Cuentos para aprender a valorar lo que tenemos

11 / 1 / 2018 |

Te traigo tres historias sencillas y mágicas que me han conquistado. Tres cuentos que se convertirán en herramientas más que útiles para explicarles a tus peques un concepto que todos/as deberíamos tener más que claro: aprender a valorar lo que tenemos en nuestra vida. Ser conscientes de que lo realmente importante no reside en los objetos que nos rodean, sino en las personas que nos acompañan en este camino. Toma nota porque te van a encantar,

Cuentos para aprender a valorar lo que de verdad importa

La escena se repite año tras año, casa tras casa en millones de hogares en todo el mundo en las mañanas del 25 de diciembre, el 6 de enero o cualquiera que sea la fecha elegida para la entrega masiva de regalos procedentes de algún personaje mágico. Los peques abren y abren paquetes y terminan diríamos que “atontados”, sobreestimulados, sobrepasados por tantas nuevas posibilidades de juego. Muchas veces mal escogidas, otras veces con mucho acierto, pero casi siempre, excesivas.

Pensando hace un tiempo en qué materiales de lectura os podría traer esta semana lo tuve claro enseguida. Una pequeña selección de cuentos que les enseñe a valorar lo que tenemos. Cuentos con los que consigáis llegar a una reflexión conjunta sobre lo que realmente importa en esta vida y la importancia de reducir un poco la cantidad de “objetos” que poseemos, frente a la necesidad de incrementar nuestro número de amigos y seres queridos.

De momento inicio la lista con tan sólo tres títulos especialmente seleccionados por su cuidado y delicadeza. Por lo acertadísimo de su temática y cómo se la presentan a los más pequeños. Con historias llenas de alma. Me he leído las tres (las bibliotecas son maravillosas) , pero no tenemos ninguno de estos títulos, lo reconozco, por eso no tengo fotos en condiciones 🙁

  • ¿Nada?, de Patrick McDonell, editorial Serres.

Morro es un perro casero. A su alrededor todos los humanos parecen tener más que requeteclaro que es eso de NADA, pero él no acaba de entenderlo. Porque la gente dice que no hay “nada” que comprar cuando las estanterías están llenas de cosas. O que no se les ocurre nada que hacer cuando tienen una agenda repleta de ideas.

Pero cuando tiene que hacerle un regalo a su mejor amigo y después de pensarlo muy y mucho lo tiene claro. Ya sabe lo que va a meter dentro de esa gran caja con un lazo precioso.

¿Nada?

Una historia tan sencilla como maravillosa

Una historia que os hará reflexionar sobre el valor de la amistad y sobre todos esos “otros regalos” que recibimos a diario. Los que no siempre vienen envueltos, pero siempre siempre siempre nos gustan tanto que nos hacen emocionarnos.

Ilustraciones sencillas, que recuerdan un estilo muy cercano al cómic. Las páginas en blanco y negro nos aproximan aún más a esa simplicidad de la vida que nos acerca esta joya.

  • No es una caja, de Antoinette Portis, editorial Kalandraka.

¿Cuál fue la última vez que miraste esos objetos de cartón en los que guardamos cosas y viste un cohete espacial, un coche, una montaña, un avión, un castillo, un barco pirata o un camión de bomberos?

Esto no es una caja

¿Qué es lo que ves cuando miras “esto”?

Si la respuesta es menos de un año entonces no tendrás ningún problema en conectar con este libro en tres segundos.

Si la respuesta es más de un año te recomendamos que consigas este libro y varias cajas en el plazo de una semana.

Si la respuesta es que ni lo recuerdas… ¡no tienes tiempo que perder! ¡Corre a la librería más cercana para hacerte con este libro y de paso pídeles todas las cajas que tengan en la trastienda! Es algo serio. Estamos hablando de una emergencia.

Esto no es una caja

Quizás un coche de carreras

¿Cuántas ideas, cuántos sueños, cuántas ilusiones se esconden en lo que muchos/as creen que es una caja? Porque, jamás lo olvides, esta información te será útil durante el resto de tus días, “No es una caja“.

  • El chaleco de ratoncito, de Nakae Yoshio, de la editorial Lata de sal.

Se trata de uno de los títulos que forman parte de la colección Vintage de la editorial Lata de Sal. Editado por primera vez en 1974, este título lleva ya más de tres millones de ejemplares vendidos en el mundo y sigue mantienendo toda su magia vigente 44 años más tarde.

El chaleco de ratoncito

Las ilustraciones del año 1974 son una joya

A ratoncito le han hecho un precioso chaleco nuevo y lo estrena muy orgulloso. Pero ratoncito tiene muchos amigos y, además, le gusta compartir. Y a sus amigos les gusta su chaleco. Les gusta tanto tanto tanto, que todos quieren probárselo. Y el chaleco pasa de unos a otros y a otros y a otros hasta que llega a su amigo el elefante… ¿Qué crees que podrá hacer ratoncito con un chaleco del tamaño de un elefante?

El Chaleco de ratoncito

Portada del libro

Un cuento muy muy del revés, que te recuerda que los objetos pueden tener una y mil utilizaciones diferentes. Si la vida te da limones, ¡hazte un zumo! Y sus ilustraciones… ¡tan sencillas y tiernas como la historia! Vamos a descubrir junt@s El chaleco de ratoncito.

La lista de hoy es cortita, pero no tiene desperdicio. Intentaré irla incrementando y actualizando en los próximos meses. Todos los cuentos que te presento hoy están indicados para peques a partir de 3/4 años, aunque te advierto que el último es complicado de narrar, puesto que a penas tiene texto y necesita una pequeña reflexión y análisis posterior.

Compartir:

También te puede interesar...

Vivir de vacaciones, maternidad, paternidad. Foto de Olladas Paos

Vivir de vacaciones

Mañana es mi aniversario como madre. Mañana cumple años la peque del revés y he decidido hacerle el regalo más bonito del mundo. Voy a tratar de vivir cada día como si fuese de vacaciones. Porque merece la pena intentarlo para no tener el año que viene esta sensación de tiempo “perdido”.

A construir, Nada de nada, cuentos para cuidar el mundo

Cuentos para cuidar el planeta

Apenas unos pocos árboles, apenas una brisa que te roza la cara, quizás tan sólo un trozo de plástico que se te ha caído en la playa o puede que en realidad sea algo ínfimo, como un pajarito que ya no tiene donde hacer su nido. Pequeñas grandes acciones, maneras de percibir el mundo que marcan o podrían marcar la diferencia entre un presente dudoso, en el que nuestro planeta vive en un peligro constante y un futuro en el que nuestros/as hijos/as pueden cambiarlo todo. Poco a poco, de acuerdo, pero todo…

Días malos en la maternidad

Tan sólo un mal día

Días grises, rosas, azules, de todos los colores y todos hay que vivirlos con todas sus horas, aquellas en las que te sientes fatal y esas otras en las que consigues recuperar y asomar la cabeza fuera del agujero que has cavado con tus gritos. Menos mal que ellos siempre están ahí para echarnos una cuerda y ayudarnos a salir.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres

Suscripción Slider

Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.