Desconectar para reconectar

9 / 8 / 2016 |

Razones por las que tú, yo y todos mis compañeros/as deberíamos desconectar de vez en cuando. Porque todos/as necesitamos cambiar nuestros escenarios (aunque sólo sea los mentales, los de la imaginación, no es imprescindible viajar) y porque es la única manera de seguir aprendiendo en esta vida. Esto es un hasta luego, no os dará tiempo a echarme de menos!

foto de playa, vacaciones

Incluso aunque no puedas irte a ningún sitio, aunque ni tan siquiera tengas la oportunidad de cogerte unos días o no tengas trabajo y no puedas dejar de buscarlo porque no tienes opción. Con niños, sin niños, en pareja, en solitario, sea como sea… cambia de chip. Un mes, una semana, un día, unas horas… Sea el tiempo que sea y como sea, pero tómate un respiro de tu vida para vivir.

Nosotros nos vamos, o nos quedamos, no lo tengo muy claro (bueno, sí, con las maletas a medio hacer va a ser que nos marchamos) pero, voy a tratar de desconectar para reconectar durante unos días. Ya que no puedo desconectar completamente del trabajo (es lo que tiene ser autónoma), al menos sí lo haré un poco de la web. Estoy segura de que me entiendes, ¿verdad?

Mi situación en las últimas semanas era la siguiente: una madre destrozada que trataba de sacar fuerzas de flaqueza a las 0.30 de la noche, después de conseguir que los peques se duerman y cenar para actualizar la web. O eso o intentar madrugar para sacar un par de horas por la mañana o dejar al papá del revés un par de horas jugando y paseando con los peques mientras intento buscar información e inspiración. Conclusión, al final me siento mal porque no puedo aprovechar el verano para disfrutar con ellos y me siento mal porque no tengo tiempo suficiente para que mis publicaciones estén tan cuidadas como lo están siempre.

Lo contaba el otro día en Instagram, mis mañanas de trabajo en verano acaban convirtiéndose en una mezcla entre una apretada agenda y construcciones con kapla y eso, por muy bueno que sea para desarrollar el pensamiento lateral y la creatividad (que lo es) se merece una pausa.

Quiero ser feliz, quiero que mis hijos lo sean y, a ser posible, ayudar a que mis lectoras/es también lo sean así que, ya sabes. Para ser feliz, toma decisiones y la mía ha sido parar un par de semanas. Estoy más que segura de que eso servirá para que vuelva con mucha más fuerza y energía y mejores contenidos, además de para que consiga mantener un hilo de la cordura que aún me queda, claro.Trataré de actualizar la agenda y me mantendré todo lo activa que pueda en redes sociales (sabes que mis preferidas son facebook e Instagram, ¿verdad?).

¿Más motivos para parar? Porque aburrirse es fundamental y a mí no me dejan (recuerda que te lo contaba en este post) y porque a los finlandeses les está funcionando con su sistema educativo, eliminaron o redujeron las tareas para casa consiguiendo niños/as más felices y, ya de paso, más productivos (te lo contaba el otro día en facebook compartiendo este vídeo de Michael Moore), así que, vamos a multiplicar la felicidad y la creatividad!

Nos vemos a la vuelta, espero que mucho más reconectada, más inspirada y mucho más felices todas/os. ¡Ah, me olvidaba, también iré tomando notas de recomendaciones para viajes en familia porque nos vamos a Portugal!

Compartir:

También te puede interesar...

los secretos de la creatividad

LOS SECRETOS DE LA CREATIVIDAD

Ser creativos o no serlo, he ahí la cuestión. Admiramos a pintores, cantantes, dibujantes, escritoras o compositoras pensando que nosotras/os no tenemos esa capacidad y tratando de fomentarla en nuestros/as hijos/as. Pero, ¿realmente es cierto? Todas/os somos seres creativos. Nacemos con esa capacidad y tenemos que desarrollarla. Podemos desarrollarla. No dejes que nadie te haga ceer lo contrario a ti ni a tus hijos/as.

Ciencia para niños, experimentos. Bolsas sensoriales

Experimentos para niños: bolsas sensoriales

Nuevo experimento del revés para hacer con los más pequeños. En este caso te traigo un tres por uno, aunque, en realidad, podría ser infinito por uno porque la imaginación juega un papel importante a la hora de hacer con tus hijos bolsas sensoriales.

Cuentos para aprender a valorar lo que de verdad importa

Cuentos para aprender a valorar lo que tenemos

Te traigo tres historias sencillas y mágicas que me han conquistado. Tres cuentos que se convertirán en herramientas más que útiles para explicarles a tus peques un concepto que todos/as deberíamos tener más que claro: aprender a valorar lo que tenemos en nuestra vida. Ser conscientes de que lo realmente importante no reside en los objetos que nos rodean, sino en las personas que nos acompañan en este camino. Toma nota porque te van a encantar,

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.