Educar en igualdad desde la familia

6 / 6 / 2017 |

Desde el momento en que te quedas embarazada y sabes el género de tu hijo/a todo empieza. Si vas a tener un niño en tu cabeza comienza a gestarse una peli de piratas y si es niña será un cuento de princesas. Planteamos mil diferencias en la educación de niños y niñas. Diferencias que a veces nos resultan imperceptibles, pero que importan. Construímos sus roles de género de acuerdo con lo que la educación y la sociedad nos ha ido dictando. ¿Educamos en igualdad? Hoy, en la web y en el podcast, charlamos con Ana Torres Jack sobre cómo afrontar una educación en igualdad de manera exitosa desde la familia.

Educar en igualdad en familia

¿Educamos en igualdad? Así, a bocajarro. Esa es la primera pregunta que le lanzo a Ana Torres Jack, autora de “Máis aló do azul e do rosa” en la entrevista para el nuevo episodio del podcast del revés que no te puedes perder. Hablamos sobre machismo, sexismo, sobre educación, sobre las claves para educar en igualdad, sobre juguetes, deportes, sobre el creciente machismo que se está extendiendo de forma peligrosa en la adolescencia, sobre la mejor forma de abordar la cuestión de género desde la familia y los diez puntos clave que diferencian a la familia que educa en igualdad.

Los hombres no tienen que “ayudar” en casa, un adolescente que controla a su novia por redes sociales y la abronca por estar con otros chicos no la quiere, un bebé de género femenino nunca debe ser tratada de una manera diferente a un bebé de género masculino y no, feminismo no es lo contrario de machismo. Todo esto y mucho más en este post políticamente incorrecto.

Tengo una muñeca vestida de azul

Hace bien poco, mi hijo, de 4 años, le pidió por favor a su padre que no le pusiese unos calcetines rosas para ir a una actividad deportiva porque sabía que los otros niños se iban a reír de él. “¡Papá, por favor, cámbiamelos, porque se van a reír de mí y van a decir que soy una niña!”. Si esto no es una señal de alerta es que no tenemos ningún radar de alertas encendido.

Y lo peor es que no es la primera que recibimos, tanto de nuestros hijos, como de lo que vemos a diario en cualquier espacio con niños y niñas. Situaciones en las que las risas se desatan porque un niño llora, el uso de “nenaza” como insulto, micromachismos (machismos, de micro nada) en cualquier ámbito de nuestra infancia que no quiero ni debo aceptar como “normales”, como situaciones “inevitables” porque son fruto de una manera de educar y estar en el mundo que podemos cambiar entre todas/as.

Como cuenta Ana en la entrevista, de hecho, el problema se genera ya desde el embarazo. Antes de que nazca el bebé, en cuanto sabemos el género, la mayoría de las familias ya se imagina un futuro en azul o rosa, prepara la habitación y la ropa de forma totalmente diferente si van a tener un niño o una niña. «Si es niño, nos montamos la película de piratas y si es niña elaboramos un cuento de princesas».

Igualdad legal versus real

En nuestra sociedad existe una igualdad “legal” que no se traduce en la realidad y eso nos preocupa como madres y padres. Nos preocupa mucho. Me preocupa mucho. ¿Cómo abordar la educación en igualdad desde el hogar?

El primero de los pasos, tal y como nos cuenta Ana, es tomar conciencia real de que existe un problema. Si una madre y un padre quieren educar en igualdad hoy en día ES NECESARIO que te lo propongas, que tomes conciencia real de la situación de partida y decidas enmendarla.

Educar en igualdad desde la familia

Educar en igualdad desde la familia

El reparto de tareas domésticas entre todos los miembros de la familia (en la medida de la agenda y posibilidades reales de todos) es un primer paso porque nunca nos podemos olvidar de que el primer referente que tiene cualquier niño o niña es lo que ve en casa.

Todas tenemos anécdotas significativas como la que nos cuenta Ana, en la entrevista, como el comentario de una madre, teóricamente, decidida a educar a sus hijos en igualdad, que comenta que en su casa su pareja “ayuda mucho con las labores de la casa”. Seguro que muchos recordáis el post de Alberto Soler que se hizo viral “Yo no ayudo a mi mujer con los hijos y las tareas de casa”. Nuestro subconsciente es difícil de reeducar y después de décadas escuchando que los hombres tienen que ayudar en casa hemos llegado a creérnoslo.

Pues no, mamás, papás, educadoras, educadores, todas/os gentes del revés. Los hombres NO tienen que ayudar en casa, ni ayudar a su mujer con los hijos. Se trata de una simple cuestión de reparto de tareas y responsabilidades en función de la disponibilidad horaria real de cada uno/a. NO AYUDA, simplemente, hace su parte del trabajo según lo acordado en pareja.

Sólo sé que no sé nada

¿Cómo conseguimos que nuestros hijos no asocien el color rosa con las niñas? ¿Cómo hacemos que los niños abandonen los estereotipos? ¿Cómo promovemos que puedan llegar a escoger libremente su profesión, su vocación, su ropa, el tipo de libros o incluso el deporte que quieren practicar? Malas noticias, la libertad total no existe porque vivimos en sociedad y va a ser imposible derribar de un plumazo todos los estereotipos construídos a lo largo de los siglos sobre los roles de género.

La buena noticia, tal y como comentamos en la entrevista, es que tenemos dos instrumentos fundamentales a nuestra disposición: el pensamiento crítico y la educación emocional.

Pensamiento crítico como arma contra el sexismo: nunca dejes de hacerte preguntas ni de hacérselas a tus hijos. ¿Crees que el rosa es un color que sólo pueden usar las niñas? ¿Por qué? ¿Las niñas no saben jugar al fútbol? ¿Acaso Ana no juega fenomenal? ¿Hay juguetes de niñas y de niños? ¿Quién decide eso? Son sólo algunos ejemplos. No des nada por sentado, hazle pensar. Anímale a usar su cabecita para discernir de dónde vienen todos los mensajes que recibe a diario (los importantes) y si está o no de acuerdo con ello.

Educación emocional y feminismo: Sí, feminismo, porque no es lo contrario de machismo, aunque muchas personas lo piensen. Hombres y mujeres feministas es lo que necesita este mundo. Hombres y mujeres que defiendan que sombres y mujeres somos iguales (no hablo de igualdad física, algo, obviamente imposible, sino de igualdad en el día a día, en el tipo de trabajo que desempeñamos, en la retribución, en nuestros derechos). Al lío, históricamente se ha ligado la manifestación de emociones como una característica de las mujeres y se les ha negado a los niños la posibilidad de expresar sus sentimientos. ¿Quién no ha oído aquello de? : no llores, sé un machote! O ¡venga, nenaza, deja de llorar!

Pues no, gentes del revés, llorar no es de hombres ni de mujeres. Simplemente es. Es necesario, es curativo, es sanísimo. Por eso debemos educar a nuestros hijos e hijas en el reconocimiento y gestión de sus emociones, sin ningún tipo de tabú o traba, que sepan que todas las emociones son sanas y necesitamos manifestarlas de alguna manera para no acabar siendo auténticos enfermos emocionales.

Os espero en el podcast y en sus comentarios con las diez características de una familia que educa en igualdad. Algunos ya te los he adelantado por aquí. ¿Quieres conocer el resto? ¿Con qué problemas te encuentras a diario a la hora de educar en igualdad? Cuéntame y hacemos un poco de terapia del revés.

Compartir:

También te puede interesar...

Mi compañero, mi amigo, su padre

Mi compañero, su padre

La palabra para introducir este post es GRACIAS. Mil gracias a Iria de Cal, de Arkhé Espacio Educativo, por regalarnos este post a corazón abierto en el primer cumpleaños de su hija. Un post en el que pone en valor el papel de su compañero, el padre de su pequeña. Una reflexión y un homenaje a la paternidad comprometida y consciente.

La casa de Carlota

Una casa en la que cabemos todos

Y si una gallina se comiese a un caracol? Qué pasa si te digo que las chicas ya no quieren ser princesas, que Picasso también tenía fallos o que la vida está llena de colores, tonos y calidades diferentes? Pues pasa que entras en La casa de Carlota y ya no quieres salir. Te presento este proyecto que me ha robado el corazón, un estudio de diseño único en el mundo y genialmente diferente.

Educación en la igualdad, cambiemos los roles de género

Manifiesto para mi hijo

Un manifiesto para mi hijo y, ya de paso, para todos los niños #DelRevés, porque todos los esfuerzos son pocos para luchar contra los estereotipos y la presión social. Todos y todas necesitamos de todos los argumentos de los que nos podamos armar para educar en la igualdad real.

  • martarivasrius

    Como siempre me dejas reflexionando con tus posts… Ojala consigamos encender ese radar y educar así a nuestros hijos… Igualdad y feminismo!

    • Pues si consigo hacer reflexionar a un par de personas ya he tenido éxito!!! Todos/as tenemos que proponernos realmente educar en la igualdad. Es taaan difícil, que si no estás convencida será imposible 😊😊

  • Me lo he escuchado mientras le daba a las teclas y me ha encantado!!! Esa canción del final… Es que muero de amor ❤️

    • Ayyyys, muchas gracias!!! La peque del revés es amooor.

  • Vanesa Pérez

    Genial Sonia, Genial. QUé tema tan interesante y complicado. Lo intentamos, pero hay tanta resistencia que todo son baches y obstáculos.

    • Pues es que lo deja muy claro en la entrevista Ana, la primera condición imprescindible para educar en igualdad es estar dispuesto a hacerlo contra viento y marea porque es difícil no, lo siguiente!! Un camino plagado de escollos!!! No te lo ponen nada fácil.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.