A febre nos bebés

5 / 10 / 2016 |

Chega o momento da súa primeira febre, chispas. Bueno, e todas as que veñen despois, porque nunca estás preparada/o para ese momento, en realidade. O de hoxe é un post imprescindible no que Iria de Cal, de Arkhé Espacio Educativo, entrevista ao pediatra do seu peque, Juan Delgado, e vos da todas as claves para afrontar con calma ese momento. Desmontando falsos mitos como o de que sexa necesario desnudalos ou bañalos en auga tibia. É realmente necesario tratar a febre?

La primera vez que sonrió, su primer diente, su primera palabra… Y en ese cajón de nuestra memoria donde guardamos sus primeras y entrañables veces, está también la angustiosa primera vez que tuvo fiebre alta.

A nosotros nos tocó cuando nuestra hija tenía 6 meses. Fiebre. Sin más. Un viernes. Eso tampoco lo olvidaré; parece el día favorito de los virus para atacar. Como nuestro pediatra de cabecera no estaba, fuimos a otro. La historia entera no os la cuento. Acabamos en urgencias.

Nos pasamos el día entero “de médicos” para irnos “casi” como llegamos: con fiebre, con unos mocos regalo del ambiente hospitalario y con un montón de dudas.

Dudas porque lo que vimos y escuchamos ese día no nos cuadraba con la información previa que teníamos. Sumadas a la ignorancia que ya traíamos nosotros de serie, claro.

Dudas que a cualquier madre con algo de rodaje le parecerán chorradas. Pero qué fértil y desbocada puede ser la una mente de una primeriza… Yo me cuestionaba cada pequeña acción. ¿Debería darle el apiretal?, ¿debería abrir las ventanas que aquí hace calor?, ¿debería vestirla aunque tenga fiebre que aquí hay corriente…?

Hablando después con amigas y con otras madres, me di cuenta de la desinformación tan grande que existe sobre la fiebre y decidí escribir este post.

Yo no soy nadie para hablarle a otras madres y padres sobre la fiebre en los bebés, así que he recogido información de quien sí sabe del tema: Juan Delgado, el pediatra de mi hija. (http://pediatradecabecera.com/) Confío en él, entre otras cosas, porque se preocupa de actualizarse y de estar en permanente formación continua. Algo que debería ser lo normal en cualquier profesión, dicho sea de paso, pero que no es muy habitual…

 

LO HE ACRIBILLADO A PREGUNTAS. AQUÍ ESTÁN SUS RESPUESTAS:

 

– ¿Por qué las personas tenemos fiebre? ¿Cuál es el peligro real de la fiebre en sí misma en los bebés, obviando el motivo que la ocasione?

Tenemos fiebre porque es buena y necesaria. No es peligrosa. La naturaleza es sabia. Si tenemos fiebre es porque nos conviene. Los animales de sangre fría buscar el calor cuando tienen una infección (alacranes y lagartos se ponen al sol, los peces van a aguas más calientes…)
Casi en el 100% de los casos la fiebre en los niños es una respuesta del organismo a una infección. La fiebre potencia las defensas y “fríe” los gérmenes. Es un síntoma, no la enfermedad.
Pero no toda elevación de la temperatura es fiebre; por ejemplo, un golpe de calor (por estar en un coche en Málaga en verano durante una hora), muy raras enfermedades neurológicas u otras llamadas autoinflamatorias, pueden elevar la temperatura.

– Te he escuchado alguna vez que debemos mirar al niño y no solo el termómetro pero, ¿hay algún límite en la temperatura a partir de la cuál sí que debemos administrar un anti térmico, independientemente de cómo se encuentre el niño?

En la fiebre hay una orden del centro termorregulador, nuestro termostato particular, que responde a la infección y nosotros podemos (no siempre es necesario) contrarrestarlo con una contraorden química (medicamentos antitérmicos).
El objetivo es, como apuntas, el niño, no el termómetro. No hay ningún límite de temperatura de obligado tratamiento. Los seres humanos tenemos un termostato muy bueno. Ningún niño hierve ni explota por la fiebre. Algunos niños con enfermedades muy raras como la displasia ectodérmica (cuyo aspecto es muy diferente y no pasan desapercibidos) pueden no regular bien la temperatura. Pero, en general, la fiebre en sí misma no hace daño.

No hay ningún límite de temperatura de obligado tratamiento.

– ¿Por qué se producen entonces las convulsiones febriles?, ¿no es porque sube mucho la fiebre como me dijeron en urgencias?

Un pequeño porcentaje de niños tienen predisposición genética a tener ataques, generalmente entre 15 y 30 meses (pero puede ser entre 6 meses y 6 años). Esos ataques son convulsiones febriles o benignas o víricas y no dejan secuelas. No se pueden prevenir por muy paranoico que estés con el termómetro. El peligro verdadero son los accidentes camino del hospital por la angustia que producen y los procedimientos exagerados de los médicos que las atienden, aunque cada vez en los servicios de urgencias son más juiciosos.

– ¿Hay diferencias entre la fiebre causada por un virus o por una bacteria?

Ni el grado de elevación de la temperatura ni la respuesta a los antitérmicos permite distinguir si la causa de la fiebre es importante (potencialmente grave). Ni distingue entre virus y bacterias.
Lo que sí importa es que, si al cabo de un buen rato de darle el antitérmico, el niño espabila y mejora, esto es buen síntoma en cuanto a la potencial gravedad de la causa de la fiebre. Por el contrario, si aunque le baje la fiebre sigue postrado, con mala cara… eso es peor señal y debe ser examinado por un médico.

– Sé que no se recomiendan los baños de agua templada para bajar la fiebre del bebé, pero, ¿a qué temperatura debemos bañar (por motivos de higiene, dentro de la rutina habitual) a un bebé que tiene fiebre?, ¿a la misma a la que lo bañamos habitualmente?

Si se enfría la piel de un niño por cualquier método se produce vasoconstricción (se cierran los vasos sanguíneos, disminuyendo el flujo de sangre), por eso se produce palidez. Estamos cerrando el “radiador” que permite evacuar el exceso de temperatura. Además, el organismo, que tiene “orden” de subir la temperatura intentará hacerlo a toda costa, con escalofríos y temblores, es decir, con trabajo muscular… y sintiéndose muy mal. Es decir, que causamos más malestar aún. ¿Conoces algún adulto en su sano juicio que se desnude cuando tiene fiebre?… se abrigará por instinto.
Así que, podemos y debemos bañar al niño a la temperatura habitual o, como mucho, algo más tibia, nunca muy caliente ni fría.

Entrevista a un pediatra sobre la fiebre

– Entonces, ¿no debemos desnudar a un bebé que tiene fiebre?, ¿debemos taparle?

No se debe desnudar en general a un bebé que tiene fiebre salvo que haga mucho calor (en verano, calefacción…) Tampoco debemos taparlo excesivamente, a no ser que tenga tiritona. Tiene que estar confortable.

– ¿Es eficaz el contacto piel con piel para bajar la temperatura del bebé?
No conozco ningún estudio que demuestre que el contacto piel con piel baje la temperatura. Pero si yo fuera un bebé, me gustaría que mi mamá me abrazara y me diera pecho…

– ¿Cuál es la mejor alternativa para los bebés que vomitan los antitérmicos orales, como mi hija?

Si un niño tiene fiebre y se encuentra muy mal y no tolera antitérmicos por vía oral, habrá que utilizar de manera excepcional la vía rectal (supositorios).

– ¿Quieres contar algo más…?

Pues que cada persona (o personita) tiene su propia personalidad al enfermar. Hay niños que tienden a tener elevaciones de temperatura mayores cuando tienen fiebre y otros casi nunca la presentan.

De hecho deberíamos definir la fiebre como la elevación de un grado o más de la temperatura media habitual de una persona en un lugar (axila, recto, boca…) y a una hora determinadas (por la tarde la temperatura corporal suele ser más elevada). Pero esto es muy complicado y solemos utilizar conceptos estadísticos, medias…

Como dijimos, la importancia de la fiebre, que es muy frecuente en la infancia, es la causa que la produce, que generalmente es fácil de intuir por los síntomas que la acompañan. Hay que conocer síntomas y signos de alarma de enfermedades que necesitan ayuda. En las infecciones víricas, por ejemplo, rara vez supera los 5 días.

Hay una “fiebrefobia” en la sociedad que no está justificada, y menos con las vacunas que hay hoy en día. Desgraciadamente, con frecuencia son los profesionales los que mantienen esa fobia y la fomentan.

Por último, cuando un niño tiene una infección aunque sea benigna y autolimitada como lo son la mayoría de las virisis, está luchando contra un invasor, come menos e ingresa por ello menos energía y gasta más subiendo la temperatura. En esas condiciones quizás quiera descansar, estar tranquilo, dormir, ver dibujos acostado en el sofá…, exactamente como nosotros. ¿Por qué empeñarse a toda costa en que vuelva a estar como siempre intentándolo todo para que así sea? No hace falta forzarlo a estar en la cama, como se hacía antes, pero tampoco pretender que un niño con gripe esté jugando como siempre.

 

Y hasta aquí mi conversación con mi pediatra.

Yo quiero añadir que, para tener más información, Juan me ha recomendado un libro. Aunque me ha advertido que es necesario tener buen nivel de inglés porque es un libro muy técnico: “Clinical Manual of Fever in Children” de A. Sahib El-Radhi, James Carroll y Nigel Klein, de la editorial Springer. De paso, ha manifestado su deseo de que lo lean todos los pediatras… ya que dice que no sabe si este tema de la fiebre se da en la facultad, que quizás él se perdió esa clase porque “andaba muy liado, había una dictadura”.

Si aún no habéis pasado por el mal trago de ver a vuestro bebé con fiebre (o si aún no os sentís “curtidos” para afrontar la próxima) quedaos con esta frase de Juan: LOS BEBÉS NO HIERVEN.

Compartir:

Tamén che pode interesar...

Diccionario urxente para mamás-papás novatos

Palabros que che sonaban a xaponés, árabe ou calquera idioma que descoñezas, pero que agora oes por todos lados. Todas esas palabrexas raras sen as que podías vivir moi felizmente ata hai nada e agora que tes un bebé ou estás a piques de telo te machacan os oídos cada tres días. O noso diccionario básico para mamás-papás novatos.

Vémonos na biblio

Desde antes de gatexar, desde antes de que empecen a falar, mesmo desde antes de que sexan capaces de suxeitar o libro eles soíños, os peques deben devorar libros, contos, historias. É a única forma de que sexan seres ávidos de aprendizaxe e descubrimento. Volve a programación de animación á lectura das Bibliotecas Municipais!!

Doce bloggers de familia y un destino

Nada más y nada menos. Porque este proyecto te va a interesar, seguro. Información útil, planes en familia, educación, maternidad, paternidad, crianza… Todo en uno. Bloggal acaba de nacer como nuevo referente de los blogs de familia en Galicia y quiero presentártelo.

Interésache colaborar connosco? Cóntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias e de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas o seu uso.