O adultocentrismo

30 / 1 / 2017 |

Volve a nosa colaboradora a psicóloga Verónica Rey, de In & Out Psicoloxía con un texto marabilloso. Unha reflexión sobre unha maneira de ver a crianza na que "os pais nunca se equivocan" e, se o fan, tratan de ocultalo. Son adultos inseguros que necesitan reforzarse coa obediencia cega dos seus fillos/as e que, ademais, se ven reforzados polo que Verónica chama o "conductismo fashion" que acadou o estrelato en distintos programas de televisión nos últimos anos. Un pouco de sentido común, por favor!

Existe un grupo de pais e nais que se cren superiores aos nen@s e consideran que teñen máis dereitos que el@s. Teñen unha forma de educar baseada na obediencia cega e na idea de que as normas se impoñen de arriba abaixo, é dicir, de pais a fillos. ¡Ollo! Non confundades esta forma de ver a crianza coa hiperpaternidade.

Viven coa firme convicción de que un pai non se equivoca nunca e, se o fai, se intenta ocultar; Se é moi evidente, e non hai forma de ocultalo, se excusa. Todo con tal de non pedir perdón.

Moitos adultos cren todavía que están en posesión da verdade e non son capaces de escoitar as magníficas ideas que lles aportan os seus fill@s.

O adultocentrismo é unha evidente manifestación de inseguridade. Para argumentar esta maneira de ver a crianza moitos se escudan en ideas do tipo: ” Se eu non mando, os meus fillos me torean”. Trátase de persoas inseguras que teñen medo de que alguén poida superarlles e fan do ataque a súa mellor defensa. En unha familia non se debería nin de atacar nin defender, senón falar e comprender.

Tómate un minuto e intenta facer un exercicio de humildade  cantas veces che pasan estas cousas?

Na maioría de canles de televisión proliferaron programas , (seguro que se che vén á cabeza a Supernanny por exemplo, entre outros), para “educar” a nen@s baseados en ignorar os sentimientos do menor: Os adultos somos sempre o centro de todo. Só pretendemos estar ben e que os nen@s se comporten como nós queremos que o fagan.

Estes programas intentan vendernos como un bo conductismo o adiestramento máis simple, para iso o revisten de moda “é o que se leva agora”…

En estos programas si el niñ@ no hace lo que se le dice, se le aplican varios castigos para que cambie su actitud. ¡ PERDÓN! ¡No son castigos, son medidas pedagógicas a partir de técnicas específicas…!

¿ Que un niño pega a su hermana?, no importa si tiene celos o no, lo único que queremos es que se comporte bien…”Nunca se valora al niño, no se le tiene en cuenta si hay alguna problemática detrás de su conducta, nos da igual, lo único que queremos es que en casa todo esté tranquilo”.

Bien, en la mayoría de las situaciones se trata de apartar a los niñ@s dejándolos solos. Son las técnicas del TIME OUT, que, bien aplicadas, y para otro tipo de situaciones pueden ir bien en mi opinión pero, no para estos casos.

Se trata de que cuando un niñ@ no hace lo que pone en la norma se le deja un minuto por año de edad en otra habitación para que reflexione sobre lo que ha hecho ” la famosa silla o el rincón de pensar”.

¿ En serio crees que puedes dejar a tu hij@ reflexionando solo? ¿ Sabes a todas las conclusiones erróneas a las que puede llegar? ¿Realmente va a pensar o a rumiar todo su malestar en esa esquina?

Ante cualquier cosa que hagan los niños deberíamos reflexionar con ellos y hacerles ver lo bueno y lo malo de su conducta, solo así estaremos seguros de que aprenden lo que verdaderamente importa y, además, nosotros aprenderemos con ellos muchísimo. Es una enorme oportunidad de aprendizaje para cualquier madre o padre con ganas de hacerlo.

El conductismo fashion es una forma más de vender programas y libros. Creo que nada tiene que ver con educar niñ@s, sino con adiestrarlos. Puede que el niño al final se comporte “bien”, como se espera de él, pero no porque haya aprendido algo o que se haya dado cuenta de lo perjudicial de sus actos, sino porque hay unas normas que cumplir.

Me gustaría enseñar a mi hija que las normas se cumplen, pero no porque sí, sino porque cada una tiene una utilidad y se deben valorar; Porque, por el camino de nuestras vidas nos encontraremos normas que nos parecerán injustas y quiero que mi hija aprenda también que cuando eso suceda tiene que luchar para cambiarla y no aceptarla sumisamente.

A idea deste post está inspirada nunha parte do libro “La crianza feliz” de Rosa Jové, del que extrae algunos párrafos.

Compartir:

Tamén che pode interesar...

Que nervoooos que estamos nominadas!!!

Xa me estou mirando taconazos, modelito e ensaiando o meu grito tipo Penélope para dirixirme a todas as xentes do revés cando me entreguen algun dos premios. E é que sí, estamos nominadas e necesitamos a túa axuda!!! Vota por nós nos premios Madresfera 2015 e prometo dedicarvos o premio e contarche todos os cotilleos da gala, xa sabes, a chicha de verdade do mundo blogosfera 😉

O pecado de ser muller, nai e autónoma

Como en unha película de Pajares e Esteso. Así me sentin algunhas veces en estes 635 días como emprendedora. Miradas condescendentes, empresas que nin te piden un dossier ou presuposto cando hai outra empresa candidata liderada por un home, mulleres que confunden a “solidariedade” feminina con aproveitarse do teu trabalo… Ser nai diversa, emprendedora e muller é un pecado que unha atea coma min cometeu sen dubidar. Non teño a menor intención de facer penitencia.

Diversión en inglés

Novo local educativo en A Coruña!! Talleres creativos, cuentos e cancións en inglés… Todo iso e moito máis en Tinytown, un espazo educativo situado en Catro Camiños, xunto á praza da Cubela. Diversión en inglés asegurada.

Interésache colaborar connosco? Cóntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias e de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas o seu uso.