Cómo se educa a un incendiario…

16 / 10 / 2017 |

El día en el que decidimos que tocaba retomar el contacto co la naturaleza el país empezó a arder de nuevo. El domingo en el que nos pusimos de nuevo a caminar por el monte lo terminamos llorando de rabia e impotencia. Por favor, decidme que podremos cambiar algo y que el futuro de nuestros/as hijos/as no pasará por nuevas tragedias verdes. Necesito saber que no volveremos a tropezar mil veces más con el mismo incendio y que la educación puede cambiar el mundo.

Galicia, naturaleza, incendios

Escribo esto a las doce de la noche. Soy incapaz de dormir. En los más de 40 años de vida que me han caído en gracia he sobrevivido a unos cuantos veranos ardientes. Galicia ha ardido y vuelto a arder una y otra y otra vez. Millares de puntos de la Península Ibérica, (incluída Portugal, por supuesto) han iluminado nuestros informativos con sus llamas. Nadie lo entiende. Nadie es capaz de pararlo. Nadie es capaz de explicárselo a sus hijos/as. Y no dejo de preguntarme cómo se han educado esas personas que queman nuestra tierra.

Porque de poco servirá que consigamos mantenerlos sanos y cuerdos si un mal día su vida y su mundo arden, como están ardiendo las de decenas de familias en nuestro país en el momento en el que escribo esto. Y perdonad si lo que digo os suena incoherente o absurdo, si no soy capaz de juntar más de veinte palabras con sentido desde un rincón de la periferia atlántica pero TENÍA que escribir algo para exorcizar a los demonios que han prendido este fuego en el mundo exterior y que han conseguido hacernos arder por dentro.

Esta mañana este rincón del mundo llamado Galicia dejó de oler a salitre, a eucalipto, a carballos y a pulpo golpeado y “mareado” una y otra vez. Esta triste mañana de domingo, al salir a la calle con mis hijos supe que algo pasaba. Un agobio y tristeza infinitos me invadían sin haber leído ni visto ni un sólo informativo. Es domingo y trato de desconectar un poco del mundo, así que no tenía la menor idea de lo que sucedía a unas decenas de kilómetros de nuestro entorno.

A mediodía decidimos, al ver los vientos huracanados que nos rodeaban, cambiar nuestro plan inicial de senderismo en la costa, por un paseo por el interior. Nos subimos al coche (todavía sin ver ni una sola noticia) y no entendíamos nada. No se veían incendios, pero el ambiente era casi irrespirable, casi casi tan denso que nos parecía poder cortarlo con un cuchillo. Seguíamos sin entener qué sucedía, pero pensamos, en nuestra dulce ignorancia, que tan sólo era la calma tensa que precedía al huracán y las lluvias que se anunciaban para esta noche.

Al llegar a nuestro destino, un rincón encantador, junto a un río medio seco por la falta de lluvia en Guitiriz, seguíamos sin sospechar nada. Disfrutamos de un paseo por Sete Muíños y lamentamos con preocupación el seco aspecto del cauce del río.

Naturaleza, Galicia

Paseamos por la preciosa zona de Sete Muíños, en Guitiriz

Ya de vuelta casa, a última hora de la tarde, a punto de despedir el domingo, decidimos “reconectar” con el mundo para comprobar que el peso que teníamos sobre nuestras cabezas no era imaginario. Y entonces empiezas a recibir mensajes por grupos de whatsapp y a ver imágenes en informativos y a llorar de rabia e importencia.

Que si son incendios intencionados, que si la desesperación y el hambre empujan a hacer locuras, que si hay incendiarios con problemas psiquiátricos…

Y mientras, en la calle, cientos de personas lanzan cubos de agua, cientos de personas tienen que dejar sus casas por temor a perder la vida y los sueños en ellas, cientos de seres vivos (plantas, animales…) dejan de estarlo.

Cuando leas esto es más que posible que este nuevo capítulo de la crónica incendiaria de Galicia se haya medio cerrado, en falso, por supuesto, pero muchos habrán pasado página de alguna manera.

A mí tan sólo me gustaría que, desde el más profundo de los respetos por su inteligencia y capacidad de comprensión, alguien fuese capaz de explicarme CÓMO podemos explicarles algo de lo sucedido a nuestros/as hijos/as. Y, lo que todavía me importa más, CÓMO podemos evitar que cualquiera de ellos sienta el día de mañana la más mínima tentación de hacer algo parecido.

Si alguien me asegura que eso ES POSIBLE habrá esperanza. Comenzaremos realmente una nueva relación con nuestro planeta y nuestros semejantes y creeré que un mundo mejor es posible.

“Era una persona normal, no sospechábamos nada” suele ser una de las frases más escuchadas cuando un ser humano provoca una desgracia como la que ha sobrevenido a Galicia de nuevo este fin de semana. Y no sé explicar cómo se llega a ser incendiario, por muchos motivos económicos que puedan entremezclarse. No tengo ni la menor idea de cómo se educa a un incendiario. Sólo sé cómo NO se educa: En el amor y el respeto por su entorno y por los seres vivos-

Compartir:

También te puede interesar...

Juguetería Hola Caracola, juguetes creativos, A Coruña

Juguetes para soñar

En O Mundo ao Revés te queremos contar las novedades diferentes, originales y #DelRevés en locales y servicios para tus peques, auténticos imprescindibles! Por eso te vamos presentando nuevas empresas que abren en la ciudad. Hoy le toca el turno a la juguetería Hola Caracola, un sitio para perderse buceando entre colores y texturas que invitan a soñar.

Los peques del revés jugando con Aqua Illusions

Un juguete para pintar sobre el agua

Nunca te habías imaginado que se podía pintar sobre el agua, pues sí es posible. Con el juego que hemos probado esta semana puedes dar rienda suelta a la creatividad de tus hijos mientras aprendéis un poco de ciencia analizando por qué se produce el fenómeno de la “pintura flotante”. No te pierdas la oportunidad de ganar un Aqua Illusions en Facebook e Instagram.

La peque del revés experimentando con la energía magnética

Experimentos con energía magnética

Volvemos con nuestras propuestas de ciencia y aprendizaje para los más pequeños. Una actividad que les fascinará desde los 2 ó 3 años y que se puede seguir explorando hasta los 10 de mil maneras diferentes. La energía magnética y todas sus posibilidades les dejan siempre con la boca abierta. Y no, no es magia, ¡es ciencia!

  • Criando pulgas

    Ay Sonia es que no hay derecho. Dan ganas de llorar y no puedo estar más de acuerdo con tu último párrafo. Un abrazo muy fuerte

    • No hay derecho y no tenemos otra Tierra. Como continúemos por este camino no tendremos nada que legarles a nuestros hijos y esa es la peor de las noticias…

  • Mamá pingüino

    Siento mucho que estéis viviendo esto tan de cerca. Es algo que no debería pasar nunca. Un abrazo fuerte!

    • En ningún lugar del planeta. Jamás… ¡Todo el trabajo que nos queda por delante para cambiar esto!

  • martarivasrius

    Mucho amor. Porque otra cosa no sabría decirte. No sé cómo se educa o qué puede fallar en el camino para que alguien haga algo así. Muchos besos y a seguir intentando educar a los peques en el amor.

    • Que no nos falte nunca el amor porque, sin ese ingrediente, nada tendría sentido en nuestras vidas 🙂

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.