Cinco razones para leer Astérix con tus hijos pequeños

30 / 11 / 2017 |

El pequeño gran Astérix y su amigo Obélix nos han acompañado en nuestra niñez, también lo han hecho con nuestros padres y ahora llega el turno a nuestros hijos. Te cuento por qué es buena idea acercar cómics de Astérix a los primeros lectores e incluso a los peques que aún no saben leer. Cinco razones+ una para leer estos cómics eternos con tus peques más peques.

Razones para leer Astérix con niños pequeños

¿Quién no conoce a Astérix, por Tutatis? Incluso aunque no hayas sido un gran fan de la serie de René Goscinny y Albert Uderzo estoy segura de que habrás oído hablar de Ideafix, el diminuto perrito del gran Obélix, de la archiconocida pócima que les da fuerza a los miembros de la “irreductible” aldea gala, del bardo Asurancetúrix y sus desafines continuos. Sus personajes y parte de sus argumentos son populares en todo el mundo, pero lo cierto es que no suele ser una lectura recomendada antes de los 7 u 8 años. Hoy vengo a desmontar esta teoría con pruebas del revés y te doy cinco razones para leer Astérix con tus peques, menores de 6 años.

Escribo este post sabiendo que este texto debe de ocupar el puesto un millón en la lista de los que se han escrito sobre el héroe galo, pero aún así lo hago con gusto porque en mi casa hace un año que ha copado la atención del peque del revés hasta el punto en que le tenemos que insistir para que lea o nos pida que le leamos otras cosas.

Astérix para peques

Astérix también puede ser para los primeros lectores

En teoría, un cómic como los de la serie de Astérix están destinados a lectores más avanzados por varios motivos:

  • Complejidad de las tramas. Las aventuras suelen estar llenas de enredos, idas y venidas y detalles que complican bastante las historias de cada episodio.
  • La complejidad del lenguaje del cómic que utiliza. El cómic tiene un lenguaje propio que no siempre es fácil de seguir para aquellos/as que no lo conocen. Las viñetas, las tiras, los bocadillos con los diálogos y toda una serie de detalles estilísticos que enriquecen este tipo de libro, pero que pueden resultar farragosos cuando te acercas por primera vez a uno. En el caso de Astérix nos encontramos con cómics con muchas viñetas, letra de tamaño pequeño y un montón de fantásticos detalles estilísticos y propios del lenguaje del cómic que no resultan muy accesibles para los más chiquitines.
  • La violencia. No lo podemos negar, en Astérix hay mamporrazos por doquier. Cada vez que nuestros héroes se encuentran con una patrulla romana la cosa acaba con onomatopeyas de puñetazos, coscorrones y bofetadas aseguradas.

Bien, pues ninguna de estas razones ha supuesto un obstáculo en el caso del peque del revés ni en el de unos cuantos peques más de su edad a los que conozco. Te explico por qué:

  • Evidentemente, se pierden muchísimos detalles de las tramas, pero puedo asegurarte que recuerdan minucias que a mí se me han olvidado al pasar cinco páginas. E incluso en el caso de los primeros números que leímos en casa, con poco más de cuatro años, estoy segura de que al peque no le importó ni lo mínimo perderse unos cuantos porqués. No entendía las mismas bromas y chistes que comprendemos nosotros, pero entendía las que le resultaban accesibles y eso era suficiente.

Es algo que suele suceder con obras de teatro, películas o libros destinados a los más pequeños. Al estar repletas de guiños o toques de humor para adultos creemos que a los peques no les van a gustar y NO ES ASÍ. No son tontos. No les harán gracia las mismas cosas que a ti, pero te aseguro que buscarán aquello que les llegue y lo disfrutarán.

Astérix para peques

Pequeña colección de cómics de Astérix que el peque ha heredado de su padre

  • Tampoco ha parecido preocuparle en ningún momento al peque la complejidad del lenguaje del cómic. Al principio, por supuesto, solíamos seguir la lectura con nuestro dedo para indicarle dónde estábamos en cada momento y que no se perdiese en su lectura paralela de las viñetas. Ahora, con cinco años, ya es capaz de leer uno entero él solito y, aunque tengo claro que no llega a captar todos los matices de las historias, las disfruta y las comprende.
  • Si te fijas bien en la violencia que aparece en Astérix, lo cierto es que se plantea de manera bastante inocente. No hay sangre, no hay muertes, ni tan siquiera se clavan las espadas romanas. Tan sólo mamporros continuos entre los galos y sus enemigos en la lucha por la defensa de la irreductible aldea y de los principios que defienden sus habitantes.

Y a estas argumentaciones te añado ahora las cinco razones por las que SÍ puedes y, si te apetece, debes leer cómics de Astérix con peques menores de 6 años:

  • Porque es divertido y es uno de los mejores cómics de la historia. Después de esta razón siguen otras cuatro, pero si la primera no se cumple no sigas leyendo, porque es la más importante, se mire por donde se mire. Si disfrutas de una lectura, si se ríen, si viajan con su imaginación a las Galias, a Egipto, al foro romano o a luchar con los normandos, el resto de razones tienen alguna relevancia. Si no es así, déjalo, simplemente inténtalo con otro tipo de cómics. Nuestra colaboradora Sira González ya te ha hablado de algunos cómics para los más peques y tengo en mente retomar el tema en el futuro. Son una opción fantástica que ha ido creciendo en los últimos años con colecciones que resultan accesibles desde los 3 años.

En nuestro caso y el de varios amigos del peque del revés la magia de la pócima de Abraracurcix ha funcionado a la perfección desde la primera página y se ha enganchado de una manera pasmosa a un contenido que realmente pensábamos que le iba a cansar en dos días. Al fin y al cabo, lo que viven Astérix y Obélix son aventuras puras y duras y muchas risas, ¿a quién no le apetece una aventura divertida?

Astérix para peques

A pesar del tamaño del texto, el peque ya lo lee a la perfección

  • Aprender historia y empezar a interesarse por ella desde bien chiquitines. Nunca es pronto ni nunca es tarde para aprender, te lo aseguro. Presupongo que lo sabes pero, por si no es así, te recuerdo que la historia de Astérix y su aldea es toda una lección de historia llena de detalles servida en forma de uno de los menús más divertidos del mundo.

La boca abierta se me quedó cuando mi hijo de cuatro años vio un documental sobre Escocia y se puso a gritar como un loco: “¡Mira, el muro de Trajano!”. Aprenderán sobre la vida en la antigua Roma, sobre los pueblos bárbaros del norte, la conquista romana en diferentes continentes y los distintos modos de vida en Europa y hasta en Egipto y otros continentes en aquella época. No en vano, nuestros simpáticos protagonistas eran unos viajeros incansables.

  • Los valores que transmite. Una pequeña aldea, un grupo irreductible de hombres y mujeres que se negaban a dejarse conquistar por las huestes romanas. Tan sólo con ese inicio con el que suelen arrancar la mayoría de las historias de la saga ya nos deja muy claro el terreno de juego. Lucha por aquello en lo que crees y defiéndelo sin dudarlo, aunque te quedes sólo/a en el campo de batalla.

Por otra parte, aunque es cierto que la violencia “gracioseta” está muy presente en sus historias, como os contaba, lo cierto es que siempre siempre siempre gana la partida la astucia y los planes salvadores que suelen proceder de nuestro pequeño gran protagonista.

  • Desarrollar la creatividad. Acabo de decirlo, las ideas de Astérix (no siempre proceden de él, hay que reconocer que en diferentes aventuras es socorrido por muchos otros protagonistas) son de lo más imaginativo. Si consigues escapar de los romanos diseñando una salida que nunca nadie antes había imaginado es que pensar de forma diferente mola mucho, ¿no?
  • Porque supone un reto que les motiva. Cuando el reto pasa a ser una carga es el momento de dejarlo pero, si eso no sucede, lo cierto es que, para los más peques, leer esos libros y tratar de comprender y engancharse a esas historias es todo un reto absolutamente motivador. Leer un cómic “de mayores” y embarcarse, como tu hermano, tu primo, la vecina de arriba o esa niña mayor tan simpática que te encontraste el otro día en el parque en las andanzas galas es casi casi un sueño hecho realidad para los más pequeños.
Astérix para peques

En la semana de Viñetas desde o Atlántico el peque trató a Astérix y Obélix como si fuesen amigos de siempre

  • Te doy una sexta razón que, en realidad, está entre las más potentes y es el fortalecimiento del vínculo. Las historias de Astérix y Obélix empezaron a publicarse en el año 1959 así que ha ido pasando de padres/madres a hiojos/as durante generaciones. No te puedes imaginar la ilusión que le hizo al peque del revés traer de casa de sus abuelos el lote de libros que su papi tenía cuando era pequeño con todas las aventuras de esta aldea gala. Compartir con tus hijos/as desde bien pequeños este tipo de aficiones es una maravillosa manera de fortalecer vuestro vínculo afectivo.

Os dejo por aquí, por si os apetece compraros alguno, los links para algunos ejemplares de Astérix que nos hemos leído (la biblioteca también es una gran amiga).

Astérix y los pictosEl papiro del César.

Compartir:

También te puede interesar...

Ciencia para niños, Principia Kids

Ciencia para niños

Experimentos científicos y revistas super molonas en el post de hoy. Porque la ciencia no tiene edad ni tiene por qué ser aburrida, es más, TIENE que ser divertida, práctica y muy muy atractiva. Te presento algunos blogs con propuestas científicas para niños y la primera revista de ciencia para peques, Principia Kids.

Vamos al cole, cómo escoger colegio para tus hijos

Escoger colegio del revés

Coge aire, respira hondo, se pasará, de verdad, escoger el colegio en el que tu hijo/a pasará nueve años de su vida no es tarea fácil, pero tampoco vamos a dramatizar. Toca informarse y lanzarse a una nueva aventura (si así decides hacerlo, por supuesto). Te damos algunas ayuditas y pequeñas guías.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres

Suscripción Slider

Madre Esfera
Blog Gal
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.