Día Mundial del Niño. No son el futuro, son el presente

17 / 11 / 2016 |

"Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca". La letra de Esos locos bajitos sigue tan vigente como cuando la escribió Serrat hace 25 años. En la víspera del Día del Niño reclamamos una ciudad y una sociedad en la que no les esquinemos, les olvidemos, les apartemos e incluso les lleguemos a marginar. Un mundo en el que los coches importan más que los niños tiene un problema muy serio. Francesco Tonucci nos lo contaba en una conferencia hace poquito y aprovecho la ocasión para recordarlo.

“Tenemos que confiar en los niños y en los locos. Son los nuevos profestas”, Maiomónide.

“Me he tenido que pasar media vida para aprender a pintar como un niño”, Pablo Picasso.

“Vivimos en una sociedad que ha reservado todo el poder para los varones trabajadores. El resto de la sociedad se ha quedado relegada. Los primeros, por supuesto, los niños. Lo hemos hecho realmente mal”. Francesco Tonucci.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de acudir a una conferencia del pedagogo Francesco Tonucci en Santiago de Compostela y dudé un milisegundo en decidirme. Frato, tal y como es conocido en su faceta de autor de ilustraciones reivindicativas sobre los derechos del niño pero, sobre todo, gran defensor del papel central que los niños deben recuperar en nuestra sociedad. Libros como “La ciudad de los niños”, “Cuando los niños dicen basta” o su papel como asesor en distintas ciudades para crear consejos asesores de niños en distintos municipios.

En la víspera de la celebración del Día Internacional del Niño (20 de Noviembre) tenía que recuperar algunas de las ideas que compartimos en aquella tarde otoñal porque es la ocasión ideal para reflexionar sobre la sociedad que hemos construído y hacia dónde queremos que avance. Porque, tal y como indicaba Tonucci, en el último siglo “hemos construído la ciudad para los adultos activos y nos hemos olvidado de la mayoría de la población”.

En nuestro empeño por mejorar el lugar en el que vivimos lo hemos empeorado. Sí, así es, pensad un momento, “el coche ha llegado a ser el dueño de la ciudad. Pensemos que los coches matan. Tenemos unos dueños muy raros”. Y no le falta razón a Frato porque los espacios de los sitios en los que vivimos se diseñan teniendo más en cuenta estos vehículos que las necesidades de nuestros hijos o nuestros mayores.

Hoy en día es complicado para un niño/a encontrar un lugar para jugar a a pelota, tal y como recordaba Tonucci, “es fácil que encuentren un sitio para estudiar, pero no para jugar al fútbol”. Necesitamos repensar las ciudades en las que vivimos, los espacios por los que caminamos cada día y en los que los niños no tienen cabida.

Francesco Tonucci, La ciudad de los niños

“El espacio público está ocupado de forma privada en un 80% y tenemos que frenar esta situación”, afirmaba Frato. Para conseguirlo, lo primero que debemos recordar es que “los niños no son los ciudadanos del futuro. Son ciudadanos hoy y siéndolo tenemos que repestarles con todas sus diversidades. Tal y como se apunta en la Convención sobre los Derechos de los Niños.

En su conferencia, Tonucci explicó algo que me dejó sin habla. Algo que le sucedió en su trabajo en distintas ciudades del mundo. Antes de reunirse con el gobierno municipal de una ciudad tuvo un breve encuentro con varios niños para que le contasen qué les preocupaba. Después de hablar y discutir un rato uno de los pequeños fue rotundo: era necesario reducir el espacio de aparcamientos para coches y dedicarlo a zonas para que los niños puedan jugar. Al trasladar su petición al equipo municipal se encontró con una negativa acompañada de risas por lo absurdo de la petición. Lo que les espetó Tonucci coincide totalmente con mi visión de esta situación: “Lo que les está diciendo este niño es que le traten al menos como un coche”. Duro, ¿verdad? Pero real, muy, muy real.

Ciudades como Pontevedra, Santiago de Compostela, Rosario (Argentina), Roma, o por supuesto, Fano, su ciudad natal, han desarrollado por completo o en parte un proyecto en el que los niños cobran especial protagonismo, cediéndoles la palabra a través de determinados órganos creados a través del proyecto impulsado por Tonucci.

Celebramos el Día del Niño en un momento en el que crece el interés por temas educativos y la implicación e información de los padres, pero también aumenta una cierta “niñofobia”. Locales hosteleros en los que no se aceptan niños, lugares en los que se mira mal a pequeños/as que juegan. Hay poco que decir. Hablamos de ciudadanos de pleno derecho a los que tratamos como despojos de la sociedad a veces. ¿Qué hacemos?

Por eso no me queda más remedio que mostrar todo mi apoyo a la campaña que ha lanzando Arkhé Espacio Educativo estos días en A Coruña con carteles que han colocado distintos establecimientos de la ciudad para evidenciar el absurdo y la marginación que implica limitar el acceso a determinadas personas a algunos locales. Ni por su edad, ni por su condición, color, género o cualquier otra circunstancia. “Este establecimiento se reserva el derecho de admisión a personas rubias, castañas, con gafas, heterosexuales, homosexuales, que midan más de 1,65, que tengan más de 65 años…” rezan los carteles.

Día Mundial del Niño Arkhé Espacio Educativo

Tal y como quiere destacar la campaña, lo único que importa de todo ese mensaje es una palabra PERSONAS. Con derechos, con sentimientos, con voz, aunque a veces no tengan voto. Personas que forman parte de esta sociedad exactamente igual que nosotros, aunque aún no sepan andar o hablar, aunque se baben y usen pañal. Personas que nos superan en imaginación, creatividad, personas que son capaces de aprender a una velocidad que deja en ridículo el cerebro del adulto más avispado. Ciudadanos/as de pleno derecho. La esperanza que nos queda de que este mundo mejore. Ellos, ellas, siempre. Los niños, las niñas.

Compartir:

También te puede interesar...

comunicación para emprendedoras

Cómo construir una estrategia de comunicación desde la empatía

Comunicar desde la empatía es una necesidad en el día a día de cualquier persona. ¿Por qué no vamos a utilizar esta habilidad? Os enseño cómo con ejemplos de empresas de todo el mundo que han viralizado contenidos y han captado la atención de medios de comunicación internacionales con sus acciones. Vuelve nuestra sección de comunicación del revés.

libros infantiles para recuperar la magia

Seis libros infantiles para recuperar la magia

Joyas encuadernadas. Libros en los que te gustaría perderte, de esos que están pensados para gustar tanto a los pequeños como a los padres. Libros llenos de magia y de reflexiones ocultas, esas que les ayudan a empezar a pensar, a desarrollar su creatividad y a soñar que otro mundo es posible. Te traigo seis títulos y un plus, todos llenos de sueños y magia.

Actividades con niños

¿Por qué mi hijo no quiere hacer las actividades que preparo?

Horas de investigación en Internet, comprar materiales, prepararlos, llenar bolsitas, colocarlo todo para que resulte atractivo. Todo está listo para pasar una tarde genial de actividades en familia y cuando llega tu peque resulta que no tiene ni el más mínimo interés en hacerlo. Sí, a mí también me ha pasado muuuchas veces. Te doy mis ideas para terminar la tarde felices.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.