Guía de anticonsellos para viaxar con bebés

23 / 5 / 2016 |

Non tes que quedar na casa, nin sequera é necesario que viaxes a sitios con atraccións infantís ou hoteis con animadores. Noraboa, se tes un bebé podes seguir viaxando. Non te vou enganar, non será como antes, claro, pero podes desfrutalo mesmo máis e non, non tes por qué convertirte en un "muermo", só aproveitar a vida.

viajar con bebés, consejos

Encántache viaxar, sempre che gustou. Tu pareja y tú habéis sido durante los últimos cinco o seis años los mejores émulos de Phileas Fogg (o Willie Fogg, si lo prefieres, al fin y al cabo esta web no deja de ser infantil) recorriendo ciudades, playas, ruinas romanas y griegas, conociendo hasta el último rincón de Europa y aventurándoos incluso al otro lado del océano pero… ahora que la familia ha crecido te preguntas: ¿qué hago con mi peque?, ¿a dónde puede viajar con él? ¿será mejor que este año nos quedemos en una playita cerca de casa? o quizás, por primera vez en tu vida te plantees seriamente viajar con tus padres para tener canguros gratis…

Tengo varias noticias que darte, algunas malas, pero la mayoría muy pero que muy buenas. Ahora lee con atención porque, sobre todo, hay una que deberías grabarte a fuego para no olvidarla jamás: salvo contadas excepciones por causas que pueden ser variadas PoDES e DEBES VIAXAR CO TEU BEBÉ AOS MESMOS SITIOS AOS QUE IRÍAS SeN EL/ELA. Y no, no te estoy diciendo que te vayas a una zona asolada por enfermedades ni epidemias, ni que te embarques en viajes que impliquen 22 horas en un avión, claro pero, ¿acaso crees que tu peque de apenas un año va a estar muy incómodo en un sitio bonito, conociendo nuevos rincones con los seres que más le quieren en este mundo?

Pero, como te he dicho, no todo van a ser buenas vibraciones y es más que evidente que hay cosas que no serán lo que eran, claro que entiendo que eso ya lo debías de saber antes de pensar en si podrías ir a algún sitio este verano, ¿no? Nada de salir de copas hasta las cinco de la mañana para disfrutar del turismo nocturno y, evidentemente, nada de viajes palizas ni planes arriesgados pero, por lo demás. ¡Aprovecha ahora que no paga en el hotel ni en el avión para viajar toooodooo lo que puedas y más! De hecho, si aún es muy peque, habéis optado por la lactancia materna y aún no toma papillas ni siquiera tendréis que preocuparos por ese tema!!! Comida siempre a punto, en cualquier lugar y a cualquier hora sin calentar ni cocinar! Y sin gastaros nada en galletas o patatillas.

Viajar con bebés

El atrio de un monasterio puede ser un gran lugar para disfrutar a la sombra

Hemos quedado en que voy a darte algunas pautas, aunque yo no sea experta en nada y me encante ser aprendiz de todo así que, allá vamos:

*Calcula bien lo que vas a hacer y dosifica fuerzas. Si bien es cierto que las recién paridas solemos tener las hormonas a tope y una energía desmesurada para los esfuerzos que realizamos también lo es que a veces necesitas dormir y descansar todo lo que puedas. Así que si tu peque duerme muy poco y quieres descansar quizás sea mejor que escojas un lugar especialmente tranquilo y que elabores un planning de visitas mínimo. Más vale dormir siestas todos los días y disfrutar de las horas que estás fuera a tope.

*Nunca ha sido mi plan pero, si te encanta viajar con abuelos, tíos y demás familia, es una buena ocasión para poder descansar un poco más si lo prefieres.

*No minusvalores a tu peque. Los bebés suelen tener una capacidad de adaptación muy superior a la que nos podamos imaginar, así que no creas que tiene que estar siempre a menos de 40 kilómetros de casa por si hay que llevarle al hospital (por suerte hay hospitales en todas partes) o que no le llamarán la atención los cuadros de un museo porque sea la primera vez que los vea. Si está con sus padres, si se siente querido/a y atendido/a puede disfrutar también, a su manera, una visita cultural no demasiado larga. ¡Atrévete!

*Aprende a disfrutar de esos nuevos momentos con él/ella. Si no quiere estar en el museo porque está cansado/a, sal y busca una zona de paseo agradable, aprende a mirar las ciudades y los sitios con sus ojos, redescúbrelas y disfrútalas también un poco a través de ellos/as en lugar de enfadarte por no poder ver esa exposición que tantas ganas tenías de ver o no poder bañarte porque el peque necesita toda tu atención.

*Ahora préstame tooodaa tu atención porque en las siguientes líneas realmente te voy a transmitir algunas de las pocas cosas que he aprendido REALMENTE en los últimos años sobre los peques: a los bebés no suelen interesarles demasiado los planes infantiles, sí, sí, esos que se supone que están diseñados por hoteles, resorts, zonas de vacaciones, etc para que los peques te dejen disfrutar de unas horas de tranquilidad o, simplemente, se lo pasen bomba. Es más, me atrevo a aventurar que ni siquiera les gustan a todos los niños.

Los bebés no necesitan ni quieren hinchables, monitores de animación, parques de atracciones o actividades infantiles.

De hecho, en realidad, tampoco suelen necesitarlas los niños, sólo sucede que, como viven en sociedad y llevan unos años recibiendo impactos de todo tipo sobre estos planazos acaban reclamándolos, pero pueden disfrutar a tope unas vacaciones en un hotel sin zona infantil ni animadores. Te cuento una anécodta, esta misma semana mi hijo de tres años me lanzó por primera vez en la cara el slogan de una cadena de supermercados porque publicitan a todo trapo en horario y cadenas de público infantil una serie de productos. ¿Realmente crees que mi hijo quiere ir a ese super???

Lo siento, pero si no lo digo reviento:

¿Por qué creemos que a todos los peques de uno o dos años les va a gustar más escuchar al CantaJuegos a todas horas que oír a los pájaros cantando o el sonido de las olas del mar o del río corriendo?

¿Cuál es la extraña razón por la que nos empeñamos en sacar fotos a nuestros bebés con Mickey Mouse, Dora Exploradora o Peppa Pig cuando no tiene ni la menor idea de quiénes son?

¿Por qué va a necesitar en su vida una criatura de unos meses nada que tenga que ver con un canal televisivo en su plan familiar de vacaciones?

Y que conste que no estoy juzgando a nadie, que cada uno haga lo que le apetezca, de corazón pero, piénsalo un segundo, ¿a ti te apetece estar escuchando durante tus vacaciones música rock y/o marchosa? ¿Ver en todos lados colores estridentes o lo que sea que esté de moda ese año? A mí no, la verdad. Suele apetecerme un poco de todo, planes activos y de relax, pero sobre todo que nadie me diga que tengo que ir a un hotel “para adultos”. ¿Te imaginas? Ya lo sé, hay hoteles y restaurantes que están pensados para ir en familia y otros que no pero, ¿por qué en cuanto tienes un bebé tienes que optar automáticamente por un plan “para familias”? ¿Por qué no optar por el camino del medio?

viajar con bebés

Visitando las ruinas de Pompeya con la peque del revés

*No plantees una agenda apretada. Olvídate porque van a ser ellos los que marquen el ritmo así que márcate los límites horarios imprescindbibles. Al principio puede que tengas la sensación de estar perdiéndote mil cosas, pero imagínate que te pierdes dos o tres de sus sonrisas, eso sí que sería una tragedia, ¿verdad? 🙂

*Planifica bien el transporte. Si vas en coche, piensa en hacer varias paradas y si vas a callejear estudia bien todas las posibilidades. Por ejemplo, si llevas un portabebés y una sillita ligera que se pueda tumbar por completo seguramente te podrás ahorrar el capazo o/y una silla más pesada y aparatosa.

*Busca siempre utensilios versátiles. Piensa en aligerar equipaje. Cuando aún no se sientan ni pensarás en llevar la trona pero es que después tampoco es imprescindible, por ejemplo. Hay sillas de paseo muy bien equipadas que te servirán igual que cualquier trona y muchos restaurantes con este servicio. Y si en el hotel/apartamento no cuentan con bañera hay muchos modelos plegalbles o hinchables que incluso podrás usar en la playa o piscina.

La familia del revés no es ningún ejemplo de nada. Hemos viajado con bebés a Portugal, Italia, Croacia, Asturias, Cádiz y unas cuantas escapadas a lugares más cercanos. Pero lo cierto es que en la blogosfera podéis encontrar a unos cuantos viajeros empedernidos que han decidido viajar por todo el mundo con sus bebés y no sólo no se han arrepentido, sino que han crecido y aprendido en el intento. ¿A qué estás esperando?

Compartir:

Tamén che pode interesar...

Cambiemos o mundo ao corro da pataca

Non lles ensinedes aos nenos. Non lles enchades o futuro de vellos ideais. Deixade que eles constrúan eses novos ideais e spños dos que estamos tan necesitados sen contaminalos con prexuizos inútiles. Imos darlles a oportunidade de cambiar o mundo ao ritmo do corro da pataca.

Para Tí por ser Ti (Agasallos con alma)

Máis contidos en clave de Nadal da man da nosa colaboradora Paula Verde. Fotos e ideas sobre regalos que non se compran e que, de feito, non se poderían comprar con todos os cartos do mundo. Agasallos feitos desde el corazón. Non o perdas.

Aprendemos xeometría con chuches

Éste vai ser o único post relacionado con Halloween/ Samaín que te encontres por aquí. Porque para nós todo é unha excusa válida para experimentar e aprender. Facemos figuras xeométricas e construimos de todo con nubes terroríficas, palillos, palliñas e un pouco de imaxinación.

Interésache colaborar connosco? Cóntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias e de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas o seu uso.