Os nenos do “agora” e “aquí”

27 / 3 / 2017 |

Nenos con estrés, os fillos dos "gústame", as novas xeracións foron "bendecidas" con toda unha serie de comodidades que poñen o mundo nas súas mans. A xeración do "agora" e o "aquí", unha das mellor "conectadas" da historia, corre o risco de acabar totalemente desconectada do que realmente importa se non paramos o mundo un momento e nos/lles permitimos desfrutar do poder das esperas, do aburrimento e a natureza.

Era un día de principios de marzo, unha tarde calquera cando o peque do revés me espetou: “Mami, vou escribirlle a carta aos Reis Magos”. Saltátonme todas as sinais de alarma. “Como, cariño? ¿Xa? Se aínda faltan nove meses e nin soplaches as velas de este ano!! Souben que tiña que escribir este post que tiña na cabeza dende había tempo. Porque están condenados desde o seu nacemento sen comelo nin bebelo, sen sequera telo pedido nin saber moi ben o que está sucedendo. Os/as nenos/as das últimas xeracións son os nenos do “agora” e “aquí”. Vivimos na sociedade do estímulo constante, da satisfacción constante, da presa constante. Querémolo todo para onte, nos preparamos as vacacións en xaneiro, compramos os abrigos en agosto, adquirimos obxectos por impulsos e non somos quen de soportar que os nosos fillos se aburran durante vinte minutos. ¡Pobres nenos, onde imos parar, levémolles todo o noso arsenal de aparatos electrónicos, xoguetes, libretas e pinturas para encher ese espazo!

Temos medo de perder o tren, de perder todas esas oportunidades que a sociedade da hipercomunicación nos depara e, ofuscados por ese medo perdemos, polo camiño, capacidades que son moito máis valiosas que as que ansiamos. Corremos sen saber moi ben a onde imos e arrastramos en esa carreira absurda aos nosos fillos. Párate un segundo a mirar detrás de ti, aí está, xusto pegado á estela que deixas na túa carreira.

No soy psicóloga, ni coach, ni psicopedagoga, ni tan siquiera maestra. Soy mucho menos y mucho más que eso, apenas una madre diversa que se ha visto obligada a ser educadora, enfermera, psicóloga, logopeda, jugadora de fútbol y hasta inventora. Y en estos años de aprendiz de todo me ha dado por observar un poco. Observar a madres angustiadas por no saber cómo reaccionar de manera inmediata ante la rabieta de su hijo, padres que se muestran totalmente perdidos por no tener una respuesta a una pregunta o una solución a una situación en un momento determinado. ¿Por qué?

Necesitamos tener respuestas para todo, necesitamos ser reafirmados con una ovación, un “megusta”, una pegatina con una carita sonriente. Y si no es así… nos sentimos perdidos y trasladamos ese sentimiento y ese ansia a nuestros/as hijos/as a diario. Sin pretenderlo, sin pensarlo, sin ni siquiera ser conscientes de lo que hacemos mal, pero lo hacemos.

El placer de aburrirse, vivir con menos estímulos

Peque del revés desconectando en 3, 2, 1…

E que sucedía co peque do revés? Xa se aburrira dos agasallos que recibira en xaneiro? Sí e non. Non porque che aseguro que sigue xogando con eles case a diario e sí porque na súa mente de neno do século XXI, veloz como un megabyte, o ansia é superior a calquera outra sensación.

Nuestros/as niños/as son los hijos de los “megusta”, de un mundo en el que te puedes descargar cualquier película que te guste y disfrutarla en cualquier rincón del planeta, de una sociedad en la que todo lo tienes a un golpe de click (todo lo que menos importa) y en la que mamá y papá siempre van a estar ahí para sacarte las castañas del fuego.

Las buenas noticias es que aún estamos a tiempo. No somos un caso perdido y mucho menos nuestros/as hijos/as. Párate un momento, tómatelo en serio. Tan sólo necesitas:

  • Reaprender a esperar. Difícil, lo sé, pero muy necesario para conseguir reducir el nivel de estrés propio y el de nuestros hijos en el futuro. Cuando son muy pequeños no tienen conciencia clara del paso del tiempo, así que siempre puedes utilizar fórmulas alternativas para explicárselo como, “Para ir al parque tenemos que esperar hasta después de que llegue mamá de trabajar” o “iremos a comer después de hacer esta compra”. De lo que se trata es de que, tanto tú como ellos, os percatéis de que hay un más allá del “ahora” y que el proceso nunca debe ser acelerado.
  • Retomemos el contacto con la naturaleza. Puede ser complicado en función de la agenda y de donde viváis, pero también es imprescindible para conseguir retomar un ritmo de vida más pausado. Un fin de semana o una tarde en el campo pueden hacer milagros. Si tienes o has tenido aldea o pueblo sabrás de lo que te hablo. De esas tardes en las que lo único que hay que hacer es ir a tirar piedras al río, de observar el tiempo pasar desde la barrera, una de las mejores actividades para reaprender a estar en el mundo.
peque del revés en el campo

La peque del revés disfruta mucho del contacto con la naturaleza

  • Despídete de tu smartphone. ¿Recuerdas cuando los teléfonos eran sólo teléfonos? Si acaso algún sms de vez en cuando para dar un aviso. Piensa en lo que hemos perdido por el camino desde aquel momento y reflexiona conmigo un minuto. ¿Se va a acabar el mundo si desconectas los datos del móvil durante unas horas al día? Te propongo que pruebes en fin de semana o a partir de una determinada hora de la tarde-noche. Piensa en que eso es recuperar tiempo que has ido cediendo a las redes sociales y al trabajo para emplearlo en ti y en los tuyos. Así les demuestras que te importan mucho más que cualquier tweet o foto de Instagram.
  • Recupera las actividades manuales. Y no, no hablo de programar una tarde llena de actividades con pompones, cartulina, limpiapipas y gomets que has investigado en Pinterest, no. Hablo de cocinar en familia, de cuidar del jardín, de pintar con los dedos, de construír una cabañita en el bosque… Y si no os apetece nada de esto y tampoco os queda el campo muy a mano, por qué no un safari fotográfico por la ciudad o simplemente un paseo sin ningún objetivo. No hay nada mejor para resituarnos en este planeta que TOCAR.
  • El aburrimiento revolucionará el mundo. Muy relacionado con lo anterior, un tema al que ya le dediqué un post en su momento. Y es que del aburrimiento pueden surgir las grandes pasiones de la vida. No hay mejor ingrediente para potenciar la imaginación y la autonomía de tus hijos/as que permitirles que se aburran sin correr al rescate con cinco juguetes en diez minutos.
  • Aprende a decir NO o, como mínimo, “ahora NO”, “vamos a negociarlo”. Porque muchas de las cosas que te pide tu hijo/a o de las propuestas que te lanza  son viables, sí, pero concediéndolas sin más, el perjuicio es muy superior al beneficio inferido. Porque sí, vale, tienes el dinero suficiente para tener una portería de fútbol, una canasta de baloncesto, la última videoconsola o, simplemente, esa chuche que tanto le apetece para merendar.
  • Un NO a tiempo puede salvar vidas.

    Convídote tamén a ler as reflexións de Noelia López Cheda no seu blog ao respecto. Seguro que te enganchan tanto como che aportan. Por certo que esta semana estará dando unha charla no cole Compañía de María.

Compartir:

Tamén che pode interesar...

O traballo de mamá

Mami, e ti en que traballas? Como explicarlle ao teu fillo o teu proxecto persoal de vida ou as túas aficións que acaban convertíndose en paixóns e case un traballo. Como implicar ao teus peques en aquelo que te apaixoa. Paula Verde che conta como o fixo ela. Por certo, que fai mooooooitas máis cousas que sacar fotos marabillosas e motivar aos seus fillos (como todas as nais)

Grazas a ti somos finalistas nos premios Madresfera

Conseguímolo (falo en plural e non é maiestático) omundoaoreves está na final dos premios Madresfera grazas a ti, a todos e cada un de vós e aínda non o creo. Non sei como devolver todo o cariño recibido, pero vouno intentar.

Cómo hablar a los niños sobre la diversidad funcional

Nun momento ou outro a todos/as nos toca responder a algunhas preguntas dos nosos/as fillos/as ás que non sabes cómo enfrentarte. Hoxe che dou algunhas ideas para achegarte ás persoas con diversidade funcional, compañeiros de cole, nenos que coñecedes, outros que simplemente ven na rúa, familiares, amigos. Todos somos diferentes, todos somos iguais.

Interésache colaborar connosco? Cóntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias e de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas o seu uso.