? ¿Por qué no respetamos la visión de la maternidad que nos dan otras mujeres? ¿Por qué nos creemos con derecho a montar en cólera porque otra mujer diga algo que se salga de nuestros esquemas?

Hace tiempo había visto este vídeo que me enganchó por completo y sigo estando absolutamente a favor de esta manera de ver la maternidad. Sé que es un vídeo comercial pero… ¿acaso no es posible? Apoyémonos en lugar de juzgarnos porque el enemigo es otro.

 

También este otro…

 

Además, para seros totalmente sincera, y es algo que ya os he contado en más de una ocasión, yo, como millones de mujeres en el mundo, he sentido el mundo hundirse a mis pies en los primeros meses de vida de mis hijos. Me he desesperado, me he agotado, me he rehecho como he podido, he pasado noches en vela, he llegado a pensar “¿pero qué coño hemos hecho? ¿dónde nos hemos metido?” para a continuación deambular por mi casa como una zombie que no recuerda ni dónde tiene la cabeza.

Todas esas cosas que Samanta conta nas súas entrevistas y en un 4% de su libro son experiencias en las que me siento reconocida y me sorprende pensar que una mujer puede llegar al embarazo sin conocer experiencias como esa. Así que, por si acaso, allá voy, con la verdad por delante, como siempre, con el corazón en la mano. Mi experiencia, la única de la que puedo hablar, la única que podría descibir y compartir.

Durante las primeras semanas y meses después de haber tenido un hijo lo normal es que toda tu vida se centre total, completa y absolutamente en ellos. Esas personitas que acaban de salir de tu cuerpo suelen tener la manía de reclamarte una y otra y otra vez hasta puntos que pueden llegar a exasperar. Descubrirás nuevas formas de perder la paciencia y de cansancio que no imaginabas que existían. Te dolerán los pechos (si optas por la lactancia materna), descubrirás que una hora puede durar un año, que eso que te contaron de que aprenderías a distinguir los llantos de tu hijo en función de cuál sea su motivo puede ser mentira o simplemente tardar demasiado en llegar.

Familia del revés en plena acción

La familia del revés en plena acción. Foto de Fran Ares

Averiguarás que pueden dolerte partes del cuerpo que ni siquiera sabías que tenías y que el concepto de intimidad o el pudor pueden estar sobrevalorados. Tengo amigas que se han sorprendido a sí mismas metiéndose el pecho bajo la camiseta al llegar a la calle porque ni siquiera eran conscientes de tenerlo al aire. Tengo otras que afirman que han podido dormir del tirón casi siete horas desde las primeras semanas de vida de su bebé pero, sin embargo, después han terminado desesperadas rogando una hora de sueño cuando les han salido los dientes.

Porque la maternidad y la paternidad son agotadoras, extenuantes. La experiencia más dura e intensa por la que pasarán muchas personas en toda su vida sin duda. Pero la naturaleza, que es muy sabia según dicen, nos ayuda a olvidarlo poco a poco, para que la raza humana no se extinga. Claro que, para conseguirlo, tiene a los mejores ayudantes del mundo. Esos que te conquistan antes de saber emitir ni un sólo sonido, que te atraviesan con una mirada. Los únicos seres humanos en el mundo a los que eres capaz de limparles la caca y besarles al mismo tiempo (hasta que te toque cuidar de familiares ancianos o dependientes, claro). Tienen todas las armas a su favor para convencerte de que merece la pena. La decisión es tuya.

Madre hay más que una, libro de Samanta Villar

El libro

Pero, como comentaba antes, no quería hablar sólo sobre las polémicas declaraciones, así que me he leído el famoso “Madre hay más que una”. Si os animáis a leeros el libro de Samanta Villar encontraréis, sobre todo, una descripción de su historia, cómo decidieron tener hijos, sus dificultades para conseguirlo, los procesos a los que se sometieron, su embarazo y su parto. Pero también (y esto es lo que más me gusta del libro, la verdad), os encontraréis con relatos de formas variadas de vivir el embarazo, el parto, la maternidad y la paternidad, los abortos y fenómenos poco conocidos como el de la coparentalidad, entre otros detalles. Eso es para mí lo mejor del libro, sus aportaciones periodísticas en forma de historias diversas, de formas de sentir y de vivir diversas que, al final, responden siempre a un mismo motivo: el AMOR.

Dicho todo esto, last, but not least, que dirían los británicos o americanos, en realidad, las declaraciones de Samanta temo que respondan también a otro motivo que no tiene nada que ver con la maternidad, sino más bien con la venta de libros. Un objetivo absolutamente lícito. Los debates de otro tipo sobre estas razones los dejamos para otro post.

Compartir:

Tamén che pode interesar...

PELIMANTA MUSICAL II

Frío, choiva, abeto recollido, cansancio… Acaso non apetece un peli-manta? Hoxe Carla López, a nosa musicoterapeuta, tráeche un par de recomendacións de pelis para ver con e sen peques, ambas moi musicais, por suposto.

Ciencia para nenos

Experimentos científicos e revistas super molonas no post de hoxe. Porque a ciencia non ten idade nin ten por que ser aburrida, é máis, TEN que ser divertida, práctica e moi moi atractiva. Preséntoche algúns blogs con propostas científicas para nenos e a primeira revista de ciencia para peques, Principia Kids.

Viaxar a destinos kid friendly

Amabilidade, sentido común, empatía e algúns servizos que nos faciliten un pouco a vida é o único que se require en realidade para ser un destino kid friendly. Hoxe repasamos algúns e che contamos sobre servizos que te poden axudar un pouco se marchas de viaxe este verán.

Interésache colaborar connosco? Cóntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias e de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas o seu uso.