Cosas que deberían hacer (o no) todos los niños en verano

17 / 8 / 2015 |

El verano es el momento ideal para SER NIÑOS, experimentar, sentir, vivir... Os dejamos nuestra anti-lista, unas cuantas propuestas e ideas para pasarlo bien estos meses. Sabemos que no hemos descubierto la penicilina, pero tampoco lo pretendíamos, tan sólo que paséis un buen rato :)

Niños en verano, verano con niños, cosas para hacer en verano, foto de Paula Verde

Lo sabemos, llegamos tarde en muchos casos, probablemente en la mayoría, pero vamos #DelReves y no nos importa demasiado. Además, no hay excusa que valga… Podéis tomar nota de nuestras recomendaciones y ponerlas en práctica para el verano que viene!! Como suponemos que ya estáis hartos de esos posts tipo “diez cosas que deberías saber” o “diez cosas que tienes que hacer” (que nos preguntamos, ¿por qué siempre les salen diez a tod@s o casi tod@s, ya es casualidad!!) nosotras no vamos a enumerar, sólo lanzar, disparar sin ton ni son propuestas, ideas, imprescindibles del verano para nosotr@s… Actividades, cosas que nos parecen muy #DelReves y que desde luego estamos practicando en estos meses. Como siempre, podéis hacernos caso… o no, pero esperamos que paséis un buen rato leyéndolas ¡Ah, está pensado para l@s peques, pero también para las madres y padres!!!

-Ensuciarte. ¡Qué infancia tan triste la de l@s peques que no se ensucian por favorrr! ¿Para qué están los helados, la arena, la tierra, la hierba mojada? Las texturas están para catarlas, sentirlas, probarlas en toda su magnitud y en verano todas estas actividades son obligatorias. Al fin y al cabo, piénsalo, ¿no será mejor que se manchen ahora, cuando no se pelan de frío por tener que cambiarlos de arriba a abajo?

-Jugar en contacto con la naturaleza. Salir al monte, recoger moras, trepar los árboles, cavar un hoyo en la tierra, ir a la playa, saltar las olas, construír mil castillos de arena, explorar las “pozas” martítimas que se forman entre las rocas… ¿Os habéis parado a pensar alguna vez la cantidad de aprendizajes que se incluyen en actividades de este tipo? Sólo una pequeña lista: desarrollo de habilidades en psicomotricidad gruesa y fina, coordinación óculo manual, coordinación lateral, fuerza, destreza, conocimiento del entorno, aprendizajes en biología, desarrollo de habilidades emprendedoras, etc, etc

En verano, más que nunca, permitidles de verdad SER NIÑOS!

-Ir descalzos. ¿Cuántos de vosotr@s no habéis ido corriendo detrás de vuestr@s peques para que se pongan las zapatillas en casa o incluso los zapatos en un parque? Sí, lo sabemos, se pueden clavar un cristal, hacerse daño o acabar con cistitis, pero el verano es la época idónea para dejar que sientan la arena, la hierba, las piedras, el agua en los pies. Se trata de un aprendizaje sensorial por el que tod@s deberíamos pasar y recuperar de vez en cuando y nos proporciona una cantidad de información tremenda a nivel sensorial, propioceptivo (conciencia de nuestro cuerpo frente al entorno que lo rodea) y de conocimiento del entorno. Y, sobre todo… ¡es muy divertido!!

Chanclas, en verano hay que ir descalzo

Foto de Paula Verde

Conocer sitios nuevos, niños nuevos, nuevas experiencias. Inlcuso aunque no puedas viajar a ningún sitio este verano, eso no impide que cambies de barrio, de parque, de playa… Aprovecha estos meses para explorar otros barrios de tu ciudad o haz esa escapada si hay dinero y tiempo. Conocer nuevos sitios y nuevos niños les aporta muchos aprendizajes en todas las etapas de su vida porque se trata de nuevas sensaciones, nuevas formas de afrontar un entorno, nuevas experiencias, nuevas formas de enfrentarse a la gestión y reconocimiento de emociones en los otros…

-¡¡¡¡Tengo un plan!!!! Este verano un peque #DelReves #DoReves al que conocemos nos ha sorprendido más de diez veces con una frase como ésta. La imaginación se dispara, el tiempo libre, la posibilidad de enfrentarse a mucho tiempo no estructurado (ese aburrimiento del que ya os hablábamos la semana pasada) fomenta en los peques la capacidad de desarrollar nuevas ideas, nuevas iniciativas que llevar a cabo durante esas horas que son sólo para ellos. Les proporciona una oportunidad ideal para demostrarse a sí mismos y a los demás que son capaces de hacer cosas (construír una cabaña, o una casita con cartones, crear una piscina en la arena, transformar un banco en un puesto de venta de hojas y piedras…) y sobre todo de vivir mil aventuras.

-Acostarse tarde y, ya de paso, ver algunas puestas de sol. Esta propuesta no es válida en casos de bebés pequeños con el sueño aún sin regular, claro está. En esos casos, mamás y papás, gestionad el tema como podáis y bastante haréis ya con eso. En el resto, os animamos a intentar disfrutar de vuestr@s peques en esas horas (cada vez menos, lo sabemos) de luz solar que nos regala el verano. Aprovechad para ir a algún espectáculo a última hora, salir de tapas o ver una puesta de sol en alguna playa cercana. Ese tipo de recuerdos son los que guardarán para toda la vida.

Puesta de sol en verano, vacaciones con niños, vacaciones, foto de Paula Verde

Foto de Paula Verde

-Hacer una fiesta de pijamas (o derivados). Muy relacionado con lo anterior… ¿Qué mejor momento que el verano para que los primos vengan a casa o vayáis a casa de los abuelos o de unos amigos y monten tod@s una fiesta de pijamas? Pizza, unas pelis, juegos, invenciones, hacer una tienda de campaña o un refugio en su habitación… Seguro que al vecindario no le parecerá tan buena idea pero siempre que consigáis controlarlos a partir de las doce de la noche no tiene por qué pasar nada 🙂

-Ante todo y sobre todo: SER NIÑOS. Anulad las agendas, experimentad, apagad la tablet, jugad, reíd, vivid y permitidles de verdad ser niños!!! Esto deberíamos hacerlo todo el año, pero como a veces se nos olvida, en las carreras diarias inevitables entre que conseguimos salir del trabajo y recogerlos de sus actividades extraescolares… quizá haya que recordárnoslo. Incluso los adultos podemos y debemos volver a ser niños en verano.

Compartir:

También te puede interesar...

libros para peques entre 2 y 6 años

Libros del revés: apuestas seguras de 2 a 6 años

Rimas, ilustraciones preciosérrimas, juegos de palabras, trabalenguas, cuento acumulativo y un poco de música. Son algunos de los ingredientes de los títulos que os traigo esta semana para nuestros libros del revés. Los tres han triunfado en mi casa. Ahora tenéis que escoger vuestro favorito y el idioma en el que preferís leerlo porque están disponibles en castellano y gallego.

Libros para bebés

Ocho claves para elegir un libro para un bebé

Desde la cuna y sin descanso, a ser posible, así deberíamos permitir que la lectura y la literatura estuviesen cerca de nuestros hijos. Hoy te traigo algunas claves para acercarles los libros desde bebés y también algunas ideas que puedes aplicar en casa. A nosotros nos han resultado útiles y en su mayoría son ideas que pueden funcionar bien para despertar el amor por los libros desde pequeñitos.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.