Disciplina significa enseñanza, no castigo

18 / 8 / 2015 |

Aquí tenemos a Noemí Bellas, nuestra colaboradora, educadora y emprendedora en Líbolis con una reflexión sobre el auténtico significado de la palabra disciplina y su aplicación práctica en la educación de nuestr@s hij@s. Un texto que, seguro, no os dejará indiferentes. ¿Qué opináis?

Niña, educar, educación con disciplina

“El niño necesita tres cosas: Ternura, disciplina y comunicación”, en palabras de José Antonio Marina.

Y hoy vamos a hablar de la tan temida “Disciplina” que pone a los padres los pelos de punta cuanto menos. Es un problema social que el término “Disciplina” se haya corrompido, y se compare con un instrumento de tortura o de sumisión. Esta palabra se merece que recuperemos su etimología.

Deriva del latín “Discipulus”, que a su vez era una contracción del verbo discere (aprender) y de pello (impulsar). Discípulo sería entonces el que está impulsado a aprender y disciplina el modo de hacerlo. Sorprendidos, ¿Verdad?.

Se equivocan los padres que piensan que no exigir nada a los niños captará su cariño, es más, Selma Fraiberg, una conocida pedagoga afirma que “El niño a quien no se le ponen límites llega a la conclusión de que sus padres no le quieren”. Kant tenía razón al decir que la disciplina nos hace seres humanos.

Una de las formas de la disciplina es poner límites, la otra es proporcionar posibilidades, empujarles a la acción, a explorar, a emprender, a proyectarse, … y las dos son herramientas necesarias en la educación de nuestros pequeños.

El niño necesita conocer los límites, no sólo por seguridad, sino porque es la manera para aprender a controlarse. Una buena educación supone pasar de la disciplina a la autodisciplina, de la regulación impuesta a una regulación voluntaria.

Somos lo que somos más nuestras posibilidades, que debemos descubrir y realizar mediante nuestros proyectos vitales, y donde la disciplina juega un papel muy importante.

Papás, tenéis un apasionante trabajo. Nadie dijo que iba a ser fácil, pero valdrá la pena.

El niño aprende a ser libre obedeciendo”, José Antonio Marina

Compartir:

También te puede interesar...

El equipo de Arkhé, espacio educativo

Las buenas intenciones de los profesionales

Todas/os sabemos que hay profesionales en el mundo de la maternidad y la crianza (en otros también) que, a veces, nos dan consejos que nos “chirrían” un poco (por no decir algo mucho más fuerte), así que vamos a aplicarnos las buenas intenciones de nuestra colaboradora Iria de Cal a partir de ahora: “La gente no te hace cosas. Hace cosas y tú decides si te afectan o no”. Eso sí, te aviso de que es muy difícil conseguirlo, ánimo 🙂

Líbolis, retos educativos, educación en competencias, educación en habilidades

Un gran campo educativo

Aquí os dejamos la segunda colaboración de Noemí Bellas, de Líbolis. Una reflexión sobre los retos educativos del siglo XXI, sobre cómo preparar realmente a nuestr@s hij@s para la vida.

fotos de niños sin permiso

No publiques fotos de mis hijos sin mi permiso

Esa mamá con la que hablas de vez en cuando en el parque, el papá del amiguito de tu hija, la abuelita de su amiga empiezan a sacar fotos en la fiesta del cole, en el cumpleaños, en un desfile… Horas más tardes las ves. Están en el grupo de whatsapp, en su Intagram Stories, en su actualización de facebook. Allí está tu hija, monísima con su disfraz, eso sí, pero sin comerlo ni beberlo y sin contar con autorización alguna de sus padres. ¿Cuándo aprenderemos?

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.