Aprender de la naturaleza

9 / 3 / 2016 |

El cielo, la tierra, los animales y muy pocos límites pero muy claros (todos relacionados con la seguridad), en este escenario y con la premisa de fomentar el juego libre y el aprendizaje en la naturaleza nace la escuela de bosque Amadahi. Te invitamos a conocerla.

Amadahi, escuela de bosque

¿Recuerdas esa sensación que tenías cuando eras pequeña/o y te ibas con tus padres al monte? Seguro que has ido alguna vez, haz memoria! Esa sensación de paz, emoción, mezclada con la libertad más absoluta y la necesidad de trepar, escalar y mirarlo todo? Ahora imagina un segundo una escuela en la que el bosque es el aula, ¿qué te parece la idea? A María, Silvia y Paz les pareció, sin duda, la mejor de las ideas posibles y lo han convertido en su proyecto de vida, Amadahi. Hablamos con Paz Gonçalvez para que nos cuente cómo nació y creció este sueño.

La escuela, tal y como nos cuenta, está pensada para niñas y niños de 2 a 6 años (etapa no obligatoria de la educación) y en ella se trabajará “de una forma diferente, basada en el arte, la exploración y siempre con materiales naturales. Nuestros proyectos se guiarán siempre por los intereses del niño y por la interactuación con la naturaleza. Por supuesto, como en todo cole, tendremos una serie de rutinas que se irán implantando poco a poco, pero nunca sabremos exactamente a dónde nos llevará cada experiencia”.

Amadahi, escuela de bosque

Viviendo en un clima especialmente húmedo y con el invierno que estamos padeciendo, la pregunta sobre la climatología era inevitable. “Por supuesto, tendremos un refugio en el que calentarnos, comer y donde nos albergaremos siempre que la climatología sea adversa”, nos cuenta Paz, “pero nosotras siempre decimos que no hay mal tiempo, hay mala ropa. Si vas bien preparada no tienes por qué tener problema a la hora de disfrutar de la naturaleza y, por supuesto, guiaremos a las familias para que encuentren ropa adecuada”.

Serán un grupo de 25 niños con edades mezcladas y en el que cada uno marcará su ritmo y sus límites. “Decidimos mezclarlos porque consideramos que eso enriquece a todos, cultiva la paciencia de los mayores y estimula a los peques. Así verán todos los aprendizajes que puedes adquirir de cualquier persona y se respetarán más”.

En el día a día, desde las nueve de la mañana a las 15.30 horas la profe actuará como acompañante respetando los límites e intereses de los alumnos. “Los educadores irán lanzando propuestas”, explica Paz, “porque, por supuesto tenemos una serie de áreas que vamos a trabajar de forma específica como retos motrices variados o la lectoescritura, pero siempre trabajando con materiales naturales y en espacios que provocan en ellos una reacción (además del propio bosque en el que irán buscando distintas áreas seguras, también contarán con un huerto) por lo que iremos diseñando materiales y acciones en función de lo que demanden. Ordenamos sus propuestas y las presentamos de forma atractiva”.

De todo esto y mucho más se hablará en la presentación del proyecto al público, el próximo día 17 de marzo, a las 18.30 en as Torres de Santa Cruz porque esta escuela de bosque abrirá sus puertas en Oleiros el próximo curso 2016-2017. Será una escuela en la que se potencie el juego libre “como oportunidad única de que los niños construyan sus conocimientos y habilidades” y en la que llevarán a la práctica también toda su experiencia en muchos años de docencia y en las tribus que han echado a andar este curso con mucho éxito.

Amadahi, escuela bosque

“Trabajaremos en tres ámbitos que queremos que se retroalimenten”, explica Paz, “la formación de adultos, muy pensada para docentes en la que ya hemos estado trabajando, la escuela y las tribus”. ¿Que qué son las tribus? Estarás preguntándote a estas alturas, pues una cita familiar con la naturaleza abierta a todas las edades. “Realmente, ahora mismo, hay muy pocas actividades programadas para que pueda hacer toda la familia”, explica, “y en la tribu participan todos, desde los bébés, a los padres, pasando por niños, preadolescentes y adolescentes. Todos encuentran su sitio”.

Felices con la experiencia vivida en estos meses, el equipo de la escuela bosque se muestra abrumado por el éxito de la propuesta “hay gente que se interesa para colaborar en el proyecto y aprender aquí viviendo a cientos y cientos de kilómetros”, nos cuenta, “y es que en España hay pocas posibilidades de participar en un proyecto así. Hay países en los que las familias pueden escoger una escuela pública de método Montessori, escuela de bosque, etc, pero aquí la situación es muy diferente y limitada”.

En estos meses han ido notando con alegría “muchas ganas de cambiar en las familias, de buscar un tipo de educación diferente, alternativa”, explica, “hay más interés por la educación emocional y por incorporar otros valores al currículum educativo. Eso nos anima aún más a seguir adelante”. Bueno, eso,  y las ganas que le ponen a ese sueño que llevan un tiempo persiguiendo y todo lo que aprenden cada día con los niños, por supuesto.

Si estáis interesados en ampliar información tenéis todos los datos de contacto y el proyecto educativo de la escuela bosque en su página web.

Compartir:

También te puede interesar...

La casa de Carlota

Una casa en la que cabemos todos

Y si una gallina se comiese a un caracol? Qué pasa si te digo que las chicas ya no quieren ser princesas, que Picasso también tenía fallos o que la vida está llena de colores, tonos y calidades diferentes? Pues pasa que entras en La casa de Carlota y ya no quieres salir. Te presento este proyecto que me ha robado el corazón, un estudio de diseño único en el mundo y genialmente diferente.

Historia de su sonrisa

Historia de una sonrisa

Ahora que sé lo que sucede cuando no está esa sonrisa, trato de disfrutarla todos los días, Por eso, cuando tu hermano me pregunta si puedo jugar y no tengo tiempo ahogada de trabajo arranco 5 minutos de ese fondo a tiempo perdido que nunca me regalaron los Reyes Magos. Porque sé que dentro de 10 años esa pregunta desaparecerá, como lo hizo tu sonrisa, pero esta vez temo que se vaya al País de NuncaJamás.

Los niños y la diversidad funcional

Cómo hablar a los niños sobre la diversidad funcional

En un momento u otro a todos/as nos toca responder a algunas preguntas de nuestros/as hijos/as a las que no sabes cómo enfrentarte. Hoy te doy algunas ideas para acercarte a la diversidad funcional y abordar el tema con los niños, compañeros de cole, niños que conocéis, otros que simplemente ven en la calle, familiares, amigos. Todos somos diferentes, todos somos iguales.

¿Te interesa colaborar con nosotros? Cuéntanos
Malas madres
Madre Esfera
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso.